La cantera de institutrices a la que recurren casas reales, banqueros y empresarios para cuidar a sus herederos

El príncipe británico Luis de Cambridge, la princesa británica Carlota de Cambridge y el príncipe británico Jorge de Cambridge, reaccionan mientras observan un desfile aéreo especial desde el balcón del Palacio de Buckingham tras el desfile del cumpleaños de la reina, el Trooping the Colour, como parte de las celebraciones del jubileo de platino de la reina Isabel II, en Londres el 2 de junio de 2022.
El príncipe británico Luis de Cambridge, la princesa británica Carlota de Cambridge y el príncipe británico Jorge de Cambridge, reaccionan mientras observan un desfile aéreo especial desde el balcón del Palacio de Buckingham tras el desfile del cumpleaños de la reina, el Trooping the Colour, como parte de las celebraciones del jubileo de platino de la reina Isabel II, en Londres el 2 de junio de 2022. - Créditos: @DANIEL LEAL

BATH.- Desde el pie del camino de entrada, pasando por las puertas arqueadas que llevan el nombre de la escuela y a través de las ventanas orientadas al norte del edificio principal, uno vislumbra las filas ordenadas de los estudiantes que se preparan para un largo día de clases y prácticas, con el pelo recogido con idéntica precisión militarista.

Con su uniforme de blazers de tweed, guantes blancos, pichis beige y bombines marrones, las niñeras en formación del Norland College, una de las escuelas de niñeras más antiguas y prestigiosas del mundo, son una figura incongruente en el paisaje moderno.

Con una educación de excelencia, las estudiantes de Norland College pasan tres años a tiempo completo para ser "la mejor niñera".
Con una educación de excelencia, las estudiantes de Norland College pueden aspirar a grandes sueldos - Créditos: @The Sun

Incluso en su 130º año, las alumnas de Norland siguen siendo muy solicitadas. “Una gran carrera con gente pequeña”, promete su folleto, lo que parece acertado: hay una media de siete ofertas de trabajo para cada “Norlander” que se gradúa. La mayoría, con sólo unos pocos años de experiencia, puede aspirar a sueldos de seis cifras, cuidando a los hijos de banqueros, miembros de la realeza y celebridades, ya sea trabajando de forma independiente o uniéndose a un carrusel de personal doméstico -tutores privados, amas de casa, cocineros- que sirven a la élite trotamundos.

Aunque abundan las especulaciones, el destino exacto de un norlandés recién acuñado nunca puede conocerse realmente, ya que la confidencialidad se toma muy en serio. Mick Jagger y Roger Federer son algunas de las figuras de alto nivel que se cree que han contratado a Norlanders, rumores que el colegio no confirma ni desmiente (aunque no hay duda de que el propio Boris Johnson fue criado en parte por uno, gracias a un cariñoso elogio de su hermana Rachel en The Times of London).

Sin embargo, hay excepciones ocasionales a este hermetismo profesional: “Tuvimos mucha suerte de que la familia real dejara a la niñera del príncipe Jorge llevar el uniforme de Norland en un bautizo en 2015, ya que nunca habríamos compartido información sobre un cliente. Pero con eso, obviamente nos hicieron publicidad”, dijo Janet Rose, directora del Norland College.

Después de que se viera el uniforme en el evento real, el interés por Norland se disparó. “Nos han pedido que abramos colegios de formación en China, en Estados Unidos”, dijo Rose, de 59 años. “Pero siempre hemos dicho que no”. Ser tan pequeños -sólo hay 300 alumnos al mismo tiempo- es parte del encanto, dijo. Y, además, su exclusividad los mantiene muy solicitados.

El pintoresco aspecto de Norland esconde la miríada de habilidades que se adquieren en este curso de alto octanaje de cuatro años. Además del programa básico de cambio de pañales, costura, preparación de la comida y horarios de sueño, los Norlanders reciben formación en artes marciales y técnicas de conducción evasiva. También aprenden a defenderse de posibles secuestradores y a proteger los cochecitos de los paparazzi, mientras que los métodos de ciberseguridad son impartidos por antiguos oficiales de inteligencia militar.

Todo esto puede parecer un poco extremo -los medios de comunicación británicos tienen la manía de llamar a las niñeras de Norland “Mary Poppins se encuentra con James Bond”-, pero la universidad insiste en que estas habilidades son necesarias. “Hemos tenido una niñera que utilizó con éxito su formación en defensa personal en Londres cuando alguien intentó quitarle el cochecito. Y no es un incidente aislado”, explica Dee Burn, responsable de marketing de la escuela, durante una visita al campus de Norland en Oldfield Park, en una gran casa georgiana situada en una empinada colina.

El príncipe George y la princesa Charlotte
El príncipe George y la princesa Charlotte - Créditos: @PHIL HARRIS

Organización, paciencia e inteligencia emocional

Fundada en Londres en 1892 por la pionera de la educación Emily Ward, Norland fue el primer centro educativo de Gran Bretaña que ofreció formación formal en el cuidado de niños. Sólo había cinco estudiantes, o “probationers”, como se conoce a los que no han completado su formación, en la cohorte inicial, que en Norland se conoce como “set”. Cada uno de esos nuevos pasantes firmó su nombre en el libro negro de la escuela al final de su primera semana, una tradición que se mantiene hasta hoy.

El concepto de escuela dedicada a la formación de niñeras era innovador en su momento, y respondía a una necesidad. “La idea era elevar el estatus de las niñeras para convertirlas en una profesión más que en una simple sirvienta. Querían que fueran educadas, pero no demasiado. Sólo lo suficiente para que pudieran ayudar a enseñar a los niños a leer y a hacer manualidades”, explica Katherine Holden, autora de “Nanny Knows Best: The History of the British Nanny”. “Hubo otras escuelas de formación más tarde, pero Norland fue la más conocida”.

Los estudiantes completan dos cursos a lo largo de los cuatro años: una licenciatura de tres años a tiempo completo en “Desarrollo y Aprendizaje de los Primeros Años” completada junto con el prestigioso Diploma Norland, seguido de un año de prácticas, durante el cual los estudiantes son conocidos como Newly Qualified Nannies, o NQNs. Con unas tasas anuales de 17.000 dólares (15.000 libras), es más caro que una universidad típica en Gran Bretaña, que suelen tener un tope de 11.000 dólares (9.000 libras) al año.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Sus profesores son expertos en la enseñanza de la primera infancia. Rose, por ejemplo, es una antigua maestra y profesional de la primera infancia. Vince McLeod, de 38 años, antiguo profesor de jardín de infancia que se incorporó a Norland como profesor este otoño, respondió una tarde a las preguntas sobre qué podrían sugerir las niñeras en caso de que sus futuros empleadores se encontraran repentinamente en apuros económicos.

“¿Qué sugeriríais si de repente se quedaran sin trabajo?”. Un par de manos se levantaron. McLeod eligió a una chica del fondo. “Les dirías que se acogieran al crédito universitario”, respondió tímidamente, refiriéndose a la asistencia social británica.

“¡Buena respuesta!” dijo McLeod. “Después de todo, la mayoría de la gente de este país está a sólo dos meses de sueldo de quedarse sin hogar. Piensa en eso por un momento”. Luego llegó un descanso de 10 minutos. Algunos de los estudiantes salieron a tomar un poco de aire fresco, encogiéndose de hombros con sus abrigos marrones. Desde las altas ventanas georgianas del aula, se podría perdonar que se confundiera la escena con un internado.

Cuando la clase se reanudó, su tono había cambiado un poco. “Hemos pasado la mayor parte de la primera mitad de esta lección hablando de problemas de dinero. La buena noticia es que la mayoría de las familias para las que vas a trabajar no tendrán este problema en particular”.

Aunque el programa es sorprendentemente académico, el núcleo de la formación se centra en las enseñanzas de Friedrich Fröbel, el educador alemán del siglo XIX conocido como el creador del “sistema de jardín de infancia”, que hace hincapié en involucrar al “niño único” a través del juego en lugar de la instrucción. De acuerdo con las enseñanzas de Fröbel, los norlandeses llevan consigo un kit de niñera, con lapiceras y papel, bocadillos y juguetes, para ocupar a sus jóvenes pupilos en caso de verse atrapados en una situación aburrida, incómoda o incluso potencialmente peligrosa.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Al igual que muchas instituciones, la propia Norland ha acudido a la llamada de la modernidad. El uniforme -originalmente azul pálido, diseñado para distinguir a los norlandeses del personal doméstico, cambiado a marrón debido a la escasez de ciertos tintes durante la Primera Guerra Mundial- tiene ahora una alternativa de género neutro, y desde 2017 los hombres jóvenes también pueden presentarse al programa, aunque siguen siendo minoría. Este año la red se ha ampliado aún más: aunque Norland lleva muchos años acogiendo a estudiantes de la Unión Europea, ahora ha abierto sus puertas a los aspirantes internacionales.

“Sabía que quería trabajar con niños desde que yo misma era básicamente una niña”, dice Sarah, de 21 años, una estudiante internacional de primer año procedente de Utah. Es entusiasta y educada y, consciente de que el equipo de relaciones públicas de Norland está al alcance del oído, elige sus palabras con cuidado.

“Pensé que la única manera de hacerlo era a través de la educación. Así que fui a la universidad en otro estado para estudiar puericultura”. Pronto se dio cuenta de que las grandes aulas no eran para ella. “Me encanta trabajar de vos a vos, en grupos pequeños, pensando en el desarrollo completo del niño, y no sólo en los logros educativos. Quería ver cómo los niños se desarrollaban emocional y socialmente, pero eso no me lo daban mis profesores en la universidad.” Tras la graduación, mientras buscaba trabajos de niñera, Sarah encontró Norland. “Era todo lo que necesitaba”.

Pero no todos los habitantes de Norland se dedican a ser niñeros. Algunas se convierten en profesoras de guardería, montan sus propios negocios o se dedican a otra cosa. Colgando su uniforme tanto literal como figurativamente estaba Ella Trigwell, de 25 años, de Bath, que se graduó en Norland en 2019. Cuando los planes de hacer de niñera para una familia en Londres se vinieron abajo durante la pandemia, fundó su propio negocio, Marvellous Babysitting, una aplicación que permite a los usuarios contratar a niñeras de Norland por horas flexibles a una tarifa horaria fija, creada para aquellos que no pueden comprometerse con una niñera a tiempo completo pero que ocasionalmente necesitan el cuidado de los niños por las tardes o los fines de semana. Por el momento, la aplicación funciona exclusivamente en Bath y Londres, pero Trigwell afirma que su equipo está pensando en expandirse.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“La aplicación ha tenido una actividad increíble”, afirma Trigwell. “Al principio pensé que podría aceptar más trabajos de niñera de los que he hecho, pero no he tenido tiempo”. Sabe que volver a la profesión a tiempo completo siempre es una opción. “Lo bueno de ser una Norlander es que siempre tienes acceso a la agencia Norland, así que siempre tienes acceso al trabajo como y cuando, así que si te tomas un descanso, puedes volver a ello muy fácilmente”.

Para que un Norlander acoja a un niño es importante que tenga buenas conexiones, ya sea con la agencia o con la posible familia, algo que la escuela supervisa con mucho cuidado. “Se trata en gran medida de encontrar la pareja adecuada”, dice Burn. “La familia suele hablar de los intereses de sus hijos, de sus edades, de los planes especiales que puedan tener, y nosotros intentamos emparejarlos con una niñera de la experiencia y los conocimientos adecuados”.

Las niñeras no sólo cuidan del niño, sino también de su familia. Suelen ayudar con los recados, como la compra o la gestión de la agenda social. Algunas familias pueden querer a alguien con experiencia en el trabajo con discapacidades o que pueda entrenar a sus hijos en música o deportes.

Joe, de 21 años, del este de Londres, uno de los pocos estudiantes varones matriculados actualmente, dijo que esperaba utilizar sus conocimientos de fútbol y tenis como niñero. Ser entrenador de fútbol había sido su ambición durante todo el instituto, y ya tenía experiencia enseñando a niños.

“Me han apoyado mucho”, dijo de su familia. “Mis padres son profesores y yo tenía una prima que había entrenado en Norland. La acompañé durante unos días cuando trabajaba para una familia encantadora en Wimbledon. Entonces me di cuenta de que me encantaba el trabajo y me interesó mucho convertirme en niñera”. Ha dado charlas en las escuelas locales, con la esperanza de animar a otros jóvenes a considerar la profesión.