Cannabis para tu salud vaginal: trata el dolor y mejora el sexo

·5 min de lectura
Photo credit: Francesco Carta - Getty Images
Photo credit: Francesco Carta - Getty Images

A punto de aprobarse el cannabis en España con uso medicinal, ya hay laboratorios que investigan sobre sus propiedades en nuestra salud. Y uno de los usos que más llaman la atención es su aplicación para nuestra zona íntima. Sí, puede que te parezca raro y seguramente hasta te dé vergüenza hablar de todo lo que tenga que ver con tus genitales, pero seguro que alguna vez has tenido dolor vaginal o alguna infección por vaginitis o candidiasis vaginal, o has estado depre y tu deseo sexual ha caído en picado, etc. Reconocerlo es el primer paso para poner remedio a los problemas genitales o mejorar tus relaciones sexuales.

Uno de los remedios que pueden parecer más llamativos para tratar los problemas que afectan a nuestra zona íntima es el uso del cannabis, bien para mejorar nuestra salud o nuestros niveles de excitación. ¿La razón? Esta sustancia es capaz de intervenir en el dolor, el estrés y en el placer. Casi nada. Pero esto, en realidad, no es algo nuevo. Como explica la doctora Marta Sánchez–Dehesa, jefa de Ginecología de HM Hospitales de Toledo, podemos remontarnos a la antigüedad para encontrar el uso de cannabinoides. “Ya en Mesopotamia y Egipto, hace más de 4.000 años, se utilizaban los cannabinoides para aliviar el dolor en el parto”, puntualiza.

Y en 1934 existe una publicación científica que habla de las aplicaciones del cannabis en la dismenorrea o dolor menstrual, según refieren los doctores Juan José Escribano y Gloria Rodea, de la Unidad de Ginecología Regenerativa de IML. “La aplicación de cannabis en ginecología deriva de la interpretación y definición del sistema endocannabinoide (SEC), constituido por una familia de receptores cannabinoides endógenos localizados en el sistema nervioso central y el aparato reproductor del hombre y la mujer. Estos receptores son capaces de regular la memoria, el apetito, el balance de energía y el metabolismo, la respuesta al estrés, la función inmune, la analgesia del dolor y el humor, entre otros”, explican.

Llegada a este punto seguro que te estás preguntando cómo actúa el cannabis en nuestra zona íntima, para qué sirve. La doctora Sánchez–Dehesa tiene la respuesta: “Existen productos tópicos en Estados Unidos y en Europa que, combinados con otras hierbas, ayudan a estimular los receptores vaginales. También hay algún lubricante vaginal con cannabinoides para mejorar el placer en las relaciones sexuales, pero no se utiliza como un lubricante al uso, sino como una crema. Se aplica una pequeña cantidad aproximadamente una hora antes de tener relaciones y lo que hace es mejorar la calidad de la relación sexual y aumentar la obtención de los orgasmos”.

Además de este uso del cannabis, que seguro que es el que más te interesa ahora mismo, también parece prometedor su uso en el campo de la incontinencia de orina, de acuerdo con la especialista en ginecología. Y no solo eso: “Se ha observado que las mujeres que tienen endometriosis tienen niveles más bajos de receptores cannabinoides CB1 en el tejido endometrial”, revelan los ginecólogos de IML. De hecho, se recurre al cannabis en casos de dolor crónico producido por endometriosis, una patología que afecta a un importante porcentaje de mujeres en edad reproductiva y que condiciona su vida diaria en un porcentaje nada desdeñable. En países como Australia hasta un 12% de las pacientes con esta patología usan cannabis para mejorar la clínica de dolor que presentan, así como la ansiedad, el insomnio o la apatía asociadas al dolor no controlado. Además, el cannabis también es utilizado por algunos grupos de ginecólogos como terapia hormonal de bienestar, como por ejemplo en el síndrome premenstrual, en la perimenopausia y en la menopausia”, añade Sánchez-Dehesa.

Según señala la doctora, el aparato reproductor femenino tiene un alto porcentaje de receptores del cannabis, siendo muy abundantes en la vagina y los ovarios, por lo que producen liberación hormonal, incluyendo la sensación de excitación y placer. Por esa razón los productos con cannabis se utilizan en pacientes que tengan dificultades en las relaciones motivadas, por ejemplo, por el vaginismo (dolor por contracción de la vagina que se genera durante las relaciones sexuales). La razón es que este tipo de sustancias, como el cannabis, producen relajación muscular y se ha comprobado una correlación significativa entre los endocannabinoides, es decir canabinoides que producimos nosotros de forma natural, con la excitación sexual y los orgasmos”, indica.

Atención especial en verano

Ahora que llega el verano es importante tener un especial cuidado, ser muy meticulosa con la higiene de la zona íntima y evitar estar mucho tiempo con el bañador húmedo para mantener el equilibrio natural y respetar el pH vaginal para prevenir la aparición de irritaciones, infecciones y hongos. En todo caso, para estas situaciones, los productos con cannabis pueden ser de ayuda. Te explicamos por qué: “El cannabis combate el estrés oxidativo y su acción antimicrobiana contra staphylococcus aureus hace que sea un candidato interesante para combatir microbios que resisten los antibióticos. Además, también contiene ácidos grasos, que contribuyen a la reparación de la barrera epitelial”, explica Andrés Espinosa, director de I+D de The Beemine Lab, un laboratorio español que ha desarrollado una fórmula dermocosmética para la zona íntima basada en dos ingredientes que combinan a la perfección, el cannabis y la miel. “¿Por qué el cannabis y miel para la salud íntima? La decisión fue clara, buscábamos el autocuidado y el placer, que son claves para tener una vida íntima plena sin dolor, tensión o desequilibrios crónicos. Y sabíamos que con la combinación del extracto de la semilla de cáñamo y el propóleo obteníamos tres beneficios potentes para la zona vaginal, como son las propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antimicrobianas que comparten el cannabis y los derivados apícolas”, concluye.