Cannabis en crema, el ingrediente de la cosmética para hombre

·4 min de lectura
Photo credit: Anna Efetova
Photo credit: Anna Efetova

Está claro que España no es Holanda –sin ánimo de polemizar, ni falta que hace–, y no parece que por ahora vayan a instalarse decenas de coffee shops a la vuelta de la esquina, pero el Congreso ha aprobado recientemente la regulación del consumo de cannabis en nuestro país y eso ya supone un cambio notable. Eso sí, no te confundas, únicamente con fines puramente terapéuticos, en unos tratamientos muy determinados y siempre bajo prescripción médica.

Te estarás preguntando a qué viene esto, porque el cannabis no es un desconocido en nuestro país, ni en ningún sitio. Pues resulta que, aunque se utilice desde tiempos ancestrales con múltiples usos, ahora está de moda en cuestiones de grooming. De hecho, el cannabis se ha convertido en el ingrediente estrella en cosmética, y a día de hoy es uno de esos superhéroes repleto de superpoderes. Si temes probarlo, descuida, no hay peligroso, de manera tópica es apto para todo el mundo. Y si te haces adicto será solo porque te encanten sus resultados, ya que carece de efectos adversos formulado en forma de cosmético. Te explicamos por qué.

Lo primero que tienes que saber es que el cannabis que se emplea en los cosméticos no es marihuana, así que no temas, no te va a colocar esa crema hidratante ni ese aceite capilar. La planta del cannabis sativa tiene unos principios activos, los cannabinoides, entre los que destacan dos: el tetrahidrocannabinol (THC), presente en la marihuana, y cannabidiol (CBD). El primero tiene efectos psicotrópicos y no se usa en cosmética. El segundo no tiene ningún efecto psicoactivo, sino que es un compuesto con ácidos grasos y propiedades medicinales, que es el que se emplea en tratamientos dermatológicos y capilares.

En los cosméticos lo puedes encontrar también mencionado como “hemp” o “cáñamo”, y a día de hoy ha dejado de ser un activo exótico para convertirse cada vez más en un componente habitual. Las razones son varias: “El cannabidiol es un agente con poder antiinflamatorio y antipruriginoso, de manera que se usa para evitar descamación y picor de la piel”, explica el doctor Antonio Ortega, de Clínica Menorca. Este dermatólogo señala también que se puede encontrar en forma de loción, bálsamo, sérum o aceite y que habitualmente suele combinarse con otros compuestos, como aceites de semillas, vitamina E o aloe vera, para aportar mayor hidratación y nutrir mejor la piel.

Los beneficios de cannabidiol en las fórmulas cosméticas son múltiples, como señala el dermatólogo: “Al reducir la inflamación cutánea y el daño causado por los radicales libres, el CBD actúa minimizando también las arrugas y mejorando también la superficie de la piel, dándole un aspecto menos apagado y mucho más luminoso. Por otra parte, es capaz de mantener la homeostasis de la piel y modular la respuesta del sistema inmune frente a desequilibrios dermatológicos”.

Y no solo eso, la doctora Estébanez añade que en cosmética se utiliza porque sirve de coadyuvante para la relajación muscular y es un ingrediente totalmente seguro. “Tiene múltiples beneficios para la piel, como aliviar el enrojecimiento, la hinchazón o el picor. Y es especialmente recomendable en pieles sensibles, grasas o con tendencia al acné, al igual que en pieles irritadas o con eccemas y psoriasis, pues su composición, rica en antioxidantes, actúa contra los radicales libres y además tiene propiedades antibacterianas”, explica.

Y por si esto fuera poco, según un estudio publicado recientemente por Aesthetic Surgery Journal, la combinación de cannabidiol con retinol es lo más, porque reduce la irritación que suele causar en las pieles primerizas el retinol, al tiempo que potencia y mejora el aspecto de la piel. “Aplicar ambos principios activos unidos en una misma rutina de belleza ayuda a mejorar la calidad del tejido, la resistencia y la hidratación. Además, fortalece, haciendo que se produzca una irritación mínima y que tenga gran eficacia”, asegura Raquel González, cosmetóloga y responsable de formación de Perricone MD.

También funciona en el pelo

Así se entiende que el CBD esté presente en todo tipo de formulaciones, porque no solo otorga una notable mejoría en el cutis sino que además el cannabidiol también es un ingrediente mágico para el pelo. Y ahora que entramos en la fase crítica del año, el otoño, cuando se produce una mayor caída de cabello, que está en plena fase telógena, el CBD es uno de esos ingredientes que hay que tener muy en cuenta. ¿La razón? Sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, que combaten los radicales libres y luchan contra el envejecimiento capilar.

Rico en ácidos grasos omega 3 y omega 6, que fomentan el crecimiento de un cabello fuerte y nutren el cuero cabelludo, el CBD también contiene altas dosis de calcio, fósforo, magnesio, potasio y vitamina E, esenciales para mantener sano el tejido del cuero cabelludo y prevenir la disfunción folicular.

Ahora que sabes todo esto, si todavía no lo has probado, ¿a qué estás esperando? Inclúyelo como un básico de tu neceser.