Las canciones de la final de Eurovisión 2022: las analizamos una a una

·15 min de lectura
Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

¿El único “Festival de la Canción” que reconoces es el de Fin de Curso en el colegio de tus hijos? ¿”Chanelazo” te suena a grandes ofertas en la perfumería? ¿Israel no es un país de Europa y de ahí no te mueve nadie? No te preocupes: aunque Eurovisión sea para ti algo lejano y desconocido, aquí tienes la mejor guía para parecer todo un experto el próximo sábado durante la final del festival.

El Chanelazo de Eurovisión 2022:
Chanel – SloMo (España)

Es probable que el término “Chanelazo”, el hashtag con el que la eurofauna española está anticipándose a la actuación de Chanel en Eurovisión, provenga de “Operación Triunfo 2007”. En aquella edición Jesús Vázquez acuñó el término “Lorenazo” para referirse a la impresionante interpretación de Lorena Gómez de la canción “Land of 1000 dances”. Un loquesea-azo es eso: una actuación que te quita el hipo, que traspasa la pantalla y te hace pensar: “Wow, lo que estoy viendo...” hacia la mitad del número para dejarte mudo al final de él. Eso es lo que todos confiamos que hará Chanel el sábado. Dicen que España está más cerca que nunca de la victoria en el festival, aunque a nosotros el resultado nos da igual: ilusionándonos de nuevo con Eurovisión, Chanel Terrero ya ha ganado.

La más Tanxugueiras de Eurovisión 2022:
Alvan & Ahez –Fulenn (Francia)

Representan a su país pero no cantan en el idioma más hablado de su país. Mezclan el folklore típico de su tierra con modernos sonidos electrónicos. Van de negro y hay fuego en el escenario. Podrían haber sido las Tanxugueiras pero estamos hablando de Alvan & Ahez, el cuarteto que defiende la bandera francesa este año en Eurovisión y que, cantando en bretón, nos ofrece algo parecido a un akelarre de brujas al que sólo le falta el caldero hirviendo. Como reza el estribillo de la canción, “ellas bailan con el Diablo… y qué?”

La más bromance de Eurovisión 2022:
Mahmood y Blanco – Brividi (Italia)

Tiene algo de transgresor plantar a dos hombres cantando a dúo una canción de amor sin que esa canción se convierta en una pelea de gallos decidiendo quién se queda con la chica de turno. “Brividi” podría acabar convertida, con todo merecimiento, en himno gay. Mahmood (que ya quedó segundo actuando, en solitario, en Eurovisión 2019) y Blanco se desgarran sobre el escenario como quién le pide cuentas al amor por ser a veces tan cabrón. Una lluvia de luces inunda la estampa en los momentos más icónicos de una canción con serias posibilidades de lograr una excelente posición.

La más galáctica de Eurovisión 2022:
Sam Ryder – Space Man (Reino Unido)

Le han comparado con Mika (que es uno de los presentadores de esta edición y actuará el sábado en la final), e incluso con Freddie Mercury, más que nada porque en Reino Unido comparan con Freddie Mercury a cualquier cantante capaz de defender una nota aguda sin que le salten las plumas al gallo. A nosotros nos recuerda más a Pablo Fernández, el procurador en las Cortes de Castilla y León por Podemos. En todo caso, Sam Ryder va a conseguir, a base de falsetes y épica interespecial, que Reino Unido deje de ser el hermano tonto de Eurovisión, ese que paga la fiesta para acabar repudiado en una esquina. El run-run de los últimos días le colocan incluso con opciones de victoria, algo que los británicos no saborean desde 1997.

El más solitario de Eurovisión 2022:
Malik Harris – Rockstars (Alemania)

Circula un meme en Twitter protagonizado por una hidra de tres cabezas. Las dos primeras son feroces y temibles y llevan los nombres de Italia, Francia, España y Reino Unido. La tercera cabeza es la de un dragón tonto, con la lengua fuera, como la hiena boba de “El Rey León”, y luce el nombre de Alemania. Sirve el gag para definir qué papel les toca jugar este año a los germanos dentro del Big Five, el grupo de cinco países ilustres clasificados en Eurovisión directamente para la final. Y es que Malik Harris, que irrumpe solitario en un escenario repleto de instrumentos que no tienen quién les toque, es el intérprete de una de esas canciones que se te olvida a los 3 segundos de haberla escuchado. Como les dice el policía a los mirones en el escenario del crimen: “No hay nada que ver aquí, señores”.

La más elegante de Eurovisión 2022:
Monika Liu – Sentimentai (Lituania)

Con su corte a tazón y ese vestido cuyo brilli brilli contagia el escenario, la canción de Monika Liu es probablemente la más estilosa y sensual de todas las presentes en el festival. Es la canción que uno imaginaría en un lujoso club soviético en una película de espías de la Guerra Fría. “Sentimentai”, que en sus instantes menos luminosos puede evocarnos a Hooverphonic o incluso a Portishead, acaba siendo algo así como un capricho entre cortinas de terciopelo y humo de cigarrillos fumados con boquilla.

La más política de Eurovisión 2022:
Kalusch Orchestra – Stefanía (Ucrania)

Primera en las casas de apuestas durante varias semanas, la canción de Ucrania tiene como mayor baza para la victoria precisamente eso, que es la canción de Ucrania. La expulsión de Rusia del concurso en respuesta a la guerra de Putin ha convertido “Stefanía” en una de las vencedoras morales de la edición. Según el cariz que adquiera la gala, Europa podría intentar recompensar su tibieza política frente a Rusia con muchos puntos para la Kalusch Orchesta. Ucrania, por su parte, tomó buena nota de lo bien que le fue el año pasado con Go_A y su canción “Shum”, y repite la estrategia de mezclar sonidos étnicos con ritmos modernos. Si entonces fue la música electrónica, ahora se atreven con el hip-hop.

La más indie de Eurovisión 2022:
S10 – Die Diepte (Holanda)

Mientras su sobriedad escénica no se confunda con sosería, la cantante Stien den Hollander tiene muchos números para alcanzar una buena posición el próximo sábado. Con un sonido que puede recordar a PJ Harvey o a Florence + The Machine, S10 es una de esas artistas que han llegado a Eurovisión no se sabe muy bien por qué, y que uno ubicaría antes en el cartel del Primavera Sound que jugándose los puntos con Bulgaria y Letonia. “Die Diepte” es otra canción de desamor en la que la hermana melliza de Hunter Schafer y Luka Modric demuestra ser una artista solvente y con personalidad.

La más chill de Eurovisión de 2022:
MARO – Saudade, Saudade (Portugal)

Hubo un antes y un después de Salvador Sobral para Portugal en Eurovisión. Desde su histórica victoria en 2017, nuestros vecinos han demostrado un gusto exquisito (a veces incluso avanzado a su época: recordemos el fracaso en 2019 del excepcional Conan Osiris) en sus selecciones. Nada que objetar a “Saudade, Saudade” una canción coral y delicada, casi susurrada, que es como una caricia para quien la escucha, y que podría ser la primera pista de un disco recopilatorio titulado “Fado Chill Out” sonando en un chiringuito de Formentera.

La más tóxica de Eurovisión 2022:
Amanda Georgiadi Tenfjord - Die Together (Grecia)

Entre el agua derramándose del escenario y ese montón de sillas espachurradas contra el suelo, Amanda Georgiadi Tenjford parece la Carrie de Brian De Palma en una mala noche. Pocas letras encontraremos este año en Eurovisión que retraten más claramente qué es una relación tóxica que la de esta poderosa canción que empieza recordándonos a Billie Eilish para acabar invitándonos a morir junto a nuestro amado, como si fuésemos el soldadito de plomo. Que no os engañen los hipnóticos ojos de la cantante: hay más mala baba en esta canción que en los propósitos de Año Nuevo de Vladimir Putin.

La más animal de Eurovisión 2022:
Subwoolfer - Give That Wolf A Banana (Noruega)

Si recordáis aquella estúpida canción de 2013 titulada “The Fox”, cuyo estribillo nos preguntaba qué es lo que dice el zorro y nos respondía que “Gering-ding-ding-ding-dingeringeding”, estaréis bastante cerca de imaginar qué nos ofrece Noruega este año: dos tipos disfrazados de lobos amarillos, un DJ astronauta en lo alto del escenario, coreografía molona (sobre todo porque la ejecutan dos tipos disfrazados de lobos amarillos) y una letra sin sentido que reescribe el cuento de la Caperucita Roja. Nada que reprocharles: al fin y al cabo esto es Eurovisión, un concurso que en 2006 ganaron unos finlandeses disfrazados de monstruos.

El más sensible de Eurovisión 2022:
Marius Bear – Boys Do Cry (Suiza)

Los osos amorosos tienen un nuevo amigo. Si Miguel Bosé cantaba hace años aquello de “Los chicos no lloran, tienen que pelear”, ahora el representante de Suiza le lleva la contraria (¿y quién no le lleva la contraria ahora a Miguel Bosé?) cantando justo lo opuesto: que las nuevas masculinidades no tóxicas permiten a los hombres flojear y, por qué no, soltar alguna lágrima. En la actuación más a oscuras de toda la final, Marius Bear mira a la cámara muy intensamente mientras nos abre su corazón roto. Quizás con eso le llegue para no quedar último.

La más divertida de Eurovisión 2022:
Zdob si Zdub & Advahov Brothers – Trenulețul (Moldavia)

Con los moldavos te va ocurrir lo mismo que con la tuna: dependiendo de en qué momento de la noche te pillen te pueden caer simpáticos, o todo lo contrario. Con la canción más punki-folk de todo el certamen, ataviados con violines, acordeones y guitarras eléctricas, ellos lo pasan tan bien sobre el escenario que incluso se atreven a profanar el sagrado “Hey Ho, Let’s Go” de The Ramones. Cierto es que parecen salidos de una despedida de soltero que se ha ido de madre pero déjales, no le hacen daño a nadie.

La más espiritual de Eurovisión 2022:
Systur - Með Hækkandi Sól (Islandia)


Arranca amenazando con ser una canción country, pero pronto se convierte en algo todavía peor. Imagina a tres profesoras de religión cogiendo las guitarras y cantándole a Jesucristo en unas colonias. Como se pasan toda la canción sonriendo cuesta no sospechar que las Systur, o bien nos están tomando el pelo, o tienen a una adolescente encerrada en el sótano. Cuando acaba la actuación y las tres hermanas dibujan un corazón con sus manos, uno descubre que estábamos frente al numerito de bienvenida de una secta escandinava.

La más ñoña de Eurovisión 2022:
Rosa Linn – Snap (Armenia)

Cada vez que Rosa Linn prepara una nueva escenografía para sus canciones, tiembla el Amazonas. El mayor derroche de papel de la historia arropa una de las peores actuaciones que verás el sábado en la final de Eurovisión. Una canción anodina, cursi como una taza de Mr. Wonderful, cargante como tu cuñado en Nochevieja. Y no es que la chica lo haga mal, ni mucho menos. El problema es que defender lo indefendible no es fácil.

La favorita de Eurovisión 2022:
Cornelia Jakobs – Hold Me Closer (Suecia)

Suecia fue uno de los últimos países en decidir su representante este año en Eurovisión, pero cuando lo hizo, rápidamente se colocó en los primeros puestos de las apuestas. Y es que el tema de Cornelia Jakobs demuestra que, a veces, con una buena canción es más que suficiente. Con su voz rasgada a lo Miley Cyrus y una letra que nos recuerda a la eurovisiva Nina y su “Nacida para amar”, “Hold Me Closer” nos relata una amarga ruptura, una de esas en las que aquello del “no eres tú, soy yo” no ayuda en nada. Un enorme círculo de luz primero verde, y después roja, como único aliado escénico corrobora que cuando el material es muy bueno las florituras sobran.

La más… especial de Eurovisión 2022:
Konstrakta - In Corpore Sano (Serbia)

Una canción que empieza preguntándose (en serbio) por qué Meghan Markle tiene el pelo tan suave y sedoso (más o menos) es una canción que va con todo para captar nuestra atención. Serbia abandona los espectáculos de mujeres exuberantes para presentarnos la canción más extraña de toda la final, con su cantante sentada, lavándose las manos en un barreño, y rodeada de un grupo de personas que portan toallas para secárselas. Con “In Corpore Sano” se cumple aquello de que hay canciones que basan gran parte de su potencial en la letra y que logran ser fascinantes a pesar de que no entendamos ni una palabra del idioma en que están escritas. ¿Nos hubiese pasado algo parecido con el “Ay mama” de Rigoberta Bandini? ¿Sería el hechizo de Konstrakta igual de eficaz si cantase en inglés?

La más… mojada de Eurovisión 2022:
Ochman – River (Polonia)

Es de sobras conocido que la realización televisiva en una actuación de Eurovisión es tan importante como la letra, la música o la escenografía. Los polacos se lo han tomado en serio y han decidido vestir el número de Ochman, un excelente cantante operístico, con gotas de agua mojando la cámara y truenos visuales que la desestabilizan durante el estribillo. Quizás es demasiado: A “River” le va mucho mejor cuando Ochman interpreta la última fuga de la canción demostrando sus grandes dotes vocales que cuando el espíritu de Valerio Lazarov se apodera de la cámara. Con todo, los polacos llevaban sin clasificarse para la final desde 2017 y con Ochman han dado un salto de calidad importante.

La más… brillante de Eurovisión 2022:
Sheldon Riley – Not The Same (Australia)

Una cortina de diamantes cubrirá el rostro de Sheldon Riley durante una de las actuaciones más intensas de la final de Eurovisión. Ese detalle de vestuario es uno de los pocos elementos que acompañan al intérprete de Australia en una actuación que lo fía todo, y con razón, a su tremendo chorro de voz y a la afectación de su puesta en escena. Riley recoge el testigo de las grandes divas del festival, de Conchita Wurst a Jamala, torbellinos vocales que aportan al certamen un poso de gravedad entre el jolgorio imperante.

La más… techno de Eurovisión 2022:
We Are Domi – Lights Off (República Checa)

La República Checa ha alcanzado su cuarta final en Eurovisión (cabe recordar que su primera participación fue en 2007) con el tema más discotequero de todo el festival (con permiso del de Austria, eliminado en semifinales). El estribillo del tema, con esa ráfaga de luces que inundan el escenario, te permite recordar que mañana a las nueve tienes spinning y no vale hacerse el dormido. “Lights Off” es un tema muy David Guetta, y tiene a un tipo tocando la guitarra eléctrica con un arco de violín, algo que no suele verse a menudo.

El más… torero de Eurovisión 2022:
WRS – Llámame (Rumanía)

“Hola mi bebebé, llámame llamamé”. Prepárate para escuchar este estribillo, en tono jocoso, este verano sin parar. Y es que lo más puramente español que sonará este sábado en Eurovisión no es la canción de Chanel (que tiene mucho más de Miami que de Matalascañas, para qué nos vamos a engañar), sino la de Rumanía, con estribillo en castellano y nostalgia por la España de los dosmiles. “Llámame” es David Tavaré versionando “La muchacha turca”, es esos sábados por la noche de botellón en tu casa, mientras ponías Sol Música en la televisión.

La más… western de Eurovisión 2022:
Stefan – Hope (Estonia)

¿Qué hace un estonio cantando una canción de película del oeste? Se llama globalización y te lleva a la final de Eurovisión. Allí encontraremos a Stefan con una canción que brota de los desiertos de Almería, allí donde rodaban Sergio Leone o Sergio Corbucci. Canciones de silbiditos, acordes de guitarra y harmónicas con las que Clint Eastwood se aleja de la cámara con su caballo. Estonia, que ganó el festival en 2001 y no estuvo en la final de Rotterdam el año pasado, sabe de sobras que su cowboy no cabalgará deprisa en la final. Su clasificación el jueves fue, de hecho, toda una sorpresa.

El más… desamparado de Eurovisión 2022:
Nadir Rustamli – Fade to Black (Azerbaiyán)

Estamos convencidos que no ha sido ese el motivo de su clasificación para la final. Pero la verdad es que ver al bueno de Nadir Rustamli tirado en una escalera como una colilla, cantando una canción triste como un domingo de lluvia, da penita. E impresiona tanto como su voz desgañitándose hacia el final de la actuación para alcanzar agudos imposibles. Con una puesta en escena sencilla pero efectiva, Azerbaiyán se llevó el jueves el gato al agua y mantuvo su excelente racha en Eurovisión: se ha clasificado para la final en 12 de las 13 semifinales en las que ha competido.

El más… guardameta de Eurovisión 2022:
Jeremie Malkiese – Miss You (Bélgica)

Bélgica fue el primer país en presentar a su artista para Eurovisión este año, y ese largo recorrido ha tenido la recompensa de llegar a la final. Jeremie Malkiese, que es futbolista profesional y acaba de fichar como portero por el Excelsior Mouscron, un equipo de la segunda división belga, se rebela contra el/la amante que le ha abandonado y le canta que no le va a echar de menos. Es como el hermano bueno de Chris Brown y nos ofrece una canción de rollito R&B lastrada por una puesta en escena que es la nada más absoluta. Bélgica no gana Eurovisión desde hace 36 años. Que sean 37.

Los más… conocidos de Eurovisión 2022:
The Rasmus – Jezabel (Finlandia)

Si te digo “In the Shadows” y empiezas a cantar “oh-oh-oh-ooooh”, ha llegado el momento de que pidas cita para hacerte una revisión de próstata. En 2003 (¡hace casi 20 años!) “The Rasmus”, siguiendo la estela de bandas como Evanescence, lo petaron en todo el mundo con la citada canción y ahora buscan emular el éxito de otra banda de metal finlandesa, los monstruosos Lordi, ganadores de Eurovisión en Atenas 2006. Lo tienen realmente complicado aunque con su eficaz directo, un homenaje a la película “It” al comienzo de la actuación, y la fuerza de la propuesta, estarán el sábado en la final con todo merecimiento.

Y si esto no te ha parecido suficiente y necesitas más, recuerda que ya te contamos las 10 canciones que casi representan a España en Eurovisión... pero al final no.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente