El cáncer que puede venir de nuestra flora intestinal

El cáncer que puede venir de nuestra flora intestinal

Ya sabemos todos – incluso podríamos decir que estamos cansado de oírlo – que la microbiota, la flora bacteriana, nos proporciona un sinfín de beneficios: nos ayuda a metabolizar sustancias, proporciona vitaminas, nos protege de infecciones… Y todo esto es cierto, pero también puede producir cáncer, según se explica en un artículo reciente.

Lo más curioso es que no se trata de alguna bacteria rara que nos pueda infectar: la culpable es una cepa de Escherichia coli, una de las especies bacterianas más frecuentes en nuestro intestino. Pero es importante remarcar que es una cepa concreta, no cualquier E. coli.

Cómo lo han demostrado es interesante. Lo que han hecho los investigadores es generar intestinos orgánicos artificiales en el laboratorio. Este tipo de técnicas se conocen como “estudio de organoides”, y tiene la ventaja de poder experimentar sin dañar a nadie.

En estos intestinos artificiales dejaron crecer la cepa sospechosa, y comprobaron que producían mutaciones, y qué tipo de mutaciones tenían lugar. Muchas veces se habla de las “huellas” de las mutaciones, ya que distintos agentes mutágenos generan distintos patrones de mutación. Como si fuese la “huella dactilar” de la sustancia cancerígena.

Pero claro, faltaba el último paso: comparar la “huella” de la cepa sospechosa con la “huella” de pacientes de cáncer. Y los patrones eran coherentes, es decir, había una relación directa entre la cepa bacteriana y ciertos tipos de cáncer.

Si el estudio hubiese quedado aquí, sería curioso e interesante pero poco más. Pero hay un factor más, muy importante, que es lo que llevó a los investigadores a centrar su esfuerzo en esta cepa: que se usa como probiótico.

Vamos, que la cepa potencialmente cancerígena de E. coli se está utilizando hoy en día como terapia para ciertas enfermedades. Y con motivo, ya que produce un beneficio claro a determinados pacientes para ciertas dolencias. En el corto plazo, porque en el largo les puede producir cáncer.

Un toque de atención que deja claro que, en muchas ocasiones, no se pueden controlar todos los factores.

Más historias que te pueden interesar: