Cáncer de páncreas: estas dos señales podrían detectar la enfermedad tres años antes

En personas con predisposición genética al cáncer de páncreas (o con otros factores de riesgo) podría ser interesante llevar un control del peso, puesto que el índice de masa corporal (IMC) y los niveles de azúcar en sangre han sido identificados como dos señales precursoras. (Foto: Getty)
En personas con predisposición genética al cáncer de páncreas (o con otros factores de riesgo) podría ser interesante llevar un control del peso, puesto que el índice de masa corporal (IMC) y los niveles de azúcar en sangre han sido identificados como dos señales precursoras. (Foto: Getty)

El cáncer de páncreas es uno de los cánceres más agresivos que hay porque es difícil de detectar, se propaga rápidamente y mata a casi todos los pacientes afectados en un plazo de seis meses. A día de hoy, los pacientes diagnosticados con cáncer pancreático suelen tener una expectativa de vida muy baja, apenas el 10 por ciento de los afectados sobrevive a los cinco años de ser diagnosticado.

¿La razón? Pues que debido a la ausencia de síntomas en sus inicios, el cáncer de páncreas suele diagnosticarse en fases avanzadas. Sin embargo, a pesar de ser uno de los cánceres más devastadores, su tasa de curación podría mejorar gracias a un nuevo hallazgo.

Como decía, pocas personas sobreviven porque al diagnóstico de este cáncer ya que a menudo se realiza tarde cuando ha progresado y presenta síntomas como dolor por la presión de nervios cercanos u otros órganos, coloración amarillenta de la piel o ictericia, que se produce cuando el tumor comprime la vía biliar y/o pérdida de peso y desnutrición. En la mayoría de los casos la cirugía es el único tratamiento posible (y no siempre es operable). Conscientes de este problema, un grupo de científicos de la Universidad de Surrey (Reino Unido) y la Universidad de Oxford (Reino Unido) realizaron un estudio muy revelador, cuyas conclusiones han sido publicadas en la revista PLOS One y recogidas por el Daily Mail. Para llevar a cabo esta investigación, utilizaron un gran conjunto de datos de más de 10 millones de personas en Inglaterra. El gran tamaño del conjunto de datos fue importante para garantizar que los hallazgos representen a toda la población

La conclusión podría abrir la puerta a nuevas formas de afrontar esta enfermedad; encontraron que el cáncer de páncreas se podía diagnosticar hasta tres años antes. A través de su investigación, los autores descubrieron que en las primeras etapas del cáncer, los pacientes comienzan a desarrollar niveles anormalmente altos de azúcar en la sangre porque el órgano dañado no produce suficiente insulina, la hormona que controla el azúcar en la sangre.

También descubrieron que las personas con cáncer de páncreas tenían un peso notablemente inferior al normal. De hecho, tenían un índice de masa corporal (IMC) mucho más bajo en comparación con las personas de la misma edad que no estaban enfermas.

En concreto, el IMC promedio de los pacientes con cáncer, que se calcula dividiendo el peso de una persona por su altura, fue de 25,7, en comparación con un IMC promedio de 28,4 para las personas sin cáncer.

Los investigadores concluyeron que los cambios estadísticamente significativos en el peso y el control glucémico comenzaron tres años antes del diagnóstico de cáncer de páncreas, pero variaron según el estado de la diabetes. Una información que podría usarse para detectar el cáncer de páncreas antes de lo que se logra actualmente.

Para asegurarse, compararon el IMC y los niveles de azúcar en la sangre de 8.777 pacientes con cáncer de páncreas con las de casi 35.000 personas sin cáncer de páncreas de la misma edad y sexo.

Revisaron las lecturas en los cinco años previos al diagnóstico de los pacientes, y las cotejaron con el mismo período de tiempo en las personas sin cáncer; las diferencias no dejaron lugar a dudas.

"Se podría detectar una disminución significativa en el peso y un aumento en la glucosa en sangre en los pacientes años antes de que recibieran un diagnóstico de cáncer de páncreas", afirma la doctora Agnieszka Lemanska, quien dirigió el estudio de la Universidad de Surrey.

En las primeras etapas del cáncer de páncreas, el nivel de azúcar en la sangre de las personas aumenta debido a que el órgano dañado no produce suficiente insulina, la hormona que mantiene el azúcar en la sangre bajo control.

Es entonces cuando las personas con cáncer de páncreas en etapa temprana tienen un peso inferior al normal en comparación con personas similares de su edad.

Ambas señales, la pérdida de peso y el aumento del azúcar en la sangre, serían por tanto las principales señales de alerta del cáncer de páncreas que ha causado la muerte de tantas personas, incluidos los actores Alan Rickman, John Hurt y Patrick Swayze.

Es importante destacar que el cambio en el peso de las personas que desarrollaron cáncer fue estadísticamente diferente al de otros participantes dos años antes de su diagnóstico, casi tres unidades más bajo que el de las personas que no tenían cáncer.

Pero a pesar de la importancia del IMC, más de un tercio de los pacientes con cáncer no tenían anotado en su informe médica una medida de peso que pudiera servir de referencia en el año anterior a su diagnóstico.

Esto muestra la importancia de los pesajes regulares, según los científicos, que tuvieron que hacer su investigación utilizando lecturas esporádicas disponibles en las citas con el médico de cabecera. También serían útiles los análisis de sangre regulares, que podrían registrarse junto con las mediciones del IMC y generar algoritmos para calcular el riesgo de cáncer de páncreas de las personas y determinar quienes están en peligro.

Asimismo, el estudio concluye que el azúcar en la sangre aumentó significativamente en las personas con cáncer dos años antes del diagnóstico, en comparación con los pacientes sin cáncer. También se descubrió que mientras que la pérdida de peso era especialmente importante para el riesgo de cáncer de páncreas en personas con diabetes, el aumento del azúcar en la sangre estaba más relacionado con el riesgo de cáncer de páncreas en las personas sin diabetes. Y es que la diabetes y el cáncer de páncreas a menudo se dan juntos, pero la diabetes, como el cáncer de páncreas, no se suele diagnosticar.

Ahora se sabe, gracias a este nuevo estudio, que la pérdida de peso y el aumento de los niveles de glucosa en sangre son indicadores tempranos de cáncer de páncreas y podrían conducir a un diagnóstico más oportuno, lo que ayudaría a mejorar las tasas de supervivencia.

Y por tanto, también se se puede afirmar que realizar un seguimiento del peso y el nivel de azúcar en la sangre de una persona a lo largo del tiempo ayudaría a identificar el cáncer de páncreas en forma temprana y no diagnosticada.

Estos controles de salud, si se realizan con regularidad, podrían ayudar a los médicos a identificar a las personas que pueden tener cáncer de páncreas sin diagnosticar. Lo que permitiría que los pacientes con cáncer puedan someterse mucho antes a una exploración y recibir un diagnóstico temprano. Así no solo reduce la posibilidad de que el cáncer se propague, sino que capacita a los pacientes para soportar mejor el tratamiento al estar menos débiles, y en caso necesario, someterse a un cirugía que les salve la vida,

"Nuestra investigación sugiere que una pérdida de peso dramática e inexplicable, principalmente en personas con diabetes, pero también en aquellas sin diabetes, debe ser tratada con sospecha", explica el autor principal, el doctor Simon de Lusignan, profesor de atención primaria e informática clínica en la Universidad de Oxford. "Asimismo, el aumento de los niveles de glucosa (hiperglucemia), especialmente en personas sin aumento de peso, debe considerarse una señal de alerta potencial para el cáncer de páncreas".

No obstante, según apunta la doctora Margaret Ikpoh, vicepresidenta del Cólegio de Médicos Generales del Reino Unido (Royal College of GPs): "Cualquier decisión de realizar pruebas en pacientes no debe tomarse a la ligera, los médicos necesitan una buena base de evidencia científica antes de ordenar cualquier investigación. Esta decisión debe basarse en los síntomas que se muestran, así como en los diversos factores de riesgo que pueden afectar la salud de un paciente individual".

Más historias que te pueden interesar:

VIDEO: ¿Cuál es la razón de que los luchadores de sumo estén sanos a pesar de ser obesos?

Los alimentos que pueden aumentar el riesgo de desarrollar el 'silencioso' cáncer de páncreas

Vivir sin vesícula y sin páncreas: así afronta Fedez su futuro tras eliminar el tumor

Qué ocurre cuando el páncreas no funciona bien y qué se puede hacer