Cáncer de mama y pseudoterapias: nunca más

Mónica De Haro
Resultado de imagen de homeopatía cáncer getty
Plantas, dietas, acupuntura, homeopatía o rezos son algunas de los remedios que usan los charlatanes pseudocientíficos para tratar a sus ‘víctimas’. (Foto: Getty)

El fallecimiento este verano de una mujer española (en Girona) tras renunciar al tratamiento médico para su cáncer de mama ha encendido la mecha sobre las terapias alternativas. Cuando el oncólogo Joaquim Bosch, del Hospital Universitario Doctor Josep Trueta, atendió en urgencias a una mujer “con un pecho totalmente putrefacto”, no podría creerse lo que veía.

“Vino con una bolsa llena de pastillas, posiblemente de homeopatía”, recuerda el médico en declaraciones al diario El País. Sin haber cumplido todavía los 40 años, la paciente tenía un tumor agresivo (triple negativo) y había rechazado el tratamiento habitual con quimioterapia, cirugía y radioterapia para confiar en un curandero de Barcelona.

Resultado de imagen de homeopatía cáncer getty
A pesar de ser una pseudocencia, la homeopatía se vende en farmacias, y esto contribuye a generar confusión dándole una falsa credibilidad. (Foto: Getty)

La infección en su pecho (que estaba en carne viva) le provocó fiebre alta y por eso acudió a urgencias. Alarmado por su estado el médico le pregunto: “¿Y tu terapeuta alternativo que te dice de esto?”. La respuesta le dejó sin palabras: “Dice que si sale fuera de la piel es bueno, porque significa que se está oxigenando”. Los oncólogos decidieron operarla paliativamente y la mujer, con metástasis avanzada en los huesos, no pudo superarlo.

El fatal desenlace generó olas de indignación y dolor, destapando un hecho vergonzoso: que la desinformación sanitaria y el protagonismo de algunos ‘divulgadores científicos’ -que promueven movimientos peligrosos organizados- sigue generando víctimas silenciosas.

Bosh lo denunció en su Twitter colgando una imagen en la que se podía ver el pecho completamente infectado y podrido, que después retiró por la dureza de la misma para no herir sensibilidades.

De hecho, se han realizado investigaciones que lo demuestran. Un estudio de la Universidad de Yale, publicado en la revista Journal of the National Cancer Institute, probó que la mortalidad de los pacientes con cáncer que escogían inicialmente pseudoterapias en lugar de un tratamiento médico era hasta un 470% mayor.

Resultado de imagen de plantas, dietas, acupuntura, homeopatía o rezos cáncer getty
La medicina tradicional china usa aguijones de abeja contra el cáncer. (Foto: Getty)

Para Toñy Gimón, vicepresidenta de la Federación Española de Cáncer de Mama (Fecma), el aumento de casos de pseudoterapias en el tratamiento del cáncer en España es “escalofriante”, especialmente en aquellas mujeres que van dejando de ir a las consultas médicas para ‘tratarse’ por otras vías.

Duplican el riesgo de morir

Esta es la idea que quieren transmitir los expertos, que las terapias complementarias reducen la supervivencia de las pacientes con cáncer de mama. Y por eso los médicos están en pie de guerra contra los ‘colegas’ que prescriben terapias alternativas para el cáncer.

“Los productos utilizados para afecciones graves de los pacientes constituyen un fraude sin ninguna evidencia científica”, asegura el Dr. Jerónimo Fernández Torrente, coordinador del Observatorio contra las pseudociencias, pseudoterapias, intrusismo y sectas sanitarias de la Organización Médica Colegial (OMC).

Estos productos ‘milagro’ que muchas pacientes toman (algunas incluso a escondidas) como complemento al tratamiento médico generan confusión e interfieren en el proceso de curación. Cuando el médico lo detecta puede ser tarde. Ocurre lo mismo con la terapia neuronal o neurolingüística, el psicoanálisis y la bioemoción, que afirma que el cáncer es una manifestación de desequilibrios del paciente.

Resultado de imagen de homeopatía cáncer getty
Entre las terapias más ineficaces y que no deberían ser utilizadas destacan los jarebes, la acupuntura, el reiki, la naturopatía o la osteopatía. (Foto: Getty)

Por eso, esta semana, con motivo del Día Mundial de la Lucha contra el cáncer de mama, FECMA y las 45 asociaciones de mujeres han firmado un Manifiesto en el que se pone de relieve la preocupación de las mujeres con cáncer de mama ante la divulgación de propuestas terapéuticas inviables o sin evidencia científica, entre otras inquietudes y reivindicaciones. Insisten así en la necesidad de contar con registros poblacionales homogéneos, estructurados y actualizados de tumores que permitan saber la realidad de nuevos casos y fallecimientos, ya que en nuestro país apenas llegan al 17 por ciento.

Asimismo consideran vital recoger datos sobre la edad de las personas diagnosticadas, los casos de cáncer metastásico o de mujeres en edad fértil diagnosticadas de cáncer.

Por otro lado, con la campaña #telocambio en redes sociales FECMA busca fomentar la concienciación sobre la enfermedad y mejorar su percepción social desterrando términos negativos asociados al cáncer de mama.

Con anterioridad (retomando el tema), el pasado julio, un grupo de Asociaciones realizó en Twitter la campaña “Basta ya de víctimas silenciosas” con el hashtag #StopPseudociencias para emplazar al ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social a tomar medidas contra la gran cantidad de movimientos que postulan terapias pseudocientíficas, con el creciente peligro que ello conlleva para la salud.

¿Dónde esta nuestro espíritu crítico?

Cultivar el espíritu crítico en los jóvenes mediante el estudio de los sesgos cognitivos o las falacias argumentales, algo que podrían cubrir sin problemas asignaturas como Filosofía o Biología, serían otras medidas eficaces para combatir el ascenso de las pseudoterapias, apunta el Dr. Fernández.

Además, las webs sanitarias y con contenidos de salud sin sello acreditador de contenidos científicos validados y sin el respaldo de entidades acreditadas científicamente o profesionalmente son altamente peligrosas y han de ser denunciadas sin reparos.

La formación específica sobre pseudoterapias a los profesionales sanitarios, las campañas de información general a la ciudadanía o potenciar de los filtros críticos en los medios de comunicación al tratar temas de salud también ayudaría.

También habría que “elevar la suspicacia en todo tipo de supuestas charlas sanitarias en universidades, ayuntamientos u otros lugares de difusión típica en los que la charlatanería aprovecha para colgarse méritos y supuesta credibilidad en forma de escudos oficiales en carteles promocionales”, concluye el experto.

Y por cierto, una última cosa. Además de advertirnos contra los ‘charlatanes’, los médicos alertan del peligro de hacer caso a todo lo que nos dice la gente que nos quiere porque precisamente otra forma en la que se difunden más fácilmente las pseudoterapias es a través del consejo de amigos y familiares. Por mucho que les quieres, no están cualificados para dar este tipo de consejos, no sigas ningún tratamiento (del tipo que sea) sin supervisión médica.

¿Confiarías tu salud a la pseudociencia?

También te puede interesar:

Autoexploración: cómo detectar el cáncer de mama a tiempo y por ti misma

Día Mundial del Cáncer de Mama: 15 mujeres famosas que superaron la enfermedad

Diagnóstico cáncer de mama: ¿Y ahora qué hago?

Verdades como puños: cuando el cáncer no se cura

Alerta sanitaria en España por “Dulce Revolución”, el timo del último charlatán curandero