Cancerígena y (ahora también) mortal para el riñón

¿Un nuevo motivo para eliminar la carne roja de tu dieta?

Ya no hay quien pare la mala fama de la carne roja. Un nuevo estudio confirma la existencia de una relación entre la ingesta de proteínas y la progresión de enfermedad renal crónica a enfermedad renal terminal.

En concreto, el consumo de carne roja podría acelerar el deterioro de los riñones a marchas forzadas. Hace unos meses saltaron las alarmas cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó que la carne procesada (salchichas, hamburguesas y  embutidos) es cancerígena.

Y claro, cuando el rumor pasó a ser noticia, se propagó como la pólvora. Ahora no contentos con decirnos que la carne roja ‘podría’ causar cáncer colorrectal, así como tumores en el páncreas y la próstata, nos advierten de que también parece provocar insuficiencia renal.

Pero antes de hundirnos en la miseria por tener que desterrar de nuestros platos tantos majares (¿a quién no les gusta meterse entre pecho y espalda un buen chuletón, un solomillo? Y seamos francos, a veces engullir un hot dog o una hamburguesa de un bocado causa un placer inigualable), analicemos el asunto. 

Según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Nacional de Singapur (Singapur), un consumo habitual de proteínas procedentes de estos alimentos elevaría el riesgo de insuficiencia renal.   

Los autores analizaron los hábitos alimenticios y los historiales médicos de 63.257 adultos de China y Singapur. Los participantes obtenían sus proteínas a través de la ingesta de aves de corral, pescado, marisco, huevos, productos lácteos, soja y legumbres. 

Asimismo, de carne roja, en hasta un 97 por ciento de los casos de origen porcino, según la edad y alimentación del animal, el cerdo puede ser considerado como carne roja o como carne blanca.

Los resultados, alcanzados tras un promedio de 15,5 años de seguimiento, mostraron que el consumo de carne roja se asociaba con un riesgo mucho mayor de enfermedad renal terminal, así como que esta relación era ‘dosis-dependiente’ . Es decir, a mayor ingesta de carne roja, mayor riesgo de padecer la patología.

Estos son algunos de los alimentos que, según los expertos, nos proporcionan proteínas buenas y más saludables para los riñones. (Foto: Getty Images)

De hecho, y comparadas frente al grupo de participantes con menor consumo de carne roja, las personas cuyas dietas incluían las mayores cantidades de este tipo de carne tuvieron un riesgo hasta un 40 por ciento mayor de padecer enfermedad renal terminal.

Sin embargo, no se observó ninguna asociación entre el consumo de aves de corral, pescado, marisco, huevos o productos lácteos con dicha enfermedad.

La soja y las legumbres son alternativas mucho más saludables, y parecen tener un efecto protector sobre nuestros riñones. (Foto: Getty Images)

Esto no quiere decir, advierten los expertos, que haya de tomar proteínas animales pero “debemos considerar cambiarse a las proteínas de origen vegetal. Y si todavía eliges comer carne, debes tener en cuenta que el pescado, el marisco y las aves de corral son mejores alternativas que la carne roja", explica Woon-Puay Koh, director de esta investigación publicada en la revista ‘Journal of the American Society of Nephrology’.  

Sustituir una ración de carne roja por otras fuentes de proteínas se asocia con una disminución del riesgo de enfermedad renal terminal de hasta un 62 por ciento, ¿te lo vas pensar?

También te puede interesar:

Las bebidas cuyo límite de consumo semanal no debes superar

Nuevo beneficio del té verde, esta vez para personas con síndrome de Down