Cancelar viajes comprados en tarjeta de crédito, una pesadilla por el coronavirus

Muchas empresas de tarjetas de crédito se han convertido prácticamente en agencias de viaje con ofertas para sus usuarios. Foto: Getty Images.

El preocupante aumento de los casos de coronavirus en todo el planeta han hecho que no pocas personas estén reconsiderando cancelar o modificar los viajes domésticos y al extranjero que tenían previstos desde hacía meses.

Esta es la situación de quienes se valieron de las ofertas de sus tarjetas de crédito para reservar vuelos y habitaciones de hoteles a través de las páginas web de estas compañías crediticias.

Así está ocurriendo con muchos clientes de Chase, American Express, Capital One y Bank of America, quienes ahora se quejan a través de las redes sociales de la poca efectividad del servicio de atención al cliente de estas empresas en medio de la una pandemia que incluso podría resultar peor en las próximas semanas.

Uno de ellos es Juan Escobar, de 28 años, quien compró vuelos para un fin de semana en Chicago con su tarjeta Chase Sapphire Reserve. De acuerdo con lo que le contó a CNBC Make It, había planeado celebrar en esa ciudad el Día de San Patricio y su aniversario de bodas con su esposa. Pero al final ambos decidieron no arriesgarse en un vuelo de aproximadamente tres horas desde Orlando, sobre todo teniendo en cuenta la salud de su esposa.

Fue ahí que comenzó su calvario. Tras realizar varias llamadas que totalizaron más de nueve horas en espera, Escobar al fin pudo comunicarse con Chase a través de un número de servicio al cliente de la compañía, donde le dijeron que la única opción de reembolso era un bono de viaje, válido por un año.

“Esto no funciona para nosotros, ¿cómo sabemos que podremos viajar antes de esa fecha?”, se pregunta Escobar. “Mi esposa es diabética y no puedo arriesgarme a que se enferme”.

“Son apenas 200 dólares, pero no se trata del dinero”, enfatiza. "Literalmente tenemos prohibiciones de viaje y la Organización Mundial de la Salud y los CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, en español) ya declararon que no deberíamos viajar”.

La tarjeta tiene un costo anual de 550 dólares.

Tarjeta de crédito Chase Sapphire, fotografiada en New York.(AP /Jenny Kane)

Un portavoz de de Chase aseguró que están trabajando con Expedia, su asociado en materia de viajes, para desarrollar una opción de autocancelación que quedará lista “muy pronto”.

“Estamos abordando casos individuales y trabajaremos con los clientes que no pueden comunicarse con nosotros en este momento”, dijo.

Por su parte, American Express, Capital One y Bank of America no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

Al fungir como mediadores entre los potenciales viajeros y las líneas aéreas, estas compañías de tarjetas de crédito se han convertido además en agentes de viajes. Esto implica que las compañías aéreas y los hoteles no pueden cancelar o volver a hacer una reserva de estas características, por lo que los titulares de las tarjetas se ven obligados a llamar a esas compañías para obtener ayuda y darles solución a sus casos.

Desconcierto de los expertos en tarjetas de crédito

Ahora mismo, hasta los mismos expertos en tarjetas de crédito no saben qué hacer. Uno de ellos es Matt Schulz, quien dice que esta semana esperó más de tres horas para que Chase le cancelara un vuelo.

“Obviamente, esto es algo bastante pequeño en comparación con lo demás que está sucediendo en este momento, pero muestra que los emisores y los bancos realmente necesitan facilitar este tipo de cambios”, le dijo Schulz a CNBC Make It.

Para Escobar, por su parte, esta experiencia ha agriado su punto de vista sobre la tarjeta Chase Sapphire Reserve, y admite que desea cancelarlo todo y encontrar otra tarjeta de crédito de viaje.

Como alternativa, los afectados pueden descargar la aplicación DoNotPay (suscripción de tres dólares mensuales para teléfonos iPhone), que emplea un chatbot para proporcionar a los usuarios una variedad de servicios, incluidas las disputas de multas de estacionamiento, los reembolsos y eludir la línea de servicio al cliente.

Según Joshua Browder, su fundador, esta app ya ha ayudado a miles de clientes a lidiar con los problemas de sus viajes en medio de la crisis del coronavirus.

En las últimas semanas, con el aumento de la amenaza del coronavirus, los CDC advirtieron que el riesgo de una infección grave es superior para las personas mayores y para aquellas con afecciones médicas crónicas graves, como enfermedades cardíacas y pulmonares y diabetes.

Artículos relacionados: