Canales Rivera habla de su cogida y del apoyo de sus primos

·3 min de lectura
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

El torero Canales Rivera se está recuperando aún de la grave cogida que sufrió el pasado 27 de agosto. Ha hablado de ello y ha contado si sus primos de han preocupado por él. Dale al play para conocerlo en detalle. Una cornada en la zona testicular que puso un nudo en la garganta a todo el mundo debido a la gravedad de las imágenes que se han hecho públicas. Dos días después de recibir el alta, el diestro ha explicado con todo detalle cómo está viviendo esta recuperación: "voy evolucionando favorablemente dentro de mis curas que son horribles, porque duele horrores", explicaba el diestro ante las preguntas de sus compañeros, quienes se preocupaban por si esta cogida podría traer consecuencias al torero: "tampoco lo tengo muy claro", confesaba el torero. "En una primera operación en la UVI móvil, el propio cirujano llamó al urólogo jefe de Ciudad Real para que me operaran más tarde con anestesia general y me vieran mejor por si había algo roto. Hasta el momento todo va bien. Espero, confío y me encantaría que se quedara en una anécdota", explicaba sonriente.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

En este sentido, el primo de Kiko Rivera explicaba que siempre ha intentado ver el lado bueno de las cosas, algo que no cambió en el momento en el que se notó que había sufrido una cogida: "cuando me coge y me siento en el aire, porque el cerebro cuando estás en peligro se te ralentiza, siento cómo se abren las carnes y digo 'cojones', fue lo único que se me pasó por la cabeza".

Aunque sí que entendió en el mismo momento la gravedad de lo que estaba sufriendo: "Sí que sentía que era grave porque esta es la cuarta cornada en la zona escrotal. Cuando me levanto del suelo voy mareado y perdido y hay un instante en el vídeo que miro hacia atrás para intentar terminar lo que he empezado. Entonces me miro y era tal el destrozo que cuando intento girarme con las piernas, me toco la piel... Cuando veo que me está doliendo tanto y aquello me baila como pelotas de ping pong... me fui para que me trataran".

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Canales ha estado arropado en todo momento por Isabel, su chica, que ha vivido por primera vez una cornada de su pareja a pesar de lo cual mantuvo la entereza, algo que también hizo el torero en todo momento: "Si tú te pones nervioso, los que están alrededor se ponen que tú". Además, ha estado apoyado por toda su familia, incluidos sus primos: "De las primeras llamadas que recibe mi mujer es de Caye y uno de los primeros mensajes que recibo es de Kiko y está en República Dominicana con su mujer y su familia... y Fran igual, en estos casos haciendo un poco de piña".

"El ser humano es más fuerte de lo que podemos llegar a pensar. Tú me hablas a mi... ¿y tú con tus hijos cuando te levantas y los atiendes cuando acabas de salir de quirófano...? En este caso cuando estás entre vivir y morir, siempre vas para adelante que es lo que nos ha inculcado", ha asegurado el torero quien destaca que, a pesar de todo, "no me he planteado dejar de torear, ni se me ha pasado por la cabeza. Llegará mi momento pero aún no".