Can Yaman: “No hay nadie en mi vida”

Por Pilar M. Manzanares

From Diez Minutos

A solo unos meses de entrar en la treintena, Can Yaman es uno de los actores de mayor éxito en Turquía. Con su mirada penetrante y su aire seductor ha conquistado a más de 4 millones de seguidores en redes sociales. Con ellos se muestra muy agradecido: “Son la clave de todo lo bueno que me pasa en mi carrera. Trabajamos para que nos vean y disfruten con nosotros. Eso es lo más bonito para mí.”.

Su primera oportunidad delante de las cámaras llegó con el papel de Bedir en la serie Gönül İşleri, cuando tenía 25 años. Sin embargo, en su etapa de adolescente, no pensó en dedicarse a la actuación: “Yo realicé mis estudios obligatorios y luego hice la carrera de derecho. Estaba ejerciendo de abogado y me llegó la propuesta. Me di cuenta que me ilusionaba muchísimo. Fue una bonita casualidad”.

Después vinieron sus protagónicos en las ficciones Inadina Ask, Dolunay y Hangimiz Sevmedik?. En el rodaje de esta última producción, se vio envuelto en una polémica cuando varios medios de comunicación turcos se hicieron eco de una fuerte pelea que tuvo con su compañera Selen Soyder y la denuncia que ella puso. El caso terminó a los tribunales y fue condenado a pagar una multa.

Esta no es la única controversia a la que ha tenido que hacer frente. En las grabaciones de Erkenci Kus (Pájaro soñador), en el año 2016, tuvo algunas desavenencias con unos fans de la serie que se colaron en el plató donde se encontraba junto con miembros del equipo. Demet Ozdemir, que da vida a Sanem en la telenovela, salió en su defensa alegando que esas personas empezaron a insultarla y Yaman lo que quería era protegerla. Los dos altercados no han dañado su imagen, ni su carrera.

Incluso, este año ha recogido el premio Murex D’Or a Mejor actor, otorgado por los medios libaneses, un galardón que compartió con sus padres, quienes han sido un apoyo fundamental para él: “Cuando era pequeño se separaron, pero nunca hemos dejado de estar juntos. Al decirles que pensaba dedicarme a esto, me ofrecieron su ayuda desde el primer momento muy entusiasmados”.

En sus planes de futuro están las novelas: “Me gustaría seguir en televisión y quizás probar suerte en el cine”. También se plantea formar una familia: “Ahora no hay nadie en mi vida, pero me encantaría casarme y tener hijos. Es algo que veo bastante cercano y espero que llegue pronto”. Además, dice ser un partidazo: “Algo que adoro es cocinar. Creo que los desayunos es lo que mejor se me da. Tengo muy buenas recetas”.

Así disfruta de su día a día fuera del set de rodaje

Entre sus aficiones está también practicar boxeo: “Vigilo mi dieta, invierto una hora diaria en ir al gimnasio y consumo ajo y ginseng para fortalecer mi sistema inmunitario. Obviamente me preocupo por gustar”. Cuida bastante su cuerpo, aunque hay algo de él que cambiaría: “Confieso que odios mis pies, son grandes, calzo un 46 y me parecen horribles”.

El tiempo libre que tiene lo dedica a ayudar a fundaciones como TEMA, que se encuentra en Turquía y se encarga de proteger los entornos naturales. En más de una ocasión ha colaborado en las galas benéficas que organiza, junto a compañeros del gremio como Yigit Özsener (Ezel). “Hay dos cosas que odio, que la gente esté siempre enganchada al móvil y no poder retirarme a disfrutar de mi soledad. La naturaleza soluciona ambas cosas, por eso me gusta. Debemos concienciarnos de que solo tenemos un planeta y el ecologismo es necesario para seguir en él”