Can Yaman en España: "Me habría gustado conocer más de Madrid"

Por Vilma Degorgue Alegre

From Diez Minutos

Después de mucho esperarlo, por fin Can Yaman ha hecho un alto en España, igual que hizo en Italia y en Grecia estos meses atrás, atendiendo a sus fans y también a la prensa. El protagonista de Erkenci Kus llegó el pasado domingo a Madrid y el revuelo en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas fue algo inesperado, hasta el punto de que tuvo que ser escoltado por la policía para poder salir de allí. La expectación hacia él en nuestro país está siendo mucho más de lo imaginado y también mayor a la que ha vivido en esos otros países que visitó recientemente.

De hecho, una de las cosas que le gusta hacer al actor turco, que es fotografiarse una a una con sus fans haciéndose selfies con el propio móvil de ellas, en Madrid apenas ha podido hacerlo. Es tal la avalancha que se crea a su alrededor que no le queda más remedio que ir custodiado por su escolta a todos lados. "Me habría quedado muchas horas haciéndome fotos y charlando con ellas, después de que me han estado esperando tanto tiempo", dijo a lo largo de una rueda de prensa que organizó ayer Mediaset para que Can pudiera atender a los medios de comunicación. Solo durante un ratito pudo salir a saludar personalmente a las seguidoras que lo esperaban a las puertas de su hotel, el Riu Plaza España, antes de partir hacia Telecinco.

Durante la charla con los periodistas explicó cómo había sido su llegada, tan distinta de sus anteriores viajes a Italia, Francia y Grecia: "En el aeropuerto, la policía se puso algo nerviosa por la aglomeración de gente y decidieron sacarme por mi seguridad y la de mi equipo, por eso no he podido hacerme muchas fotos". Can todavía está intentando procesar la fama, pero dice que a pesar de toda la expectación que genera, sigue "con los dos pies sobre la tierra" y que no le gusta nada "ir presumiendo por ahí". Además, tiene muy claro que prefiere estar cerca de sus seguidores que mantenerse anónimo: "hay que devolverles todo el amor que nos dan aunque hay que tomárselo con calma y tener un carácter fuerte para que todo esto no te pase factura".

Can Yaman: "Me da tristeza no haber podido disfrutar más de Madrid"

El apuesto actor no ha tenido mucha oportunidad de pasear tranquilamente por Madrid como sí hizo por Nápoles y Capri y también por Atenas. "He venido solo tres días y no me ha dado tiempo a hacer todo lo que hubiera querido. Me han contado que Madrid es una ciudad muy dinámica y viva y tengo la tristeza de no haber podido disfrutarla". Pero sí ha tenido tiempo de conocer un poquito a las mujeres españolas: "las he visto muy apasionadas y cálidas".

Photo credit: Europa Press Entertainment

Mediaset prepara otra serie de Can Yaman para transmitir por su cadena Divinity, igual que hizo con Pájaro soñador y ahora con Dolunay. Se trata de Inadina Ask, de la que el actor habló también con los medios de comunicación. "Soy Yalin, el jefe de una gran empresa que vivirá una gran historia de amor", explicó y añadió que a todos sus personajes les pone algo de sí mismo. "Siempre existo en ellos, me visto de ellos para sentirlos", dijo.

"Donaré mi pelo cuando me lo corté para ir al servicio militar"

Próximamente se prepara para ir al servicio militar y para ello, Yaman tendrá que cortarse el pelo, pero ya nos ha dejado claro lo que hará con su preciada melena: "Me han ofrecido donarlo para personas con cáncer y es lo que voy a hacer". Tras ese paso por las filas del ejército de su país, tiene ya cerrado su próximo proyecto, del que hemos hablado hace unas semanas desde estas páginas y sobre el que el turco nos contó algo más: "no será una comedia romántica, sino algo más serio, con amor, sin duda, pero también con drama, crimen, acción e intriga".

El protagonista de Dolunay estudió Derecho cuando era joven y, aunque ahora mismo no puede ejercer porque en su país "no está permitido tener dos trabajos" y él en estos momentos se decanta por la actuación, no se ha desvinculado del todo. "Tengo un bufete de abogados en mi país junto con un par de amigos y ese negocio sigue en activo. Si en algún momento decido abandonar la carrera de actor y regresar a mis funciones como abogado, puedo hacerlo y ya tendría todo preparado en ese bufete", aclaró durante la rueda de prensa.

Fiel a su talante amable, paciente y conversador, Can Yaman se mostró cercano atendiendo a los medios e incluso se aventuró a lanzar alguna clave para conquistarlo: "No tengo un prototipo de mujer concreto pero sí me gustaría que fuese graciosa, que tuviese sentido del humor y fuese sincera". Por último, lanzó un deseo: "Me encantaría rodar algo en España".