La denuncia de un profesor: campos de concentración convertidos en lugar de peregrinaje de la ultraderecha

A solo unos días de que se conmemore el 75 aniversario de la liberación de Auschwitz en The Telegraph han recogido la preocupación que existe ante el aumento de las visitas a campos de concentración y de trabajo nazis por parte de seguidores de la ultraderecha y negacionistas del Holocausto. Gente que ,en lugar de mostrar su respeto a las víctimas y recordar el horror que allí se vivió, ensalzan la existencia de esos lugares

Illustration picture shows a visit to the nazi concentration camp Buchenwald, near Weimar, Tuesday 09 July 2019. The king and queen are on a two-day visit to Germany and the states Thuringia (Thuringen - Thuringe) and Saxony-Anhalt (Sachsen-Anhalt - Saksen-Anhalt - Saxe-Anhalt). BELGA PHOTO ERIC LALMAND (Photo credit should read ERIC LALMAND/AFP via Getty Images)

Mientras la gran mayoría de los visitantes de los campos de concentración acuden a ellos en señal de respeto y recuerdo, el profesor Volkhard Knigge, director de la fundación conmemorativa de los campos de concentración de Buchenwald y Mittelbau-Dora, ha señalado al periódico Neue Westfälische el aumento registrado de visitas por parte de la extrema derecha.

“Cada vez hay más entradas en nuestros libros de visitas que describen el nacionalsocialismo y los campos de concentración como útiles y buenos para Alemania. Incluso vemos lemas o declaraciones antisemitas como ‘si los campamentos todavía estuvieran en funcionamiento, no tendríamos ningún problema con los extranjeros’”, ha lamentado Volkhard Knigge en unas declaraciones recogidas también por The Telegraph.

El director de la mencionada fundación, que cuenta también que han registrado casos de visitas guiadas que son interrumpidas por seguidores de ultraderecha, atribuye este fenómeno al auge de la extrema derecha en Alemania y señala directamente al partido Alternativa para Alemania (AfD) como culpable de una situación preocupante.

A los líderes de esta formación nacionalista, cuya asistencia fue vetada a los actos conmemorativos del pasado año, Volkhard Knigge les acusa de “alentar el discurso y el pensamiento de extrema derecha”.

Buchenwald, situado cerca de Weimar, está considerado el campo de concentración alemán más grande y en él murieron más de 56.000 personas, principalmente por las condiciones en las que eran obligados a vivir, pero también miles de ellos fueron ejecutados o fallecieron como consecuencia de los experimentos a los que fueron sometidos.

Por su parte, Mittelbau-Dora está catalogado como un campo de trabajos forzados en el que murieron asesinadas unas 20.000 personas, obligadas a trabajar hasta que no podían resistir más.

Más noticias que te pueden interesar: