Este país necesita más que nunca ver por televisión las campanadas desde la Puerta del Sol, aunque sea sin público

Paula Olvera
·7 min de lectura

“En la Puerta del Sol, como el año que fue. Otra vez el champagne y las uvas y el alquitrán de alfombra están…”. Mecano y el tema Un año más ya está haciendo run run en mi cabeza y no es para menos porque estamos a punto de decir adiós a este lunático 2020 que ha cambiado nuestras vidas.

Este año se puede marchar por donde ha venido que no nos dejará una sensación de vacío, pero al menos sí espero que en los últimos segundos del 31 de diciembre sintamos cierta paz interior porque entre tanta nueva normalidad despedimos estos doces meses marcados por la crisis del coronavirus con una tradición que ahora más que nunca hay que reivindicar: la retransmisión de las campanadas desde la plaza más emblemática de Madrid. Si bien los canales de Mediaset televisarán desde Gran Canaria cómo Sandra Barneda y Christian Gálvez se comen las doce uvas en directo, Televisión Española (TVE) y Atresmedia han apostado por seguir con la costumbre de antaño. Aunque, eso sí, el denominado Kilómetro Cero en esta ocasión no estará abarrotado de gente.

(©RTVE /©Mediaset)
(©RTVE /©Mediaset)

Cuánto ha cambiado nuestra forma de vivir desde que el pasado 13 de febrero se comunicara el primer fallecimiento de un paciente con coronavirus en España y apenas un mes después, el 14 de marzo, entrara en vigor el Real Decreto que establecía el estado de alarma y el confinamiento de la población para prevenir la pandemia de la COVID-19. Desde entonces, esta emergencia sanitaria ha amenazado a la humanidad y ha impuesto un nuevo presente también en la televisión ya que, sin ir más lejos, la tradición marca tomar las doce uvas a los pies del reloj de la Puerta del Sol y este 31 de diciembre no será posible.

Las habituales campanadas de Año Nuevo serán diferentes ya que debido a la pandemia del coronavirus la Comunidad de Madrid ha prohibido la celebración en la Puerta del Sol y en el resto de plazas por lo que únicamente se podrá seguir este evento desde nuestras casas. Hay que tener en cuenta que este icónico espacio es el epicentro de la Nochevieja para todo el país, la prueba es que en el último minuto del 31 de diciembre no cabe ni un alfiler porque miles de personas con ganas de festejar se comen in situ las uvas de la suerte al son de las doce campanadas que marca el reloj de la Real Casa de Correos.

Esta costumbre de origen español (aunque extendida a otros países hispanoamericanos como México, Venezuela, Bolivia, Ecuador, El Salvador, Perú, Colombia, Puerto Rico, Nicaragua y Costa Rica) se remonta a 1909 ya que hay una teoría que cuenta que los viticultores levantinos tuvieron tal excedente de uva que decidieron repartir la fruta gratuitamente entre los ciudadanos aludiendo que traía fortuna en Nochevieja.

Más de un siglo después comer las doce uvas (una por cada campanada) al son del reloj de la Puerta del Sol simboliza la suerte para los doce meses del año venidero. Y es que esta tradición se ha convertido en toda una liturgia televisada en cada una de las cadenas españolas. Así, cuando faltan segundos para la medianoche la bola situada en la parte superior de la torre baja acompañada de sonido de carillón y seguidamente suenan los cuatro cuartos que anticipan las doce campanadas. Una práctica que se viene retransmitiendo en la pequeña pantalla desde el año 1962 (anteriormente se seguía únicamente por radio). Y siempre con la Puerta del Sol de Madrid de fondo, salvo en 1973 que fueron televisadas desde Barcelona.

Obviamente que la Puerta del Sol permanezca vacía en los últimos compases de 2020 es una medida preventiva que podría afectar al ánimo de los presentadores de las diferentes cadenas e incluso de los fieles espectadores. No obstante, está muy bien que las campanadas se retransmitan desde la emblemática plaza para seguir con la tradición siendo ese valor añadido que necesitamos para volver a la normalidad.

En este contexto, hay que resaltar que los canales de Mediaset (Telecinco, Cuatro, FDF, Divinity, Energy, Be Mad…) despedirán este fatídico año desde Gran Canaria, concretamente en la Playa de Las Canteras con Sandra Barneda y Christian Gálvez como maestros de ceremonias. Dos rostros habituales de la cadena de Fuencarral muy queridos por el público que seguramente se alegrará especialmente de la reaparición del presentador mostoleño después de un tiempo alejado de la pequeña pantalla.

En este paradisíaco espacio de la geografía insular cabe la posibilidad de que haya algo de público y que reine el ambiente festivo, sobre todo si tenemos en cuenta que habrá una celebración por partida doble puesto que la retransmisión se ofrecerá también en horario insular. Lo cierto es que no se trata de la primera vez que se cambia de escenario en Mediaset ya que hace doce meses Jesús Vázquez y Paz Padilla se comieron las uvas desde el pueblo extremeño de Guadalupe y en 2018 Lara Álvarez y Jesús Calleja se trasladaron hasta Sant Llorenç en Mallorca como muestra de apoyo tras las inundaciones sufridas durante ese año.

La verdad es que Mediaset ha perdido un trozo del pastel desde que otros lugares han tomado el relevo de la Puerta de Sol. Su audiencia en la noche más especial del año ha bajado considerablemente tras esta arriesgada decisión ya que solamente firmaron un 5.3% de share en 2018, es decir, 920.000 espectadores se tomaron las uvas con Lara Álvarez y Jesús Calleja. En 2019 Paz Padilla y Jesús Vázquez subieron a un 10% de cuota de pantalla y 1.474.000 espectadores en Telecinco aunque este dato se presenta muy por debajo de la competencia que arrasó desde la emblemática plaza de la capital y estoy segura que volverá a triunfar este 2020 por apoyar esta costumbre (a pesar de todo) en un año en que los recuerdos tradicionales tienen más peso que nunca como guiño a aquello que no hemos podido hacer.

Y es que hay que reivindicar que, aun cuando no va a haber una multitud en la plaza, es necesario hacer la retransmisión igualmente desde la Puerta del Sol ¡aunque sea con sonido de otros años añadido! Todos hemos pasado un año muy duro, muchas parejas cenarán solas e incluso a muchas familias les faltará un ser querido en la mesa y me consta que les vendría muy bien sentir al menos que se mantienen algunas de las tradiciones desde la televisión.

La expectación desde luego está ahí ya que por un lado la cadena pública cuenta con el fichaje bomba de Ana Obregón quien, acompañada de Anne Igartiburu, mandará a tomar por saco el que también ha sido el año más duro de su vida tras la muerte de su único hijo, Aless Lequio, a causa de un cáncer. La reaparición de la actriz en una noche tan representativa y en un escenario tan simbólico promete insuflarnos esa esperanza que precisamos para arrancar con buen pie el 2021. Una hora después la cantante Ana Guerra, concursante de Operación Triunfo 2017, dará las campanadas con los espectadores de RTVE desde Santa Cruz de Tenerife acompañada del veterano Roberto Herrera.

Por otro lado, Antena 3 vuelve a confiar en Cristina Pedroche y Alberto Chicote, un dueto que lleva atrapando a la audiencia desde 2016 especialmente por el juego de descubrir en directo el vestido de la presentadora que nunca deja indiferente. Un atuendo para el que, todo sea dicho, ante este caótico 2020 que hemos pasado la colaboradora de Zapeando tiene más dudas que nunca. Asimismo los presentadores de Liarla Pardo y laSexta Noche, Cristina Pardo e Iñaki López, serán los encargados (por cuarta vez consecutiva) de dar la bienvenida al 2021 en laSexta

En suma, decimos adiós a uno de los peores años que se recuerdan debido a la pandemia del coronavirus con unas campanadas que estoy segura serán muy emotivas y, sobre todo, de corazón. Chinchín.

Más historias que te pueden interesar:

Imágenes: ©RTVE /©Mediaset