Camila Cabello o cómo hacer que las críticas sobre tu cuerpo en bikini te den igual

·3 min de lectura
Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

Camila Cabello es una de las grandes artistas de nuestra generación. A sus 25 años, no solo ha consolidado su carrera después de abandonar el grupo que le dio visibilidad mundial, Fifth Harmony, sino que su constante trabajo ha propiciado un recorrido del que puede estar orgullosa y su talento ha sido reconocido con múltiples premios: entre otros, tiene un Billboard Music Award, un Billboard Women in Music, siete Teen Choice Awards, tres iHeartRadio Music Video Awards, cinco MTV Europe Music Awards, dos MTV Video Music Awards y dos Grammy Latinos. Se dice pronto, eh. La cantante y actriz ha demostrado –sin tener por qué– que se sabe reinventar, que sus 'plot twists' laborales tienen una razón de ser y que, bueno, es una 'curranta' nata y referente en la industria para muchas mujeres, sobre todo racializadas, del mundo.

Sin embargo, pese a que todo este 'background' le precede, Camila, al igual que otras mujeres mediáticas –como Tyra Banks en los 90, Kelly Clarkson en los 2000 o sus coetáneas Lizzo, Adele, Katy Perry...– lidian con un discurso paralelo que toma más relevancia que sus logros, que tiene relación con el aspecto de su cuerpo, y más cuando experimenta cambios y estos se aprecian al ponerse un bikini en verano. No venimos aquí a desgranar cómo el canon de belleza establecido en un sistema que oprime a las mujeres se ensaña más con las artistas (debido a la visibilidad que tienen y, desde hace una década, con la aparición y auge de las redes sociales), sino a destacar la actitud de Camila Cabello.

Su manera de hacer frente a las críticas de una sociedad educada bajo el paraguas que ensalza 'la operación bikini' puede ayudar a muchas otras chicas y mujeres que tienen el mencionado 'canon' interiorizado, y que asocian comentarios como "¡qué delgada estás!" con piropos o dan por válidos discursos que aplauden que "Kylie Jenner ha 'recuperado' en 'tiempo récord' su cuerpo tras parir", como si después de un parto ese fuera uno de los objetivos de la mujer, volver a un "vientre plano". Sí, en todo este imaginario colectivo hay una doble moral: pese a que la diversidad, por fin, se celebra y el feminismo va deconstruyendo esas narrativas, hay veces que el subconsciente te autoboicotea y sigue ciertos patrones que te llevan a que te genere interés que "Camila Cabello ha engordado" o a que tú también te alegres porque una colega a quien no ves desde hace tiempo te diga que estás más delgada. ¿Te ha pasado? ¡A mí sí! Pero lo interesante es tener claro que esa manera de entender nuestros cuerpos parte de una educación y unos estímulos que deberíamos 'desaprender'. En la edad contemporánea, el cuerpo de la mujer sigue siendo injustamente objeto de debate, y quizás va siendo hora de hacer como Camila Cabello: restar importancia a lo que piense la gente, que tu "operación bikini" (qué concepto tan desacertado) consista en ponerte tu bikini y celebrar siempre que precisamente tu cuerpo es el que te permite interactuar con tu entorno y, en definitiva, vivir, que no es poco.

Está claro que estas son simplemente palabras que se emiten un sistema (en constante cambio) en el que participamos, pero el ejemplo de Camila puede ayudar a muchas chicas y mujeres que sufran frustración con sus cuerpos y en relación a no encajar con un canon que lo único que hace es oprimirnos, ¿no crees? Ya es prácticamente verano, ¿te sumas a pasar de todo nivel Camila Cabello?

Espero que te compres los bikinazos que más te flipen (ficha aquí los 15 bikinis y bañadores que serán tendencia el verano 2022) y que los disfrutes en los planes y vacaciones que mereces.

Gracias, Camila, por inspirarnos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente