Los cambios que se impondrán por el coronavirus: ¿temporales o permanentes?

Pruebas de un restaurante en Ámsterdam, Países Bajos, sobre cómo podría ser el servicio cuando reabran al público tras la cuarentena. REUTERS / Eva Plevier

Entre la incertidumbre que genera una coyuntura como la que vivimos en la actualidad, la cual nubla el panorama y no permite visualizar qué pasará en el futuro, incluso en el corto plazo, ya se mencionan algunas de las posibles consecuencias que provocará la emergencia sanitaria por la COVID-19 en sectores como el turismo, la hotelería, la gastronomía y la realización de eventos.

Sin embargo, tal como lo comenta la epidemióloga colombiana Silvana Zapata, especialista en salud pública, modelamiento y análisis espacial, “hasta que no haya vacuna o inmunidad de grupo, todo hay que repensarlo. Se deben garantizar el distanciamiento físico, la higiene de manos, una excelente vigilancia epidemiólogica y la disciplina social. Y esta última es fundamental porque se pueden tomar muchas medidas, pero si no la hay, es muy complejo reactivar cualquier sector”.

Katherin Marín, bacterióloga y epidemióloga del Instituto Colombiano de Medicina Tropical, coincide con Zapata en que la respuesta a si los cambios son temporales o serán permanentes, dependen del hallazgo de una vacuna, incluso de si esta, en caso de que así ocurra, sea efectiva.

En un escenario optimista, en que la vacuna aparezca y sea efectiva, tampoco habría certeza de que la normalidad se recupere del todo.

“No sabemos si todas las personas van a tener acceso a ella o si la vacuna conferirá protección para toda la vida. Probablemente las medidas sean temporales en un mediano plazo”, de uno a dos años, “mientras conozcamos y sepamos más del virus, ya que no podemos estar en estas condiciones toda la vida, como ha pasado con el H1N1, un virus menos transmisor pero por el cual hoy todavía hay personas que se enferman de él, siete años después de su pandemia. Pero aún todo es muy incierto. Hay muchas variables por analizar e incluso los contextos de cada país son distintos.”, sostiene Marín.

“La nueva normalidad”

Es un viaje a la “nueva normalidad”, parafraseando el título del plan que ha preparado The World Travel & Tourism Council (WTTC, el Consejo Mundial del Viaje y el Turismo), y que compartió a Yahoo Finanzas, desde Londres, Jamie Wortley, consultor de comunicaciones de dicha entidad.

En ese documento se han consignado los pasos críticos y las acciones coordinadas, incluyendo los nuevos estándares y protocolos, “que ofrecen un camino seguro y responsable de recuperación para el sector, y que los consumidores comienzan a planear sus viajes de nuevo.

Lo anterior, señala, para actuar en un escenario anterior a que exista una vacuna que esté disponible de forma masiva, lo cual aún navega en terrenos desconocidos.

Entre algunas de las nuevas medidas que implementarán sectores como el de los hoteles se cuentan el desarrollo de aplicaciones digitales para realizar el check in; la instalación de estaciones de lavamanos en diversos puntos, incluyendo los guardaequipajes; el pago por aplicaciones sin contacto, en vez del efectivo; promover el uso de escaleras en vez de los ascensores para evitar que haya menos de dos metros de distanciamiento social; y la separación de los equipos de gimnasio.

La gente almuerza en un restaurante taiwanés con la implementación de una barrera de plástico y medidas de distanciamiento social para prevenir la propagación de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en Bangkok, Tailandia. REUTERS / Jorge Silva IMÁGENES TPX DEL DÍA

Artículos relacionados:

¿No más servicio de buffet en los hoteles?

Una de las novedades más llamativas en el servicio hotelero podría ser la eliminación del servicio de buffet, que es tradicional en la mayoría de establecimientos.

Así lo confirmó a Yahoo Finanzas la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles A.C., compuesta por 100 entidades de este tipo en todo el país.

“Todavía es demasiado pronto para tener una idea clara sobre sus alcances, pero por ejemplo, algunos de nuestros asociados consideran que sí desaparecerá el servicio de buffet, así como la modalidad del Todo Incluido que manejan grandes grupos hotelero”. No obstante, estas determinaciones aún están en evaluación, respondieron desde la Asociación.

Actualmente, la entidad reporta que el índice de ocupación hotelera se encuentra en mínimos históricos de un 3 % en destinos de playa como Cancún o Acapulco.

Otras medidas

“Los operadores de cruceros tomarán más medidas para garantizar que los buques estén libres de COVID-19, incluido el personal que usa guantes en todo momento, que luego se cambian con frecuencia; y la limpieza de habitaciones con más frecuencia”, se lee en el informe del WTTC.

Otras medidas que serán tomadas de manera temporal son:

  • Los viajeros en los aeropuertos se someterán a pruebas antes de volar y al llegar al aeropuerto de destino. Pueden esperar ver medidas de distanciamiento social en el aeropuerto y durante el embarque, así como usar máscaras mientras están a bordo.

  • Las aeronaves también estarán sujetas a regímenes de limpieza intensiva. Estas medidas se combinarán con el rastreo de contactos, a través de la aplicación móvil, que permitirá que los vuelos salgan de los aeropuertos sin COVID-19.

Estas restricciones se han inspirado en la experiencia que ha seguido China en su etapa inicial de recuperación económica en sectores de este tipo.

El impacto en el sector de los eventos

Desde que comenzó la pandemia, y en particular en los países donde el confinamiento ha sido más estricto, no ha habido evento que haya sobrevivido.

Uno de los operadores internacionales de turismo más tradicionales en el mundo es IFEMA, la Institución Ferial de Madrid, España, que organiza más de 700 eventos al año, entre otros, la Feria Internacional de Turismo, Fitur, que alcanzó a efectuarse en enero de este año.

Marta Cacho, directora de Comunicación y Prensa de Ifema, comentó a Yahoo Finanzas que algunas de las medidas que tomarán para garantizar en los próximos eventos la salud, la seguridad y la movilidad de sus visitantes consisten en “el acceso controlado de aforo concurrente en sus ferias y congresos, así como en la monitorización de la temperatura corporal de todas las personas que acudan a sus convocatorias, con sistemas situados en zonas de acceso, para la detección de posibles infectados, además de otros equipamientos para control de distancia de seguridad y otras medidas higiénicas y de seguridad”.

Pero esto no es lo único. Según Cacho, las medidas alcanzan el diseño de las ferias. “Esto vendrá a garantizar la efectividad de la hibridación de aquellos contenidos de las ferias y congresos que permitan sustituir y complementar las relaciones comerciales y los encuentros B2B presenciales con la ayuda de la tecnología, entre otras muchas novedades”.

Artículos relacionados:

En Alemania, los restaurantes volvieron a recibir comenzales este lunes 11 de mayo, tras estar con puertas cerradas desde marzo (foto Andreas Rentz/Getty Images).

¿Y los restaurantes?

Si para los hoteles podría haber novedades en el servicio de buffet, para los restaurantes el futuro que se avecina podría significar la creación de un nuevo modelo de servicio, que ya se ha evidente con la migración de muchos de ellos a las plataformas digitales, que han involucrado en la experiencia al comensal con propuestas para preparar ellos mismos los alimentos en casa.

Pero hay más. El Instituto para la Calidad Turística Española –ICTE–, sugiere en su documento Medidas para la reducción del contagio por el coronavirus SARSCoV-2. Servicio de restauración, directrices y recomendaciones, algunas medidas que los restaurantes en ese país (y posiblemente en el resto) deberán tomar para cumplir con los protocolos de bioseguridad que eviten, mientras no exista una vacuna, la posibilidad de contagio.

Algunas de ellas, con impacto directo en el personal y en los clientes, serán:

  • Dejar los objetos personales (incluidos móviles) en un lugar destinado a ello.

  • Contar con solución desinfectante en sitios accesibles para uso de clientes y, al menos, a la entrada de la zona de servicio (por ejemplo a la entrada del restaurante o en la zona buffet). El personal debe instar a los clientes a desinfectarse las manos antes de entrar.

  • Evitar el uso de cartas de uso común para evitar el riesgo de contagio, por ejemplo, optando por opciones como cartas digitalizadas o códigos QR) u otros sistemas como pizarras, carteles, cartas desechables en cada uso, etc.

  • Se deben eliminar productos de autoservicio (servilleteros, palilleros, vinagreras, aceiteras, etc.) priorizando dosis desechables o su servicio en otros formatos por parte de los camareros bajo petición del cliente.

  • En cuanto al servicio en barra, se deberá respetar la distancia de seguridad entre cliente y personal, utilizándose, si esto no fuera posible, otras medidas de protección (mascarillas, pantallas faciales…). En caso contrario, el camarero debe portar una mascarilla.