El cambio de rumbo definitivo de Carlos Sobera

·4 min de lectura

Parece que ya no hay vuelta atrás en el rumbo profesional que está tomando Carlos Sobera. Hace unos días se anunció que lo que parecía como algo momentáneo en su carrera televisiva, su trabajo como presentador de realities, marcará definitivamente su futuro inmediato en la pequeña pantalla. Y es que próximamente le veremos como maestro de ceremonias de Secret Story, el nuevo programa de Telecinco que también contará con Jordi González y Jorge Javier Vázquez al frente.

©Mediaset
©Mediaset

Unas de las principales bazas de la cadena de Fuencarral para este otoño es Secret Story, un formato original de Banijay Iberia que por primera vez en su historia se desarrollará en versión celebrity en nuestro país. Se trata de un reality de éxito en Europa que cuenta con once ediciones ininterrumpidas en Francia y siete en Portugal. Pues bien, el pasado 14 de agosto Mediaset confirmó a golpe de tuit que Jorge Javier Vázquez, Jordi González y Carlos Sobera serán los encargados de ponerse al mando de este programa en el que los famosos concursantes tendrán que mantener su secreto a salvo.


GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Y si hay algo que llama la atención de este anuncio es el fichaje de Carlos Sobera porque pone de manifiesto cómo se ha convertido en el presentador comodín de Mediaset hasta el punto de cambiar de rumbo profesional. Este vasco, que acaba de cumplir 61 años, es uno de los rostros más emblemáticos de la pequeña pantalla al que los espectadores siempre han asociado a los concursos. En efecto, se hizo archiconocido como conductor revelación de ¿Quiere ser millonario? 50 por 15 (1999-2001) en Telecinco y, posteriormente, siguió dedicado a esta faceta en Antena 3 con programas icónicos como ¿Quién quiere ser millonario? (2005-2008) y Atrapa un millón (2011-2014).

Sin embargo, desde que en 2016 abandonó Atresmedia y recaló en Cuatro como presentador de First Dates, Mediaset le ha concedido cada vez más protagonismo hasta meterle de lleno en el mundo de los realities. Así, Carlos Sobera no solo se ha convertido en una pieza cómplice del engranaje del restaurante del amor sino que desde 2018 ha mostrado una empatía desmedida como conductor de Volverte a ver. Tanto ha gustado su presencia en la pequeña pantalla que la cadena de Fuencarral sentenció su rumbo profesional en 2019 cuando le fichó como la cara visible de Supervivientes: Tierra de nadie. Y hasta hoy en día, incluso fue el encargado de comandar la gran final de Supervivientes 2021.

Dicho de otra manera, en los últimos años Carlos Sobera se ha erigido como uno de los rostros principales del plantel de presentadores de realities, trabajando también en GH VIP y La isla de las tentaciones. Y lo cierto es que su puesta en escena suele ser aplaudida por la audiencia porque ha sabido encajar en los distintos formatos, manteniendo su esencia y su buen hacer.

Sin embargo, que liderara Ahora, Olga el pasado mes de julio, la entrevista a Olga Moreno en respuesta al documental de Rocío Carrasco tras el revuelo mediático generado, hizo arquear las cejas a más de un espectador porque confirmaba su progresivo acercamiento al mundo rosa.

Aunque es cierto que este mismo 2021 Carlos Sobera también se ha puesto al frente del resurgimiento fallido de El precio justo, su reciente fichaje por Secret Story ratifica que este profesional de la comunicación deja en un segundo plano los programas de entretenimiento para centrarse en los contenidos más puramente relacionados con la telerrealidad. En este sentido, todo parece indicar que se avecina un riesgo para el aludido, porque la audiencia es soberana y cabe la posibilidad de que ahora no le haga tanta gracia su deriva profesional hacia los realities que, a fin de cuentas, son uno de los buques insignias de Mediaset.

De cualquier manera, Carlos Sobera no tendría de qué preocuparse ya que en los últimos tiempos ha demostrado ser un profesional polifacético, que sabe adaptarse a los diferentes registros y que, sobre todo, tira mucho de naturalidad en pantalla para ganarse el beneplácito del público. Así que si el presentador no se transforma en Secret Story y sigue con su característica espontaneidad, y manteniendo siempre la compostura y la educación (aunque a veces los colaboradores se lo pongan difícil), no tiene por qué temer nada, ya que hasta ahora es considerado como uno de los mejores presentadores de la televisión en España.

En resumidas cuentas, Carlos Sobera deja poco a poco atrás su perfil en los formatos de entretenimiento y se encamina a la cumbre de su nueva etapa televisiva en la que, inevitablemente, se acerca más al universo del corazón y a los personajes famosos que pueblan Mediaset. Pero, al fin y al cabo, no podemos olvidar que se trata de la decisión del presentador después de que se haya convertido en omnipresente en el grupo audiovisual de Fuencarral.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente