¡Cambio de tercio! Ofrecer a tu bebé productos que contienen cacahuetes podría prevenir la alergia

Esta nueva estrategia podría funcionar para otros alérgenos como el huevo

image

La introducción temprana de productos susceptibles de producir reacciones alérgicas e intolerancias podría tener un efecto protector. (Foto: Getty Images)

Siempre nos han dicho que no es buena idea dar frutos secos a los bebés y los niños menores de tres años, pero no porque se puedan ahogar (que también) sino porque son causantes de las alergias alimentarias más comunes junto con la leche, el pescado (marisco) y el huevo. Y entre los frutos secos, los cacahuetes son los que mayor número de alergias provocan.

Por eso, como medida de prevención, los pediatras aconsejan retrasar la edad de introducción de algunos alimentos. Pues ya no es así. Precisamente, evitando su consumo hasta que son mayores se podría estar propiciando la aparición de la alergia.

Según las conclusiones de un nuevo estudio realizado por investigadores del King’s College de Londres, permitir que los bebés coman cacahuetes podría evitar que desarrollen alergia a este alimento.

image

Este hallazgo sugiere que deberíamos cambiar la forma en la que nos acercamos a la prevención de la alergia alimentaria. (Foto: Getty Images)

Los resultados del estudio también sugieren que tomando huevos a edades tempranas (de cuatro a seis meses) se puede reducir el riesgo de desarrollar alergia al huevo.

“Éste es un nuevo análisis de todos los datos existentes y sugiere que introducir el huevo y el maní en una edad temprana puede prevenir el desarrollo de la alergia a ambos, los dos alimentos alérgenos más comunes en la infancia”, cuenta el Dr. Robert Boyle, autor principal de la investigación y miembro del Departamento de Medicina del Imperial.

“Hasta ahora no hemos aconsejado a los padres que dieran estos alimentos a los bebés pequeños, y hay a padres a los que, incluso, se les aconseja que retrasen la introducción de alimentos alergénicos como el huevo, el cacahuete, el pescado y el trigo a su bebé”, añade.

image

La reacción alérgica se produce porque el sistema inmune actúa negativamente a las proteínas presentes en este producto. (Foto: Getty Images)

La investigación fue realizada con 530 bebés de entre 4 y 11 meses con alto riesgo de desarrollar alergia al cacahuete, bebés que previamente habían desarrollado eczema, una señal temprana de alergias.

Divididos en dos grupos: a la mitad se les dio una merienda a base de cacahuetes (nunca enteros, debido al riesgo de asfixia), mientras que la otra mitad de los bebés evitó completamente los cacahuetes.

Según el ensayo, 14 de cada 100 niños desarrollarán una alergia a los cacahuetes a la edad de cinco años. Pero tras la prueba, se redujo sorprendentemente la cifra en un 86 por ciento, a dos de cada 100 niños.

A la edad de 5 años, la prevalencia de alergia en el grupo que había evitado el consumo fue de un 17,2 por ciento, mientras que en el grupo de niños que los habían probado, sólo un 3,2 por ciento.

Por otro lado, también descubrieron que introducir gluten a edades más tempranas no está relacionado con un mayor riesgo de desarrollo de enfermedad celíaca.

Este nuevo enfoque se apoya en las conclusiones de un trabajo previo, Aprendizaje Temprano de la Alergia del Cacahuete (LEAP en inglés), que asegura que los niños israelíes tienen menores tasas de alergia a los cacahuetes porque comienzan a consumir alimentos que los contienen desde muy temprano.

image

Dejarle que vaya probando nuevos alimentos ayuda a mantener la tolerancia del niño a los alimentos potencialmente alérgicos, pero debe ser un proceso lento y gradual, supervisado por el pediatra. (Foto: Getty Images)

En concreto, dicha investigación demostró que la introducción de productos con cacahuete en la dieta de los lactantes con alto riesgo de desarrollar alergia al maní logra una reducción del 81 por ciento en el riesgo posterior de desarrollo de la alergia.

Es un dato importante que confirma la seguridad y eficacia de la administración de cacahuetes para evitar una posible alergia en niño de riesgo. Sin embargo, aunque los resultados son bastante contundentes y los investigadores creen que el consumo temprano de cacahuetes es una manera efectiva de prevenir la alergia a este alimento, los autores aconsejan la evaluación de estos niños por un alergólogo antes de introducirles los cacahuetes.

Tampoco se debe introducir el huevo y el cacahuete en bebés que ya tienen alergia a los alimentos u otras afecciones alérgicas, como eczema. “Si tu hijo entra en esta categoría, habla con su médico de cabecera antes de introducir estos alimentos”, aconseja Boyle.

Asimismo, el especialista advierte que no se deben dar frutos secos enteros a bebés o niños pequeños debido al alto peligro de asfixia. “Si se decide alimentar a un bebé con cacahuetes, es mejor darle mantequilla de cacahuetes”, sugiere.

El equipo también analizó la leche, el pescado (incluyendo mariscos), el resto de frutos secos (como almendras) y el trigo, pero no encontró pruebas suficientes para demostrar que la introducción de estos alimentos a una edad temprana reduzca el riesgo de alergia, como asegura el estudio publicado en Journal of the American Medical Association.

“Si los padres se preguntan cómo prevenir alergias en sus hijos, nuestro consejo actual es introducir los alimentos alergénicos de los 4 a 6 meses de edad. Una vez se introducen alimentos alergénicos, la exposición regular es importante para el mantenimiento de la tolerancia, los niños deben comer estos alimentos sobre una base regular”, concluyen los Dres. Elissa Abrams y Allan Becker, de la Universidad de Manitoba en Winnipeg, Canadá .

Según la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología (AAAAI) para introducir los nuevos alimentos de forma segura debes seguir estas pautas:

  • Para evitar la asfixia, la introducción apropiada de nuevos alimentos debe ser cada 3 o 5 días.

  • Empieza con granos, frutas amarillas y naranjas, y verduras.

  • Si se tolera bien, la introducción de uno de los alimentos potencialmente alergénicos debe ser en pequeñas cantidades.

  • Siempre se deben dar a probar nuevos alimentos en casa.

  • Se puede aumentar, de forma moderada, la cantidad de alimentos durante varios días.

También te puede interesar:

Esta noche, vais a dormir (aunque tengáis un bebé)

Expertos dixit: El cáncer que más tememos todos (seamos o no padres) es el que más se cura

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente