Así ha cambiado el estilo de la reina Letizia en su 50 cumpleaños

·5 min de lectura
Photo credit: Getty
Photo credit: Getty

Fue en 2003 cuando Letizia Ortiz Rocasolano pasó de dar las noticias a protagonizarlas. El anuncio de su compromiso con el por entonces príncipe Felipe trastocó para siempre la vida de este periodista asturiana que hoy cumple 50 años convertida en reina de España. En este tiempo muchos de los titulares acaparados se han centrado en los atuendos que ha elegido para asistir a actos oficiales, causas solidarias y demás eventos en los que ha ido consolidando su papel dentro de la familia real española. Su estilo ha cambiado mucho en el transcurso pasando de confiar sus apariciones a su modisto de confianza, Felipe Varela (con algunas concesiones a otros diseñadores como Lorenzo Caprile), a atreverse con prendas firmadas por grandes cadenas low cost, las últimas tendencias del momento y, por supuesto, brindar su apoyo a pequeñas marcas españolas.

Photo credit: Lalo Yasky - Getty Images
Photo credit: Lalo Yasky - Getty Images

Dicen que el mismo día del compromiso oficial, en el que Letizia lució el famoso traje blanco de Armani, la entonces futura reina se fijó en el traje gris que llevaba la Infanta Elena. Y, siguiendo los consejos de la Sofía, que le recomendó contar con un diseñador de confianza para los actos importantes, se decantó por Felipe Varela. A pesar de que su nombre era semidesconocido para el gran público, las mujeres adineradas de este país solían visitar su madrileño atelier en busca de diseños sofisticados y atemporales. Desde entonces, la reina solía dejarse ver con vestidos entallados por debajo de la rodilla, trajes perfectamente cortados, encajes y diseños que, casi siempre, huían de los estampados. En esta etapa el rojo se convirtió en un color que la acompañaba casi como símbolo de identidad y la prensa internacional posó sus ojos en ella valiéndole comparaciones con Kate Middleton y coronándola como "la reina de la moda" (The Times).

Photo credit: Julian Parker - Getty Images
Photo credit: Julian Parker - Getty Images

Sin embargo, su imagen se ha transformado –y mucho– desde entonces. Gran parte de la culpa de este giro de guion lo tiene su estilista, Eva Fernández. La reina la fichó en 2015 después de conocerla en el showroom Muy Personal de Matías Rodríguez en abril de aquel año y su trabajo pronto comenzó a apreciarse en sus elecciones estilísticas. Hasta aquel momento era la propia Doña Letizia quien se ocupa de sus looks, pero la profesionalización de su armario de la mano de Eva Fernández que "ocupa un cargo de libre designación" y se coordina con departamentos como el de protocolo, según explicó la Casa Real, trajo nuevos nombres a su armario.

Photo credit: A. Jones/J. Whatling/J. Parker/M. Cuthbert - Getty Images
Photo credit: A. Jones/J. Whatling/J. Parker/M. Cuthbert - Getty Images

No solo diseñadores internacionales como Hugo Boss, Nina Ricci o Carolina Herrera empezaron a convertirse en habituales en sus apariciones, también encontraron un hueco diseñadores jóvenes y firmas nacionales como Juan Vidal, Juanjo Oliva, Teresa Helbig o Delpozo, por citar algunos ejemplos. En esta nueva etapa las marcas low cost también encontraron un hueco que ha ido haciéndose más grande en el armario real: de Mango a Zara pasando por Massimo Dutti o la desaparecida Uterqüe, la reina ha querido demostrar que el estilo no está reñido con los ceros que marca la etiqueta. Si ya antes su estilo era analizado con lupa por la prensa especializada (nacional e internacional), todas esas nuevas marcas y concesiones –pendientes más grandes, brillos y maquillajes o peinados más arriesgados– terminaron por convertirla en un referente estilístico a la altura de Kate Middleton o Rania de Jordania, uno de sus claras inspiraciones.

Photo credit: Eduardo Parra - Getty Images
Photo credit: Eduardo Parra - Getty Images

Uno de los más recientes cambios en el guardarropa de Letizia ha sido la consagración del protagonismo de las marcas españolas de todas las índoles y presupuestos. Desde el verano de 2021, cuando empezó a hacerse más patente su presencia, la reina ha ido incorporando firmas pequeñas, jóvenes, nicho, de precio medio y de producción española como Cherubina, María de la Orden, Lola Li, On Atlas, Macarena Shoes –detrás de muchas de sus alpargatas– o más recientemente, Charo Ruiz o la gallega Boüret.

Photo credit: Carlos Alvarez - Getty Images
Photo credit: Carlos Alvarez - Getty Images

Esta defensa de la industria nacional llegó en un momento especialmente necesario, cuando la pandemia la golpeaba con fuerza, y promete mantenerse en el tiempo. Con esta apuesta, la reina se muestra más cercana (muchas de las piezas que luce no superan los 100 euros) al tiempo que otorga visibilidad internacional, prestigio y ventas a marcas que, en muchas ocasiones, eran desconocidas para el gran público, especialmente más allá de nuestras fronteras. La reina se convierte así en un escaparate global para unas creaciones que suelen agotarse después de sus apariciones.

A veces su estilista solicita los modelos a través de las agencias de comunicación que representan a las marcas; otras estas se quedan sorprendidas cuando se registra un pedido online que acaba parando en su armario y, puntualmente, también diseñan prendas a medida para la reina. Convertirse en embajadora global de la moda Made in Spain también ha supuesto una modernización de su armario. Los estampados y los colores atrevidos son ahora una constante y no duda en lucir tendencias tan arriesgadas como el cut out, la apertura que dejó al aire parte de sus abdominales hace unos meses convirtiéndose en uno de sus estilismos recientes más comentados.

Photo credit: Carlos Alvarez H. - Getty Images
Photo credit: Carlos Alvarez H. - Getty Images

El intercambio de prendas con sus hijas y la defensa de repetir modelos en distintas ocasiones también dibujan un perfil de la reina preocupada por la moda consciente y circular. Dos características inherentes al futuro de la industria que prometen mantenerse y multiplicarse en sus próximas apariciones. Si algo ha dejado claro Letizia en estos años en Zarzuela es ser plenamente consciente de la importancia que la imagen tiene a nivel diplomático. Ahora cumple 50 años convertida en icono de estilo, embajadora de la moda nacional y la prueba de que en un armario real pueden convivir las prendas low cost con las piezas más sobrias y las últimas tendencias.

Photo credit: Carlos Alvarez - Getty Images
Photo credit: Carlos Alvarez - Getty Images