Camavinga reconoce su aprendizaje privilegiado con Modric, Kroos y Casemiro

·2 min de lectura

París, 14 may (EFE).- Eduardo Camavinga ha tenido un año de aprendizaje privilegiado en el Real Madrid junto a centrocampistas como Luka Modric, Tony Kroos o Casemiro, en su primera temporada en el equipo que ha ganado la Liga española y ha llegado a la final de Champions.

En una larga entrevista que publica este sábado el diario L'Equipe, el joven de 19 años que hace nueve meses se convirtió en el refuerzo inesperado del equipo blanco descubre cómo fue su integración en el vestuario y cómo percibe el juego en "el club más grande del mundo".

Lo primero, destaca lo bien que fue recibido por las estrellas a pesar de su juventud (tenía 18 años al llegar): "Sinceramente, todo el mundo me ha hecho sentir cómodo, sin excepción", asegura.

"Es una auténtica suerte aprender al lado de estos jugadores", afirma, sobre todo de sus compañeros en el centro del campo. "Luka tiene instinto, visión. No es Balón de Oro por casualidad (...) Él ataca igual que defiende, y me inipiro de la forma en la que se desplaza".

"Tony da pases de locura. Se ve en los partidos, pero en los entrenamientos es aún peor", bromea. Y sobre Casemiro destaca que le ayudó a mantener la calma en el juego y a no recibir tarjetas amarillas demasiado pronto.

Explica que se acercó de forma natural a los francófonos del grupo (los franceses Benzema y Mendy, y los belgas Courtois y Hazard), pero que también mantiene una relación muy buena con otros jóvenes como Vinicius y Rodrygo.

Hasta el punto de que los dos delanteros brasileños confían su corte de pelo a Sebastiao Camavinga, hermano mayor del centrocampista blanco.

El austríaco David Alaba, que llegó al equipo a la vez que Camavinga, hace el rol de hermano mayor en el vestuario. "Es alguien que te habla y te ayuda mucho. Tenemos una relación. Pero os puedo decir que si hago algo mal me lo va decir con firmeza", explica.

El internacional francés habla también de su idea del juego, y en este aspecto considera que "se puede tener impacto en el partido sin ser 'decisivo' en la manera en que se entiende (...) pero eso no se mide tan bien estadísticamente y los aficionados le prestan menos atención".

Por ejemplo, destaca la importancia de la construcción del juego como clave para marcar. "Entre marcar y hacer marcar, elegiría siempre lo segundo (...) es casi tan importante como marcar un tanto. Pasa igual con los penúltimos pases, pero ¿quién habla de ello?".

En su opinión, "el juego sin balón es revelador" sobre un jugador. y confiesa que cuando llegó al centro de formación del Rennes, su club de origen, "no defendía nunca", pero "un día empecé a defender como un loco (...) y me convertí en otro jugador".

Ahora, en el Real Madrid "todo va más rápido sobre el terreno, en tu desarrollo, en todo", reconoce.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente