Estos calzoncillos de cashmere con oro de 24 kilates de Nice Laundry son los más caros del mundo

Por Nacho Aznar
Photo credit: Cortesia Nice Laundry

From Esquire

Vaya, llegas tarde. Si te quieres comprar un par, querido, vas a tener que esperar. Porque la única opción que tienes ahora mismo es ponerte en lista de espera por si tuvieran a bien sacar una nueva edición limitada. La marca de calcetines y calzoncillos Nice Laundry ha agotado contra todo pronóstico los calzoncillos más caros del mundo y nos atrevemos a decir que también los menos prácticos del universo conocido por el hombre (con y sin 'h' mayúscula): una prenda 100% de cashmere con un bordado de un cerdito volador (uno de los logos icónicos de Nice Laundry) en oro de 24 karat. Efectivamente, has acertado: hay que lavarlos en seco si no quieres que se conviertan en una especie de mojama impresentable que no se pondría ninguno de los rudos hermanos Clegane. Ni siquiera el Gregor-Frankenstein. Por aquello del cashmere, ya sabes, y su efecto Gremlin con el agua. Calzoncillo, uso diario y lavado en seco como que no se llevan especialmente bien.

La marca –que no trabaja precisamente la franja por encima de los 1.000 dólares habitualmente– sabía que eran caros. Y es más: sabía que eran poco prácticos. Pero les hacía tanta ilusión, pero que tanta ilusión lanzarlo al mercado: ay, los calzoncillos más suaves del mundo. Pero el titular les quedaba cojo: los más suaves y los más difíciles de limpiar con lo que no vas a poder ponértelos todos los días si lo que quieres es conserven sus (y tus) propiedades intactas. Y ese titular a ver cómo lo vendes. Pero, vamos, que orgullosos están. Lo que no tenemos tan claro es si de haberlos fabricados o de haberlos vendido.

Photo credit: Cortesia Nice Laundry