La calidad humana de Jordi Rebellón reflejada en dos anécdotas

·3 min de lectura

El fallecimiento de Jordi Rebellón a los 64 años el pasado 8 de septiembre nos dejó a todos con el corazón en un puño. El veterano actor era muy querido por el público gracias a su interpretación del doctor Vilches en Hospital Central que siempre recordaremos. Pero el de Barcelona también era muy admirado y apreciado en la industria, entre sus propios compañeros, erigiéndose como uno de esos rostros amables con el que cualquiera deseaba coincidir en un set de rodaje.

Para muestra, un botón. Cuando el pasado miércoles conocí el fatal desenlace del actor catalán, no dudé un instante en tirar de agenda de contactos y llamar a David Andrade quien primeramente trabajó en Hospital Central como especialista de escenas de acción y, posteriormente, como actor encarnando al médico residente Waldo. Dado que nunca tuve la ocasión de entrevistar a Jordi Rebellón quería descubrir, en boca de sus allegados, algo más sobre la persona y no tanto acerca del personaje que, evidentemente, me había atrapado desde el mismísimo episodio uno. Y en apenas dos anécdotas, el de Quito puso de manifiesto la calidad humana que desprendía su camarada.

©Gtres (autor GSR)
©Gtres (autor GSR)

En ciertas ocasiones, un gran proyecto puede quedar empañado detrás de cámaras por el ego de un actor o actriz. Otras veces, el buen rollo que se respira entre bambalinas es tan auténtico que traspasa la pantalla. Hospital Central es de esas series españolas que ha conseguido mantenerse entre nuestros buenos recuerdos precisamente por el estupendo ambiente que imperaba en los rodajes, los cuales parecían más reuniones de familia que de trabajo. Y es justamente durante las grabaciones de esta ficción de Telecinco estrenada el 30 de abril del año 2000, que emitió nada más y nada menos que 300 episodios, donde Jordi Rebellón exhibió algo más que su buen hacer cuando el piloto rojo se encendía.

“Jordi, a pesar de que tenía fama de cascarrabias por el personaje, la verdad es que tenía mucho humor negro y no tenía pelos en la lengua. Si te tenía que decir algo que no le gustaba te lo decía a la cara. Más noble que eso no hay, subrayaba primeramente David Andrade tras ponerme en antecedente de las dificultades profesionales que sobrevinieron a los actores de Hospital Central tras el desenlace de la serie el 27 de diciembre de 2012.

“Jordi tenía arte para decir las cosas bien y sin ofender, sin humillar. Era muy buena persona y un gran compañero”, añadía para seguidamente compartirme una preciosa anécdota que, todo sea dicho, también publicó en su perfil de Instagram como despedida a Jordi Rebellón.

“Él era de los que menos me conocía como especialista de cine pero sí me ubicaba más o menos. El caso es que yo llegué nuevo para el personaje de Waldo y cuando iban a hacer la foto de prensa hubo un error en la producción y a mí para la foto que va toda la prensa a hacernos se les olvidó citarme y no me mandaron el coche a buscar. Me llaman de producción disculpándose, que se les había olvidado avisarme, que ya no daba tiempo que me mandaran un coche a buscar y que Jordi estaba súper enfadado porque decía que si no estábamos todos los compañeros él no se hacía la foto”, explicaba poniendo en evidencia que su compañero procuraba que el trato entre todos resultara igual. En otras palabras, aunque era el protagonista absoluto de la serie y perfectamente podía haber hecho oídos sordos a esta ausencia de un integrante del elenco, aun así decidió paralizar la sesión de gráficos.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Pero hay otra anécdota más que extiende y refrenda la bondad de Jordi Rebellón dentro y fuera del trabajo. Y es que una vez que Hospital Central se despidió de los espectadores, el entrañable actor siguió estando ahí para sus compañeros sin pedir nada a cambio. Sin ir más lejos, David Andrade me resaltó con cariño cómo el intérprete se convirtió en su gran cómplice cuando el pasado año se le ocurrió montar un vídeo en pleno confinamiento de la población para animar a todos los sanitarios en su lucha contra el coronavirus.

“Hará un año hice el vídeo para los sanitarios de agradecimiento y respondió muy bien. A mí se me ocurrió hablando con una amiga que es directora de cine y me dijo que lo habían hecho los americanos, los de la serie de Urgencias. Y me dio miedo que la gente pensara que lo hacíamos para volver a ponernos el vídeo en Internet y aprovecharnos. Pero dije, voy a tirar de agenda, y la respuesta fue 100% positiva. Y la respuesta de los sanitarios a mí se me saltaban las lágrimas”, recordó muy emocionado el especialista de cine poniendo en valor cómo el elenco de la serie, y muy especialmente Jordi Rebellón, se implicó en la concienciación contra el coronavirus. Es más, el encargado de dar vida a Vilches se animó a usar su papel en televisión como doctor para hablar al respecto de la pandemia.

En conclusión, seguramente otros fans de Hospital Central coincidirán conmigo en que si bien la serie resultaba muy coral, Jordi Rebellón despuntaba entre sus compañeros con su vehemente interpretación de Vilches. Pero es que, además, el conocido como el George Clooney español remó a favor de obra como nadie retratándose como uno de los actores más generosos y honestos. 

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente