¡Una caja de sorpresas! Francisco Rivera conquista al público con un talento hasta ahora desconocido

La limitación de movimientos impuesta por el estado de alarma está haciendo que muchos aprovechen para hacer ejercicio en casa, compartan divertidos juegos en familia o den rienda suelta a aficiones a las que antes no podían dedicar demasiado tiempo. Así, Francisco Rivera ha sorprendido a todos revelando un talento que hasta ahora mantenía oculto y del que únicamente tenían constancia sus más allegados: la escritura. Esta misma semana, el diestro decidía dar un paso al frente y compartir públicamente algunos fragmentos de sus narraciones. "Escribo, pero son pocos los que lo leen, muy pocos", reconocía a una seguidora que le preguntaba que si escribe desde hace tiempo o si ha empezado a hacerlo en la cuarentena. Una cuarentena que el diestro pasa en compañia de su mujer, Lourdes Montes, y sus dos hijos.


Francisco Rivera en un acto promocional

Las creaciones literarias del hijo mayor de Paquirri y Carmina Ordóñez están teniendo una gran acogida. No deja de recibir felicitaciones y palabras que le animan a continuar compartiendo lo que escribe. "Me está gustando tu narración, suscita mi curiosidad, estoy deseando el tercer capítulo. Eres una caja de sorpresas", "Desconocía esta faceta tuya como escritor, me gusta porque transmites a través de las palabras", "Me encanta como escribes, hazlo en serio", "No me dejes con la intriga, que ahora no duermo", "Me has dejado con la boca abierta", "Gracias por compartir algo tan íntimo y personal", "Me has sorprendido, eres muy polifacético"... Estos son solo algunos de los mensajes que está recibiendo.

Sus relatos están divididos en capítulos que, según él mismo ha reconocido, va improvisando cada día. "Cuenta una leyenda que una noche oscura en medio del bosque había una fogata. Esta le daba calor a un cazador, un hombre curtido por los años, la guerra del vivir en armonía con la naturaleza, un hombre sin familia y cicatrices que cantaban canciones de heroicidades, un guerrero antiguo. Este cazador se calentaba y dejaba descansar sus huesos en el suelo después de perseguir un alce todo el día sin éxito. Escuchaba los lobos a lo lejos y al calor del fuego se dejó dormir entre recuerdos y anhelos...", escribía Francisco en su primera narración compartida con el público.


Francisco Rivera y sus hijos pequeños al calor de la chimenea de su casa

En esta cuarentena que está pasando con los suyos, el diestro también está aprovechando para repasar el álbum familiar, del que ha compartido una imagen de sus abuelos maternos en blanco y negro única y llena de significado. "Foto para la historia mi abuela Carmen Dominguin bailando con mi abuelo Antonio Ordóñez, y de espectador Ernest Hemingway, ¡ahí queda eso!", decía con orgullo. Cabe recordar que el escritor estadounidense, al igual que el actor Orson Welles, eran grandes aficionados al toreo, lo que les permitió forjar una bonita amistad con Ordóñez, al que visitaban a menudo en su finca de Ronda, El recreo de San Cayetano.


Carmen Dominguin y Antonio Ordóñez bailando ante Hemingway

Francisco y su mujer, Lourdes Montes, aprovechan estos días para disfrutar al máximo posible de sus hijos, Carmen y Curro, con los que posaba recientemente en un excepcional reportaje exclusivo para ¡HOLA! con motivo del día del padre. Tal y como compartía hace unas horas la diseñadora, la niña, que en agosto cumplirá cinco años, preparaba para sus papás un aperitivo de lo más original: embutido, picos, patatas fritas... Y de acompañamiento ¡yogur bebible! A pesar de su corta edad, la pequeña ha mostrado en varias ocasiones que es una gran aficionada a la cocina, pasión que parece haber heredado de su madrina, la chef Pepa Muñoz -propietaria de El Qüenco de Pepa y presentadora de 'La Cocina de ¡HOLA!'-.


Portada de ¡HOLA! con reportaje exclusivo de Francisco Rivera por el día del padre