'Café con aroma de mujer', resumen de los últimos capítulos (54 al 58) en Divinity: ¡Descubierto!

café con aroma de mujer
'Café con aroma de mujer': capítulos 54 al 58Productora

En los capítulos anteriores de Café con aroma de mujer, Sebastián terminó por casarse con Lucía a pesar de no amarla, al mismo tiempo que descubrió que Gaviota estaba mucho más cerca de él de lo que pensaba. En los capítulos 54 al 58 de esta semana en Café con aroma de mujer, Gaviota aceptó asistir a la fiesta que Sebastián había organizado para el lanzamiento del nuevo café y, también, para homenajear a don Octavio. El evento tendría lugar dentro de varios días y hasta entonces, la recolectora aceptó acompañar a Leónidas a la hacienda de los Vallejos, donde grabaron un vídeo que serviría para ensalzar la figura del que fuera su patrón.

Después de rodar varias tomas, Gaviota se alejó hacia la zona del comedor, acompañada por Maracucha. La cantante le puso al día sobre cómo había estado el pequeño Fernando sin ser consciente de que Aurelio las estaba escuchando por casualidad. El capataz, sorprendido por lo que acaba de oír, le preguntó a su amiga si el hijo del que hablaba era de don Sebastián. Ella no tuvo más remedio que admitirlo. «Te pido que no le digas nada. Él ha formado una familia con Lucía y así debe ser», suplicó Gaviota.

Paula sospechó de la cercanía entre Lucrecia y Martín

Por otro lado, Sebastián había descubierto que Iván estaba estando la empresa familiar para evadir impuesto. Dispuesto a desenmascarar a su hermano, reunió a toda la familia y delante de todos enseñó las pruebas que confirmaban los delitos cometidos por Iván.

Este último no tuvo más opciones que asumir lo que hizo y pedir disculpas a su familia. Paula y Julia trataron de restarle importancia a lo sucedido. Sin embargo no hicieron lo mismo, Berni y, sobre todo, Marcela, que le pidió a su hermano que abandonase la dirección de la compañía cuanto antes.

Cerca de allí, Martin siguió tratando de acercarse a Lucrecia. Ahora que había conseguido sacarle bastante dinero, le interesó seducirla y convertirla en su amante. Ella, que se veía sumida en un matrimonio cuyo marido no le hacía caso, se dejó alagar.

Paula ya se había dado cuenta de esto y trató de poner freno a la “amistad” entre su prometido y su cuñada. Mientras, Eduardo, el padre de Lucía, logró meterse en el cuarto de Julia y robar algunas joyas para pagar nuevas deudas contraídas.