'Café con aroma de mujer': Un funeral y un regreso

café con aroma de mujer
'Café con aroma de mujer': Un funeral y un regreso

Cada año Teresa Suárez, a quien todos sus amigos llaman Gaviota, y su madre Carmenza acuden a la próspera Hacienda Casablanca para trabajar como recolectoras en la segunda cosecha de la temporada en Café con aroma de mujer. Ambas mujeres llegan con la esperanza de que esta campaña sea la última, ya que a partir de ahora serán dueñas de su propia tierra.

Sin embargo, su destino dará un giro absoluto tras el inesperado fallecimiento de Octavio Vallejo, el dueño de la hacienda, quien sufre un infarto fulminante tras descubrir que su hijo Iván, había usado la empresa familiar para lavar dinero. El difunto les había prometido a Gaviota y Carmenza entregarles una hectárea de tierra para que cultivaran su propio café en agradecimiento por haber sido salvado por ellas de un intento de secuestro. Pero ahora, con su muerte, este es un trato del que solo tiene conocimiento Iván y que piensa usar en su beneficio.

Lucía rompe su relación con Sebastián

En el entierro del patriarca de los Vallejo, una de las familias más poderosas del gremio caficultor, Gaviota conoce a Sebastián, uno de los hijos del fallecido que ha regresado a Colombia tras haber residido varios años en Estados Unidos junto con su ahora exnovia Lucía, quien ha roto con él por enésima vez.

Desde el primer cruce de miradas, surge entre ellos una irresistible atracción, que avivará la llama de un amor apasionado e imposible entre dos personas que pertenecen a mundos completamente opuestos: él, acostumbrado a moverse entre las élites neoyorquinas y ella, una joven campesina de origen humilde.