'Café con aroma de mujer', avance del capítulo 22 de hoy jueves en Divinity: "Dame otra oportunidad"

café con aroma de mujer
'Café con aroma de mujer': capítulo 22 (Divinity)Productora

En los capítulos anteriores de Café con aroma de mujer, Sebastián llevó a Gaviota a la boda de su hermano, lo que provocó una tremenda batalla entre la recolectora y los Vallejo. En el capítulo 22 de hoy jueves en Café con aroma de mujer, Lucía finge haber tenido un contratiempo en su apartamento para quedarse con Sebastián. Gracias a la convivencia, Lucía comienza a estrechar lazos con su exnovio, quien, creyendo que todas las atrocidades que su familia le ha contado de Gaviota son verdad, se deja querer por la que fuera su pareja. Incluso, se marchan de viaje a casa de unos amigos en común.

Lucía da un paso más y trata de seducir a Sebastián cuando este sale de la ducha. Él, aunque la besa, no sigue adelante con el juego y le pide espacio: «Prefiero que vayamos poco a poco, porque no quiero hacerte daño. A día de hoy estoy muy confundido». Ella, que sabe que debe medir muy bien sus pasos, accede sin reservas.

Carmena descubre la verdad sobre su despido de la hacienda

Lejos de allí, Gaviota sigue adelante con su cruzada para llegar a Nueva York. Sin embargo, se da cuenta de que su travesía será mucho más dura de lo que imaginaba y, también, bastante más cara. No obstante, debe encontrarse con su amado para aclarar todo lo sucedido y decirle que está esperando un hijo de él.

Mientras tanto, en Colombia, Carmenza descubre el verdadero motivo por el que la familia Vallejo las echó de la hacienda. Resulta que las culpan de haber organizado el intento de secuestro de don Octavio y su falso rescate, para que este, en agradecimiento, les entregara parte de sus tierras. Desesperada, trata de comunicarse con su hija para ponerla al tanto.

Además, Carlos Mario se une con Pablo Emilio para tenderle una trampa a Iván. Ambos quieren usar los negocios turbios en los que han metido al mayor de los Vallejo para deshacerse de él y darle así un buen escarmiento.