'Café con aroma de mujer', avance del capítulo 62 de hoy jueves en Divinity: "Yo soy la amante de tu marido"

café con aroma de mujer
'Café con aroma de mujer': capítulo 62 en DivinityProductora

En los capítulos anteriores de Café con aroma de mujer, Iván tuvo que admitir ante su familia parte de los delitos que había estado cometiendo usando su puesto de director de la compañía familiar, mientras que Aurelio descubrió uno de los grandes secretos de Gaviota. En el capítulo 62 de hoy jueves en Café con aroma de mujer, después de dar rienda suelta a su pasión con Martín, Lucrecia se siente muy confundida. La joven, que casi no tiene amigas a la que acudir, termina citándose con Marcia y desahogándose con ella. «No sé si quiero seguir adelante con mi matrimonio. Estoy hecha un lío», confiesa la mujer.

La esposa de Carlos Mario, que se siente más culpable que nunca, termina confesándole a Lucrecia que ella es la amante de Iván: «Ese hombre lleva engañándote conmigo mucho tiempo, por lo que no debes guardarle ningún respeto». Lucrecia, que todavía no puede creer que la amante de su marido haya estado tan cerca de ella desde siempre, termina por tomar una drástica decisión con respecto a su matrimonio con el mayor de los hermanos Vallejo.

Duro enfrentamiento en Café Élite

Mientras tanto, Lucía comienza a trabajar como economista en Café Élite, siguiendo así la sugerencia de su padre de emplearse en la empresa de su marido para poder pasar más tiempo con él. Con lo que no contaba Lucía es con tener que ver todos los días a Gaviota, cuya oficina está en el mismo edificio. Ambas tienen un fuerte enfrentamiento en el ascensor, que termina con Lucía perdiendo los nervios y asegurando que alejará a la recolectora de su esposo, aunque le vaya la salud en ello: «No permitiré que esa estúpida me quite a mi familia».

Mientras tanto, Bernardo toma la decisión de dejar el país y marcharse a Nueva York, para vivir su vida fuera del yugo de su madre. Con cierto pesar, le da la noticia a sus seres queridos, quienes se toman la noticia de formas muy dispares. Por supuesto, tanto Marcela como Sebastián, apoyan al joven a perseguir sus sueños.