Cómo hacer caca en el trabajo según los expertos

businessmen washing hands in washroom, smiling
Cómo hacer caca en el trabajo según los expertosA. Chederros - Getty Images

Si alguna vez has trabajado en una oficina sabrás que la vida dentro de una de ellas tiene una serie de reglas no escritas. Nadie las conoce todas, pero pueden encontrarse dispersas en libros, artículos de revista y, por supuesto, en el propio día a día de las compañías.

Sin embargo, hay espacios en los que las reglas todavía son más difusas pero, a la vez, mucho más importantes debido a las consecuencias que su incumplimiento pueden llegar a tener.

Por si no ha quedado claro estamos hablando del cuarto del baño.

Según los expertos Mats y Enzo, que le han dedicado un libro entero al tema, ‘Cómo hacer caca en el trabajo’, el servicio iguala a directivos y empleados. Las jerarquías se vienen abajo cuando se traspasa la puerta del baño. Una mala actuación dentro de esas cuatro paredes pueden anular ascensos, aniquilar carreras y destruir confianzas labradas a lo largo de los años. Así que para no “cagarla” en el WC, los expertos decidieron establecer un listado de seis reglas de oro que se deben cumplir en todo momento para que nuestro paso por el excusado no nos cause ningún problema.

Las 6 reglas de oro de los servicios en el puesto de trabajo

1. No mirar nunca a los ojos a otra persona que se encuentre en los aseos. Evita en todo momento el contacto visual ya que no puede conducir más que a una enorme incomodidad. La idea es que nuestro paso por los baños de nuestro trabajo, aunque inevitable en muchos casos, se olvide lo más rápido posible.

2. No entablar conversación nunca con otra persona que se encuentre en los aseos. En la misma línea que lo anterior, estaremos creando recuerdos de nuestro paso por el baño además de que, si la otra persona acaba de hacer caca la situación la hará sentirse probablemente muy incómoda.

3. Mantener siempre la máxima distancia entre tú y las otras personas presentes en los aseos. Y desde luego no se te puede ocurrir tocar o dar la mano a nadie hasta que no hayáis traspasado las puertas del servicio.

4. No dejar traslucir nunca lo que se siente interiormente. En el caso de que estés en el baño y sea absolutamente evidente que alguien acaba de hacer caca, actuarás como si no te hubieras enterado de nada, especialmente si es un superior.

5. Permanecer siempre impasible, pase lo que pase en los servicios. Por más que haya olores, ruidos o cualquier otro factor desagradable de los que suelen estar relacionados con el uso del baño, nada te afectará. Recuerda: nada de risas ni comentarios.

6. No excusarte nunca para evitar que se dirija la atención hacia ti. Si has sido tú el emisor de esas señales evidentes de que acabas de hacer caca, tu actitud ha de ser similar, ignorar todo y actuar como si simplemente “pasaras por ahí”.

Está claro que el cuarto de baño supone todo un reto en lo relativo a las relaciones interpersonales en el entorno de trabajo: puedes tener problemas para ir, problemas para estar ahí dentro y problemas para salir. En el libro los autores los tratan todos, proporcionando trucos para salir del paso e incluso trucos si todos los demás trucos fallan.