El cabreo monumental de esta mujer por lo que le dijo su cita de 'First Dates'

Marya González

La cita en First Dates (Cuatro) entre Juan, de 32 años, y Ana, de 35, fue tensa casi desde el principio. Los dos estaban muy cortados, parecía que no sabían ni qué decir y se esquivaban constantemente la mirada.

Los silencios incómodos fueron los protagonistas de la cena desde el primer momento y tras uno de ellos del que intentaron salir con titubeos, Juan decidió confesar.

"¿Te digo la verdad? Eres una persona muy agradable, pero físicamente no es lo que yo busco", dijo a trompicones.

Ana pareció encajar la crítica, pero se le empezó a torcer el gesto y sus movimientos contra el plato que desgustaba no presagiaban nada bueno.

Al final, ella también convino en que le había pasado exactamente lo mismo pero le recriminó haberlo dicho de esa forma. Ante las cámaras afirmó que le había dolido porque "no me lo esperaba" y señaló que el comportamiento de Juan le había parecido el de un niño.

"Yo también tengo otro prototipo de hombres, a mí me gusta un hombre como Dios manda", espetó Ana. Juan rió ante el ataque y ella explicó: "No te estoy diciendo que tú no seas un hombre pero me gusta más... Un hombre en toda regla".

Mientras Juan intentaba quitarle hierro al asunto y rebajar la tensión, ella continuó: "Aparte que eres muy joven. Veo que te gusta mucho salir y la juerga... A mí me gustan más mayores y físicamente tampoco me gustas. Y me quedo aquí por ser educada".

Ante las cámaras él se intentaba explicar: "No sé lo que le ha sentado tan mal. Estábamos hablando y yo me he sentido muy incómodo y necesitaba decirle que de aquí no iba a salir nada en plan de pareja pero que me caía bien y que era una chica con la que se podía tomar una cerveza...".

También intentó explicarle a ella porqué le había dicho que no le gustaba: "He sido sincero porque te quería decir la verdad y no quería que estuvieses incómoda conmigo. Porque no me gusta engañar a nadie. Pero puedo tener una conversación contigo, puedo cenar...

Sigue leyendo en El HuffPost