Una cómoda del despacho secreto de Carlos III reaparece con su luz original

Madrid, 24 nov (EFE).- Una cómoda que estuvo desaparecida casi dos siglos y fue comparada en 2019 por Patrimonio Nacional en una subasta ha vuelto a ver la luz tras un largo proceso de restauración en el Palacio Real de Madrid. La excepcional pieza formará parte de la colección de la Galería de Colecciones Reales que se abrirá en 2023.

El mueble está decorado con peonías, carpas, flores de loto y urracas, y está manufacturada con las mejores maderas de la época -caoba, ébano, limoncillo o palo santo- e incrustaciones de latón y bronce.

"Es una pieza única en todos los sentidos", ha resumido Mario Mateos, conservador de la colección de Mobiliario de Patrimonio Nacional que ha presentado este jueves el mueble en el Gabinete de Estucos del Palacio Real, donde se podrá visitar como parte de su recorrido.

Esta joya maestra de ebanistería y de estilo rococó formó parte del despacho secreto de Carlos III. Se le perdió la pista hace dos siglos y en 2019 reapareció en una subasta en Christie's. España la compró por 447.000 euros y desde entonces ha estado en los talleres de Patrimonio Nacional.

La obra está diseñada por Mattia Gasparini, pintor de cámara de Carlos III, que también era adornista y que diseñó los muebles de su despacho secreto. El conjunto de muebles está formado por seis cómodas -cuatro grandes y dos pequeñas-, un escritorio, un sillón, dos taburetes y cuatro estanterías.

Las estanterías han desaparecido pero se han localizado dos en Estados Unidos, una de ellas en el Museo de Brooklyn y otra en un anticuario de Nueva York que la vende por 900.000 euros, un precio que Patrimonio Nacional reconoce que no puede asumir.

En Patrimonio Nacional no han conseguido averiguar cómo salió la cómoda de palacio. Tras la muerte de Carlos III, la reina María Luisa de Parma -mujer de Carlos IV- ordenó poner los muebles en su despacho y a partir de ahí comienzan a dispersarse y esta pieza desaparece.

Las otras tres cómodas idénticas a la presentada se encuentran una en el Palacio del Pardo y las otras dos en el Palacio de la Zarzuela, se pueden ver cada año detrás del rey, en el Salón de Audiencias, donde realiza su mensaje de Navidad.

El mueble llegó "en buen estado", aguantó bien el paso del tiempo porque estaba "muy bien hecha" pero los elementos decorativos habían sufrido bastante y muchos se habrían desprendidos. La pieza requirió un "complejo" trabajo de consolidación, según ha explicado el restaurador y ebanista Miguel Ángel Ortega, que se ha encargado del proceso.

La cómoda eran el mueble para guardar cosas por excelencia de la época, "no solo ropa, también documentos". Esta pieza por ejemplo tiene varios cajones secretos que "están en perfecto estado".

El mueble formará parte de la exposición de la Galería de Colecciones Reales, que se abrirá en primavera de 2023 coincidiendo con la Presidencia del Consejo de la UE de España.

"Es perfecta para la Galería de las Colecciones Reales. Es un ejemplo perfecto de lo que son el arte del mobiliario del reinado de Carlos III y el gusto rococó de la época", según Mateos.

La cómoda se puede contemplar en el Palacio Real hasta que forme parte del Museo de Colecciones Reales y parte del conjunto de muebles se puede ver en el despacho de María Luisa de Parma, que también forma parte del itinerario del Palacio Real de Madrid.

(c) Agencia EFE