Los cánticos machistas del Colegio Mayor Elías Ahúja están fuera de contexto

Photo credit: Tik Tok
Photo credit: Tik Tok

Un conejillo de indias ha sido expulsado de su madriguera después de un vídeo en el colegio mayor masculino Elías Ahúja, donde se le oía gritar al colegio femenino vecino: “Putas, salid de vuestras madrigueras, conejas. Sois unas putas ninfómanas. Os prometo que vais a follar todas en la capea”. Pero no tuvo un solo responsable. El resto de colegiales abrieron todas las persianas del edificio y siguiendo al ¿líder? comenzaron a berrear y a dar golpes en la fachada.

Así ha estallado un revuelo en redes desde donde han hablado desde el presidente del Gobierno, hasta el líder la oposición y donde ha quedado claro que las imágenes eran lamentables.

Después ha parecido un supuesto comunicado de algunas alumnas a las que se dirigían los cánticos diciendo que está sacado de contexto: "Desde siempre hemos sido dos colegios con muy buena relación, compartimos amistades con muchos de ellos y conocemos de primera mano sus valores y principios, ninguno de ellos con intención de realizar un discurso misógino ni mucho menos denigrarnos como mujeres".

A este comunicado se han agarrado muchos en nombre de la tradición, y muchos ex alumnos y ex alumnas.

"¿Cómo no lo ven?", hemos pensado. Yo fui a un colegio mayor mixto y pasé las novatadas. No voy a decir que fue una experiencia terrible o que fueron pruebas realmente duras, pero sí que hay cosas que hoy cambiaría. Por ejemplo, todos los novatos llevábamos una tarjeta de reconocimiento para que los veteranos nos pudieran identificar: nombre, apellidos, lugar, ¿virginidad? Sí, una de las preguntas era “¿Eres virgen? Sí o no”. La mitad de los novatos mintió en la respuesta y muchas de las novatas fuimos calificadas de fáciles y putas.

Charlando en la redacción, resulta que a todas las mujeres que aquí trabajamos nos habían llamado putas alguna vez. Varias veces en realidad. "Lo normal", vamos decía una. Ese es el contexto en el que nos hemos educado. Pero parece que hay un cambio cuando la respuesta a ese vídeo burdo que no tienen nada de divertido, ni de ingenuo, ni de juego, provoca una reacción tan unánime. Incluidos también muchos ex alumnos que expresaban en Twitter su disgusto a esté vídeo.

¿La solución? El alumno que empezó, aparte de ser expulsado, ha pedido perdón públicamente al Santa Mónica y el resto, el colegio tomará medidas y estarán obligados a participar en diversas actividades de “sensibilización” y voluntariado. La pregunta es: ¿dónde estaban los responsables del colegio antes de que el vídeo se hiciese viral? Por su parte, la vicerrectora de Alumnos de la Universidad Complutense, Rosa María de la Fuente, declaró que lo sucedido se podía enmarcar en “las relaciones habituales entre colegios que en este caso han superado cualquier límite”. La realidad es que este no ha sido un hecho aislado. Dicen que este juego, llamado la granja, lleva teniendo lugar desde hace más de 30 años. Por fin, parece fuera de contexto.