¿Buscas alternativas al uso del aceite de cocina? Aquí hay 11 buenos sustitutos

·4 min de lectura
Photo credit: Anjelika Gretskaia - Getty Images
Photo credit: Anjelika Gretskaia - Getty Images

Si últimamente has tenido dificultades para comprar aceite de girasol, no te preocupes. Actualmente hay una escasez mundial de este ingrediente debido al conflicto entre Rusia y Ucrania, principales proveedores de aceite de girasol y colza. Esto ha provocado que los supermercados limiten la cantidad de aceite de girasol que los clientes pueden comprar, al mismo tiempo que aumentan sus precios. En España, desde luego, contamos con el maravilloso y súper saludable aceite de oliva (virgen o virgen extra), pero si no te gusta usarlo para cocinar y lo reservas para solo para tomarlo crudo en ensaladas o tostadas, aquí hay algunas alternativas que puedes usar como sustitutos al aceite de girasol:

Mantequilla y margarina

La mantequilla y la margarina son excelentes para añadir sabor y color a tus comidas, por lo que son un excelente reemplazo del aceite. Pero ten cuidado, su punto de cocción es más bajo. Estos ingredientes se doran y se queman a temperaturas mucho más bajas que los aceites vegetales como el de maíz, oliva o el de girasol.

Ghee

Prueba el Ghee, una mantequilla clarificada típica del sur de Asia. Por su mayor contenido en grasas es una opción mucho mejor para freír a altas temperaturas (tiene un punto de cocción más alto). Su intenso sabor a nuez es ideal para hacer curry y patatas fritas que necesitan un calor intenso.

Manteca vegetal

La margarina vegana o la manteca vegetal son opciones sólidas para freír y hornear si se estás evitando el consumo de productos de origen animal y la manteca vegetal es una grasa apta para vegetarianos y veganos, que además es perfecta para preparar pollo frito, pasteles tiernos y pan.

Grasa de tocino

La panceta y el tocino contienen grasa animal natural que puedes usar como aceite de cocina. Añádelos a una sartén antiadherente caliente y cocina suavemente para que suelte la grasa en la que posteriormente puedes freír el resto de tus ingredientes para elaborar tu receta. También, puedes reservarlo en un frasco y refrigerarlo una vez que se haya enfriado para un uso posterior.

La salsa boloñesa y los guisos se verán enriquecidos del sabor salado que la grasa del tocino aporta a un plato cocinado a fuego lento, y también es excelente para freír huevos, preparar paninis a la plancha y patatas crujientes.

Photo credit: Michae E. Allen/ A Sharp Photo - Getty Images
Photo credit: Michae E. Allen/ A Sharp Photo - Getty Images

Schmaltz

El schmaltz (también conocida como manteca de pollo) se hace con grasa de pollo. Un ingrediente muy común en la cocina judía y de Europa del Este, es súper sabroso y fácil de preparar.

Para hacer schmaltz, debes hervir a fuego lento la piel de pollo con suficiente agua para cubrirla hasta que el agua se evapore y se libere la grasa de la piel. Luego debes colarlo y ya puedes usar el schmaltz para freír cualquier cosa, desde verduras hasta muslos de pollo sazonados y cebollas. Incluso puedes hacer albóndigas y pasteles con él de la misma manera que usarías la mantequilla. Los trozos crujientes que quedan en el colador (llamados gribenes) se pueden salar y comer como aperitivo.

Puré de plátanos y compota de manzana

La salsa de manzana, el puré de plátanos, el puré de ciruelas pasas e incluso la mayonesa pueden ser sustitutos del aceite en platos y recetas horneadas, como bizcochos, pasteles y galletas. La calabaza en conserva, la crema agria y el yogur también funcionan. La textura del bizcocho puede cambiar según la alternativa que uses y puede tener una vida útil más corta de lo normal, pero en la mayoría de los casos la sustitución es imperceptible.

Tahini

Si no tienes aceite para tu ensalada, puedes usar aliños con una base refrescante de yogur o limón. Si quieres una emulsión cremosa, prueba a usar anacardos molidos, tofu o tahini para reemplazar el aceite de tu receta y lograr la textura aterciopelada que buscas.

Grasa del asado

Si preparas un asado el domingo para la comida familiar, aprovecha y cocina las verduras y las patatas en la misma sartén. Y si no, acompaña tu asado con patatas asadas (que no necesitan aceite) y verduras al vapor, por ejemplo.

Confituras y mermeladas

Si no tienes aceite para el pollo, prueba a hacer a la parrilla o al horno las pechugas de pollo o los filetes de pescado con un glaseado de mermelada o confituras, o incluso ketchup, miel especiada o jarabe de arce para imitar el caramelizado crujiente. Las salmueras, los aliños y los adobos también pueden agregar sabor.

Photo credit: Michelle Lee Arnold - Getty Images
Photo credit: Michelle Lee Arnold - Getty Images

Agua

Elaboraciones como las salchichas y las hamburguesas se pueden cocinar con un chorrito de agua hasta que sueltan su propia grasa en la sartén. Y el sabor de las verduras se puede realzar con hierbas, especias, soja o incluso un toque de caldo.

Condimentos en frasco

Muchos alimentos envasados, como los tomates secos, el atún, los pimientos del piquillo o los chiles crujientes, suelen venir en aceite, que puedes aprovechar. No es la opción más rentable pero te puede sacar de un aprieto. Busca en la despensa que seguro tienes alguna conserva en aceite.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente