Los bultos internos (en forma de uva) que hacen que siempre tengas la nariz taponada

·4 min de lectura
Parece un catarro mal curado pero la 'rinosinusitis o poliposis nasal' es una enfermedad crónica causada por unos bultos en forma de masas o uvas en las dos fosas nasales. (Foto: Getty)
Parece un catarro mal curado pero la 'rinosinusitis o poliposis nasal' es una enfermedad crónica causada por unos bultos en forma de masas o uvas en las dos fosas nasales. (Foto: Getty)

Algunas personas se pasan la vida acatarrados, pero cuando parece que se han recuperado, vuelta a empezar con las molestias: obstrucción nasal, rinorrea, alteración del olfato y dolor o presión facial.

Lo que pocos saben es que, en realidad, estos síntomas que se confunden con un catarro común, responden a un motivo concreto: la aparición de unos bultos en forma de uva o lágrima dentro de la nariz.

En el argot médico se conocen como 'pólipos nasales' y son formaciones blandas y carnosas no cancerosas que crecen en el interior de la nariz o los senos paranasales. Los pólipos están formados por "tejido conectivo laxo, edema, células inflamatorias, algunas glándulas y capilares", según recoge un artículo médico de la Sociedad Española de Otorrinolaringología (SEORL).

Estos pólipos aparecen cuando la mucosa natural que está presente en estos lugares se hipertrofia excesivamente, crece y se llena de un líquido claro y espeso. "Desde los senos paranasales, los pólipos se trasladan hacia el interior de la nariz, ocupando el techo y laterales de las fosas nasales. En alguna ocasión, ocurre que el pólipo se ubica en el tabique nasal", explican desde el Instituto de Otorrinolaringología de Madrid (IOM).

"Pueden ser de muy pequeños a muy grandes. En muchos casos, ni siquiera representan un problema que merezca la atención del paciente, mientras que en otros requieren de cirugía para evitar o solucionar la obstrucción de la vía aérea nasal", añaden.

Y es que aunque los pólipos son benignos, pueden crecer hasta llegar a obstruir de manera completa las fosas nasales. Su presencia puede llegar a provocar una sensación muy incómoda de bloqueo constante como de nariz taponada que moquea.

Estos bultos son la manifestación más común de la rinosinusitis crónica, una enfermedad inflamatoria del tracto respiratorio que pasa desapercibida, pero sin embargo, "puede ser limitante y afectar al día a día de muchísimas personas”, tal y como ha explicado Marián García, doctora en farmacia y divulgadora científico-sanitaria más conocida como Boticaria García en un encuentro entre expertos organizado por GSK para dar a conocer los síntomas.

“Vivir con rinosinusitis crónica con poliposis nasal es como tener un gran catarro constante y no poder respirar nada”, comenta el doctor José Miguel Villacampa Aubá, especialista en Otorrinolaringología y patología cérvico-facial en la Fundación Jiménez Díaz.

“A estos pacientes les duele la cabeza, no respiran bien, y tienen una congestión nasal que les limita hasta para hacer deporte o conciliar el sueño, y eso impacta en su vida personal, familiar y laboral”, añade el experto.

La rinosinusitis o poliposis nasal afecta a entre un 4 y un 5 por ciento de la población general, sobre todo a hombres de entre 40 y 50 años, y supone un gran impacto para la calidad de vida de quienes la sufren. Se considera crónica ante la presencia de dos o más síntomas que se prolongan durante más de 12 semanas.

Sin embargo, más allá de los síntomas respiratorios vinculados a esta enfermedad, los bultos o poliposis nasales provocan otras manifestaciones que condicionan enormemente el día a día de los pacientes.

Así, el 90 por ciento de las personas con obstrucción nasal grave presentan algún trastorno del sueño, que puede ocasionar fatiga crónica, y el 76 por ciento experimenta emociones negativas y sentimientos de desesperación.

De igual modo, síntomas como la secreción nasal pueden hacer que los afectados se sientan cohibidos e incómodos en entornos sociales, lo que genera aislamiento social. También puede reducir la capacidad de disfrutar de la comida o cocinar, detectar olores, fuego o humo potencialmente peligroso o incluso dejan de ser conscientes de su higiene personal.

Esto no es todo, tal y como recoge este artículo de Sanofi, una compañía biofarmacéutica centrada en salud de las personas: la rinosinusitis crónica esta asociada a otras enfermedades inflamatorias como el asma (que afecta al 50 por ciento de las personas con poliposis nasal), la rinitis alérgica (50-80 por ciento) o la dermatitis atópica (cerca del 17 por ciento).

Tanto es así, que según cuentan los especialistas la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabello y Cuello (SEORL CCC): el impacto en la calidad de vida de la rinosinusitis crónica se ha llegado a comparar con otras enfermedades debilitantes como la insuficiencia cardíaca, el dolor de espalda crónico o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Por este motivo, el doctor Isam Alobid Alobid, especialista en Otorrinolaringología y coordinador de la Unidad Multidisciplinar de Cirugía de Base de Cráneo en el Hospital Clínic de Barcelona, insiste en la necesidad de hablar con el médico de familia ante la aparición de los síntomas mencionados (congestión nasal mantenida y habitual, acompañada de cefaleas y alteraciones del olfato).

Una vez que el médico de Atención Primaria ha detectado toda esta sintomatología, lo derivará al otorrinolaringólogo, que analizará de forma más exhaustiva todos estos síntomas para localizar su origen.

El especialista puede detectar pólipos nasales, secreción u obstrucción mucosa durante la exploración física, y podrá realizar una endoscopia nasal en la consulta. Esta prueba es una herramienta fundamental para la exploración rinológica. Con ella el especialista comprobará la presencia de pólipos en ambas fosas nasales, ya que debe haber presencia bilateral de los mismos. Si solo está presente en una de las fosas nasales puede tratarse de otro tipo de patologías.

Más historias que te pueden interesar:

VIDEO: La afección por la que la lengua se vuelve negra y peluda

¿Te ves la nariz, la mandíbula o los pies más grandes que antes? Los expertos cuentan por qué

Epistaxis: cuándo preocuparse si te sangra la nariz

Qué es el triángulo de la muerte y por qué los médicos llaman así a esta zona de la cara

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente