Tras ver 'Bullet Train' ahora entiendo que hasta Marvel quiera a Bad Bunny

·4 min de lectura

Brad Pitt no es la única gran estrella de Bullet Train. En su reparto encontramos también rostros carismáticos como los de Joey King, Aaron Taylor-Johnson, Michael Shannon o Logan Lerman. Pero si hay un nombre que llama la atención entre sus secundarios es el del cantante Bad Bunny, que tras trabajar en series como Narcos: México y tener cameos en cintas como Fast & Furious 9, llega ahora por la puerta grande a este thriller de acción interpretando a uno de los asesinos a sueldo de esta adrenalínica historia.

Y no es porque su personaje tenga una relevancia importante en la trama, puesto que su aparición se limita a la secuencia que vimos en los trailers y a un pequeño flashback, sino porque el artista puertorriqueño hace gala de una habilidosa presencia en pantalla que hace entender a la perfección sus próximos movimientos en el séptimo arte, donde se incluye su salto al mundo de Marvel interpretando a uno de sus villanos.

Brad Pitt y Bad Bunny en Bullet Train (Foto: Scott Garfield/Sony Pictures)
Brad Pitt y Bad Bunny en Bullet Train (Foto: Scott Garfield/Sony Pictures)

Bad Bunny interpreta a Lobo, asesino que tras ver cómo su mujer fue asesinada el día de su boda juró venganza contra Mariquita, el seudónimo del personaje al que da vida Brad Pitt. El destino hace que ambos coincidan en este tren bala que viaja desde Tokio a Morioka, dando juego a una brutal batalla entre ambos donde el cantante demuestra que tiene mucha madera más allá de la música. Todo este combate es una exhibición de pura carisma e intensidad donde consigue lucirse al máximo, dejándonos claro que la acción y la interpretación es un reto para el que da la talla más que de sobra.

Aunque sea una escena breve, creo que le ha servido para hacer ver a Sony, productora a cargo de Bullet Train, que merece más que simples cameos. De ahí que el pasado mes de abril, después de que la compañía se replanteara el futuro de su universo relacionado a Spider-Man tras el fracaso de Morbius, decidiera que Bad Bunny era una apuesta fuerte y segura para expandir sus franquicias de Marvel. En concreto, se anunció que interpretaría a un villano conocido como El Muerto, personaje de raíces latinas que pasaría a formar parte de la saga conformada por Venom, el vampiro de Jared Leto o próximos títulos como Madame Web con Dakota Johnson.

En su momento, cuando se dio a conocer la noticia, me pareció otro salto al vacío de Sony en su intento desesperado de emular al universo Marvel de Disney con los personajes de Spider-Man a los que tienen acceso. Pero ni el villano me parecía interesante ni Bad Bunny me parecía una opción adecuada, porque, más allá de no ser fruto de mi devoción en la música, me pareció una estrategia sin mucho sentido de aprovechar su enorme tirón mediático. Y es que, por mucho que arrase en las listas de éxitos, no era actor. Y ya hemos vistos muchos resultados catastróficos de querer aprovechar a estrellas musicales en cine sin valorar sus habilidades interpretativas, como el caso de Britney Spears con Crossroads o Christina Aguilera en Burlesque.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Pero vista Bullet Train estoy seguro de que no vamos a estar ante un caso similar. Aunque su secuencia en la película no de juego a verle desenvolverse dramáticamente, al mostrarse tan hábil con la acción, demostrar ser puro carisma e incluso comerse a Brad Pitt con su presencia, tengo muy claro que es una opción idónea para interpretar a un superhéroe de Marvel cuya principal virtud va a ser la espectacularidad y grandilocuencia. De hecho, incluso pienso que puede ser el as en la manga de Sony para consolidar su universo de villanos, que, más allá del éxito de Venom, no parece tener muchas opciones de destacar.

Al final, una superestrella como Bad Bunny puede ayudarles a tejer a un personaje interesante, lograr atraer nuevo público a estos blockbusteres y dar un aire de fresco a una saga que lo está pidiendo a gritos, porque, como bien demostró Morbius, sus producciones superheróicas poco difieren de desastres que vimos en los 2000 como Daredevil o Elektra.

Aún queda la duda de cómo se desenvolverá siendo el gran protagonista de todo un largometraje, porque hasta ahora solo le hemos visto en pequeñas apariciones y abordar una producción de gran presupuesto siendo la voz cantante puede ser un reto muy diferente. Pero con que demuestre tan solo un mínimo del disfrute que nos ha ofrecido en Bullet Train le bastará para dejar escrito su nombre en Hollywood, hacernos pasar un buen rato y ampliar hacia nuevos horizontes su imparable carrera.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente