Bulgari y Amerigo Vespucci, orgullo italiano

·4 min de lectura
Photo credit: Bvlgari
Photo credit: Bvlgari


Bulgari son italianos, orgullosamente italianos. Y este orgullo han logrado canalizarlo en los últimos años mediante diferentes proyectos. Todos comparten el mismo objetivo de representar la elegancia creativa que tanto les caracteriza. El último de ellos fue presentado la semana pasada en una jornada tan espectacular como emotiva. Porque no todos los días se tiene la ocasión de asociar tu nombre con el Amerigo Vespucci, el buque escuela de la Marina Militare (nombre original de la Armada italiana) y considerado el barco más bonito del mundo en su categoría.

Photo credit: Bulgari
Photo credit: Bulgari

Imaginamos que no ha sido fácil lograr una colaboración de estas características con una institución militar. Así lo dan a entender en las conversaciones que mantenemos durante la presentación. No en vano, el Amerigo Vespucci tiene una apretada agenda, marcada por los calendarios de las promociones de cadetes que hacen aquí su instrucción y los numerosos compromisos oficiales que le llevan a visitar en los principales puertos del mundo. “Hace unos meses nos dieron la oportunidad de organizar esta presentación en Nápoles y pensamos que era la ocasión perfecta”, nos comenta gente de la firma. Oportunidad única porque Nápoles no es solo uno de los puertos más bonitos del Mediterráneo. También es la ciudad donde recaló Sotirio Bulgari en el viaje que le llevó de su Grecia natal a Italia y crear en este país la mítica casa de joyería que lleva su nombre.

Embajador de Italia

El proyecto Amerigo Vespucci repite la fórmula de reloj en edición limitada. Un concepto ya experimentado en las colaboraciones antes emprendidas con Frecce Tricolori (la patrulla acrobática de la Fuerza Aérea Italiana) y la casa Ducati. Aquí acaban las semejanzas para dar paso al componente excepcional del Amerigo Vespucci. “La primera vez que visité el Amerigo Vespucci para crear esta edición especial descubrí la cantidad de simbolismos que podíamos aplicar en el reloj”. Quien habla es Fabrizio Buonamassa, director creativo de Bulgari Watches y responsable del diseño de esta edición especial. “Nuestra primera idea fue incorporar algún elemento original del reloj, como la tela de sus velas o la madera de la cubierta, pero pronto vimos que era inviable por cuestiones técnicas. Así que nos centramos en su código cromático”.

Photo credit: Bulgari
Photo credit: Bulgari

El reloj elegido para hacer esta edición especial es el Bulgari Aluminium, convertido ya en un clásico de la marca desde su lanzamiento en 1998 y que fue recuperado para su catálogo hace apenas dos años. El Bulgari Aluminium es un reloj de carácter deportivo, muy ligero gracias al estar fabricado en aluminio, titanio y caucho. Tiene un diámetro de 40 milímetros y viene equipado con un movimiento automático. “Desde el principio tuvimos claro que el reloj debía ser un GMT. El Amerigo Vespucci es el embajador de Italia en todos los países que visita. Ha recorrido el mundo multitud de veces, así que nada mejor que un reloj de viajero para representarlo”, apunta el propio Buonamassa.

Bulgari Aluminium GMT Amerigo Vespucci Special Edition se diferencia de la versión normal de este modelo de viajero por el acabado amarillo de su escala de 24 horas. Y tiene una explicación de lo más lógica: la combinación del blanco, amarillo y negro que vemos en el reloj es la misma que encontramos en la cubierta del barco. Lógica y que además queda genial en este caso.

Photo credit: Bulgari
Photo credit: Bulgari

Rumbo al siguiente puerto

La edición especial del Bulgari Aluminium GMT Amerigo Vespucci consta de solo mil piezas para todo el mundo. Así queda reflejado en el fondo del reloj, realizado en titanio negro, donde también encontramos el lema “Non Chi Comincia Ma Quel Che Persevera” (“No quien empieza, sino quien persevera”). Es el mismo que aparece grabado en letras doradas en el enorme cartel de madera que vemos al subir por primera vez al barco. El reloj se entrega en un estuche también de madera y con el mismo lema grabado en su tapa.

Photo credit: Bulgari
Photo credit: Bulgari

Todos estos detalles los conocimos de primera mano en la presentación napolitana del reloj. Una jornada intensa, aunque breve, ya que el Amerigo Vespucci salía a la jornada siguiente camino de Cerdeña, escala previa antes de llegar a Portofino. No será fácil cruzarnos de nuevo en el camino de este buque escuela, aunque siempre quedará la opción de hacerse con uno de los mil relojes editados y que ya están disponibles a un precio de 3.950 euros.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente