El buen rollo superficial entre Melyssa y Tom avecina tormenta

·4 min de lectura
El buen rollo superficial entre Melyssa y Tom avecina tormenta

Por Valeria Martínez.- Dicen que perdonar es de sabios y Melyssa Pinto hace tiempo que habría pasado página tras lo vivido en La isla de las tentaciones el año pasado. O eso parece. Después de protagonizar la confrontación más épica y coronarse como reina indiscutible del reality, la extronista ha mantenido el tipo cada vez que se ha cruzado con su ex en los platós de Telecinco. Sin embargo, tantas risitas, miradas y zascas llegó a confundir a más de uno, incluyendo a la novia de Tom Brusse, Sandra Pica, que se marchó de casa tras el primer reencuentro de la expareja en el plató de los debates de la tercera edición.

Sin embargo, el buen rollísmo que ahora se traen Melyssa y Tom cuando tienen previsto compartir días y noches juntos en Honduras como concursantes de Supervivientes 2021 cuesta creérselo. Y mucho.

Para empezar, cuando volvieron a reencontrarse en el debate hace un par de meses, Melyssa aseguró que había aceptado el perdón de Tom, dando a entender que todo lo vivido era agua pasada. Sin embargo, y aunque tenía novio nuevo (que ya ha desaparecido del mapa), la portuguesa no desaprovechó ninguna ocasión para lanzarle algún que otro zasca a su ex. Cada vez que Tom defendía a Manuel, lanzaba una lanza por Jesús o Lola, Melyssa saltaba removiendo el pasado recordándole sus actuaciones en la isla cuando eran pareja. Es decir, lo habrá perdonado pero la espina seguía clavada.

Por otro lado, las risitas de Tom cada vez que la mira o habla Melyssa lo dejan en evidencia. Ya sea por amor, nostalgia, cariño o por tener ganas de remover el cotarro para ser noticia, el chico nunca se queda indiferente a las reacciones de su ex. No obstante, Melyssa siempre mantuvo una distancia de seguridad invisible con él. Cada vez que Tom decía alguna de sus burradas para llamar la atención -como la vez que dijo que siempre la llevaría en su corazón mientras su novia no daba crédito- Melyssa nunca le siguió el juego. Al contrario. Y lo mismo pasó en el debate del lunes cuando quisieron vendernos un buen rollo dudoso.

Cuando Sandra Barneda anunció que Melyssa Pinto es otra de las concursantes que partirán próximamente al reality de supervivencia, la actitud de Tom Brusse era un poema. La miraba sin pestañar, sonreía y observaba dónde estaba la cámara, y al verse enfocado desviaba la vista o cambiaba de gesto. Mi intuición me dice que estaba orgulloso o contento, pero que intentaba esconder emociones -sin conseguirlo- porque Sandra lo estaría viendo desde casa.

Y cuando finalmente comentaron el hecho de que serán compañeros de concurso, Melyssa dijo que “podía ser algo positivo” porque ya se conocen y “puede ser un apoyo”, pero también destacaba que si no lo era, pues que esperaba que al menos no se volvieran locos “el uno al otro”. Cuando Alba Carillo comentó que era importante que estuvieran “compenetrados”, la chica fue rotunda: “en cuanto a amistad y compañerismo sí”. Y entre medias Suso, Nagore y Sandra añadían leña al fuego incitando la posibilidad de una reconciliación en la isla, para que Melyssa volviera a ser rotunda por lo bajini. Cuando la presentadora dijo que mientras cuidaran del fuego quizás terminaba pasando algo, la extronista sentenció “con el sol es suficiente”.

Por su parte, Nagore añadía la idea de que “hicieran la cucharita”, y mientras Tom se sumaba al juego contando la importancia de dormir piel con piel para escapar del frío, Melyssa decía “no va a pasar […] conmigo seguro que no”.

En resumen, y a pesar de las sonrisas, Melyssa dejó en evidencia que ese buen rollo que quiso vender al principio fue puramente superficial al dibujar de nuevo una raya invisible con cada zasca. Y es que si Telecinco los ha fichado en conjunto para esta nueva edición no creo que sea porque esperen una amistad y compañerismo. Más bien todo lo contrario. No ha pasado ni un año de la ruptura monumental que vivieron en la segunda edición del reality de las parejas de Mediaset y todo el circo mediático que vino a continuación, en donde Tom llegó a reconciliarse con ella para luego volver con Sandra. Hay mucha tela que cortar y tantos días solos lejos del mundo puede hacer estallar todas las emociones, frustraciones y sentimientos contenidos.

Desde el inicio de los nuevos debates la actitud de Melyssa manteniendo el tipo ante Tom o riéndole las gracias parece más un acto de cordialidad, de querer tener la fiesta en paz para que su ex no vuelva a usarla para trepar como personaje mediático, que buen rollo entre una expareja. Y no olvidemos que, cuando se trata de los fichajes de realities, la cadena nunca da puntada sin hilo. 

Más historias que te pueden interesar:

Fuente imágenes: Melyssa Pinto (Instagram/supervivientestv); Tom Brusse (Twitter.com/islatentaciones); Mediaset

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente