'Bronzing Hair': el bronceado capilar en forma de mechas

·2 min de lectura
Photo credit: Paolo Lanzi
Photo credit: Paolo Lanzi

A todas se nos aclara y vira el tono del pelo en vacaciones. De hecho, los expertos recomiendan teñírselo algo más oscuro antes de disfrutar éstas. Tras el verano, las melenas castañas suelen disfrutar de una mechas rubias muy favorecedoras que recuerdan a las famosas mechas californianas. En otras ocasiones, el pelo torna a tonos anaranjados y pajizos, muy poco favorecedores y que evidencian el desgaste capilar por culpa del sol, el salitre y el cloro. Y requieren el paso por peluquería para recuperar el brillo, la luminosidad y la fuerza.

Sea cual sea tu caso, uno de los principales retos a la vuelta de vacaciones es lucir un cabello sano y fuerte y, por qué no, prolongar ese efecto sunkissed en el cabello. “Yo recomiendo optar por la multitonalidad. No hay que tener miedo a probar diferentes tonalidades en un cabello. Esto crea relieves espectaculares y el cabello natural se llena de multimatices muy bonitos”, aconseja Mia Casal, Hair Expert de Montibello.

¿Qué tonos debemos elegir para alargar el bronceado en el cabello?

Los expertos se inspiran en los tonos que el sol le aporta a la piel en el verano. “Hablamos de esos magníficos tonos efecto sunkissed dorados, tostados y bronces que hacen que la piel esté iluminada y estemos tan favorecidas. En el cabello lo podemos traducir en tonos rubios miel, rubios bronces y castaños tostados. En definitiva, se trata de tonos que aportan riqueza de color a nuestro cabello, con un brillo sublime y un efecto reflectante”, asegura Mia Casal.

Photo credit: Gotham - Getty Images
Photo credit: Gotham - Getty Images

Se puede cambiar de un rubio frío a uno miel o a un castaño tostado. Es algo que ya han hecho Hailey Bieber o Blanca Suárez, por ejemplo.

  1. Rubio Miel: se consigue cuando el rubio polar da paso a uno cálido con sutiles reflejos fríos que aportan un efecto de bronceado sublime. “Es el resultado de una combinación de reflejos cálidos con un punto tornasolado en perfecto equilibrio. Da lugar a rubios con movimiento y con un mayor contraste de claroscuros. Es una propuesta idónea para todos los tipos de cabello y piel”, según Casal.

  2. Rubio Bronce: se consigue “realizando reflejos que recrean el efecto bronceado y añaden una dimensión inigualable al cabello. El rubio adquiere propiedades cromáticas que recrean la luz del sol en el cabello”, describe Casal.

  3. Rubio Bronde: es la fusión perfecta entre el rubio y el castaño. “Se consigue a través de una mezcla de destellos perlados y caramelo, que consigue un brillo glaseado. Así se obtiene un color que siempre favorece y que ofrece un look equilibrado y natural”, asegura esta estilista.

  4. Castaño claro tostado: este castaño claroscuro natural es perfecto para suavizar y embellecer a cualquier edad. “Ofrece matices de color más intensos y cálidos que ‘broncean’ el cabello. Se consigue con castaños que naturalizan los cabellos oxidados, y les aportan frescura y naturalidad.”

¿Con qué técnica se consiguen?

El bronzing hair se consigue con éclat: una coloración semipermanente, de Montibello, que tiene un pH ácido, además de proteínas y vitamina C, lo que transforma la coloración en un tratamiento:

  • En cabellos oscuros: en este caso, se crea el efecto bronceado realizando primero unas aclaraciones sutiles tipo ‘babylights’ en las capas superiores, y después dando un toque de balayage en las puntas. “Así recreamos la aclaración solar del verano en el cabello”, asegura Mia Casal.

  • En cabellos claros: “se consigue, o bien aportando suaves ‘lowlights’ para crear claroscuros y cambios más sutiles, o bien optando por un cambio más global en el que se cambia totalmente el tono de nuestro cabello”, cuenta Mia Casal.

¿A quién favorecen?

Esta tendencia nos favorece a todas, independientemente de nuestro estilo (desde las más atrevidas a las más clásicas) y tono de piel: clara, oscura, cálida, fría… “Diría que ¡a todo el mundo!, ya que, según el caso, se puede optar por tonos muy claros y beiges (un tono frío-cálido) pasando por tonos más profundos, marrones tostados, hasta llegar al bronde que viene de la unión del brown + blonde (el perfecto equilibrio entre el rubio y el marrón)”, asegura la estilista de Montibello. Un par de ventajas añadidas: el efecto se elimina por completo en cuestión de 15 o 25 lavados. Y aporta al cabello proteínas y vitamina C, que subliman el brillo, el color y la vitalidad.