'Bronx': El final explicado del thriller policial francés de Netflix

Por Mireia Mullor
·5 min de lectura
Photo credit: Netflix
Photo credit: Netflix

From Esquire

En su primer día como jefe de la Brigada Criminal, el comisario Leonetti (interpretado por Jean Reno) les dice a su equipo que todo buen policía tiene que tener por bandera las tres H: humildad, honor y honestidad. Pero Bronx nos demostrará que esas cualidades están muy fuera del alcance de sus personajes, entre familias de mafiosos que desatan la violencia en el lugar menos pensado hasta un cuerpo de policía infestado de topos y ratas, una fauna de agentes que casi podrían considerarse mercenarios en una Marsella dominada por el crimen organizado.

Así al menos es como nos la pinta esta película francesa de Netflix, dirigida por el expolicía reconvertido en creador de thrillers adrenalínicos, Olivier Marchal. La historia sigue a una brigada de policías que intentan mantener el orden entre las bandas organizadas de la ciudad, pero Asuntos Internos les tiene en el punto de mira porque saben que algunos de ellos llevan tiempo pasando información confidencial a los delincuentes y permitiendo así el narcotráfico en la zona. La corrupción del departamento está a examen, y es bastante probable que suspendan. Algo que, claro, no pasará sin un buen derramamiento de sangre. Esto es el Bronx.

Con una trama que recuerda a la reciente Antidisturbios, la serie de Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña que no deberías perderte, Bronx construye un relato de acción donde no faltan giros de guion y violencia, así como una reflexión crítica sobre lo que une a los dos lados de la ley. “¿Sabes cuál es la única cosa que nos diferencia a ti a mí?”, le pregunta la matriarca de una de las familias criminales más importantes de la ciudad al agente Richard Vronski (interpretado por Lannick Gautry). “Una placa de policía”, le dice, directa a la yugular. Una imagen directa para evidenciar la podredumbre del sistema.

Solo queda una pregunta: ¿qué hay detrás de ese sorprendente y sangriento final? Analizamos todo lo que ha sucedido en busca de respuestas.

[A continuación revelamos spoilers del final de Bronx]

Photo credit: Netflix
Photo credit: Netflix

El final, explicado

Todo el tinglado que tenían montado entre las dos familias mafiosas más importantes de Marsella (los Bastiani y los Maranzano) y sus contactos en la policía empieza a desmoronarse. Asuntos Internos está descubriendo más de lo que les gustaría, y la violencia está escalando rápidamente entre las dos bandas, repitiendo el ojo por ojo hasta la saciedad. No parece haber fin para la venganza por cada muerte en cada bando, y su lucha por el control del narcotráfico en la zona.

El evento que marca el punto de inflexión es la intervención ilegal y secreta de varios miembros de la policía, liderados por Vronski, en un intercambio de droga entre unos narcos españoles y los Bastiani, con el objetivo de poner contra los cuerdas a la mafia. En mitad de la noche, roban las bolsas de dinero y se largan en medio de un tiroteo, provocando la muerte de un policía infiltrado con los españoles. Este hecho que no habían previsto lo cambiará todo: el departamento de Narcóticos se traslada al lugar para descubrir qué es lo que ha sucedido, y no están dispuestos a dejar pasar este asesinato de uno de los suyos.

Este altercado provocará también el asesinato de Costa, que era uno de sus topos y quien le reveló a Vronski que Leonetti también estaba en el ajo. Pero es su libreta, en la que anotó todas las operaciones que hizo para los Maranzano, la que empezará a cambiar las cosas. El protagonista se hace con ella y visita a la familia de mafiosos, ofreciéndoles esa prueba de su culpabilidad (que podría llevarles a todos a la cárcel) a cambio de que le expliquen qué pasa con Leonetti, que dejen de chantajearlo y que se vayan a Córcega antes de que la situación empeore. La llegada de los de Narcóticos ha cambiado el juego también para los criminales.

Photo credit: Netflix
Photo credit: Netflix

La familia acepta y le entrega unas fotos incriminatorias de Leonetti, que estaban utilizando para chantajearle: en ella se le ve teniendo un 'affaire' con la esposa de un peligroso criminal que él mismo puso en la cárcel, y, de enterarse, dicho criminal le cortaría en pedazos. Y a su hija. Por eso aceptó colaborar con los Maranzano. Y ahora es libre, pero con una deuda pendiente: salir públicamente para cargar la muerte del policía infiltrado en los Bastiani y disipar cualquier culpa de su brigada. Por su parte, Vronski tiende una emboscada a los Bastiani con la excusa de devolverles el dinero robado y se los carga a tiros con su equipo. Así, finiquita los asuntos con las dos principales bandas de Marsella.

Parece que todo ha terminado. Que ha habido final feliz: los protagonistas exculpados y las bandas criminales prácticamente inactivas. ¿Quién queda que guarde rencor a los protagonistas? Por supuesto, los de Narcóticos. Unos tipos que posiblemente llevaban mucho tiempo preparando su operación encubierta contra los narcos y que, de repente, ven cómo los trapicheos de la Brigada Criminal de Marsella provocan la muerte de su agente infiltrado, tirando por tierra toda su operación. Y además, librándose de la culpa.

Al final de Bronx, llegan las represalias. Todos los protagonistas mueren, uno a uno: ahogan a Leonetti en su piscina, los Maranzano saltan por los aires por una bomba colocada en su coche y los demás víctimas de tiroteos, incluido Vronski en el barco donde ya se iba a vivir su vida tranquila alejado del cuerpo de policía. Al principio podríamos pensar que son los Bastiani, pero en la última escena vemos al jefe de Narcóticos observando en un coche cómo sus matones están a punto de cobrarse la última víctima: la hija de Leonetti. Así termina el filme, con un giro sangriento que muestra la ansia vengativa dentro de las autoridades y que desde luego deja cero posibilidades para una secuela.