Bronceador y contorno: diferencias, guía de uso y trucos de maquillaje

diferencias entre contorno y bronceador
Bronceador o contouring: ¿cómo se usa cada uno?Rosdiana Ciaravolo - Getty Images

Como cada año, los expertos del 'backstage' agregan a la lista de tendencias en maquillaje nuevas propuestas, casi siempre, realmente atractivas y cada vez más especiales. Y, con ellas, surgen nuevas técnicas cuyo objetivo reside en dar con el resultado más profesional posible. Una de las más comentadas de la temporada es, sin duda alguna, la de simular una piel besada por el frío. Sí, sí, por el frío. Para ello, el colorete tanto líquido como en polvo es crucial. Otra muy frecuente en las redes sociales es la de las cejas efecto 'soap' o el 'eyeliner' gráfico.

Sin embargo, y aunque acogemos estas nuevas tendencias encantadas, no nos olvidamos de las viejas glorias del maquillaje. O, dicho de otra forma, de esos pasos indispensables en nuestro día a día que, por muchos años que pasen, nunca pasan de moda. Es el caso del arte de conseguir una piel bronceada perfecta y/o el de afinar el rostro y esculpirlo a nuestro gusto con la técnica y los productos indicados. ¿Qué? ¿Pensabas que ambas técnicas precisaban del mismo cosmético? Pues no. Quédate para averiguar las diferencias entre el bronceador y el contorno.

Bronceador y contorno: diferencias y guía de uso

A priori, y salvo que tengas un ojo de lo más afinado ya en el terreno del maquillaje, puede parecer la misma clase de producto, pero no... Mientras que los polvos bronceadores sirven para eso, para ponerte morena, el contorno está indicado para simular sombras en tu cara, de modo que enfatices y escondas según qué rasgos. Entremos en materia.

Polvos de sol para broncear el rostro

Tal y como te comentábamos, los polvos de sol están pensados para hacer que tu cara parezca más morena, como recién llegada de unas vacaciones en el caribe. En este caso, hay dos diferencias principales con respecto al contorno.

polvos bronceadores
Rosdiana Ciaravolo - Getty Images
  1. Son de subtono cálido. Es decir, que su color marrón contiene pigmentos claramente anaranjados y/o amarillos.

  2. Se aplica donde el sol incide de manera natural. Piensa en la forma en la que te pones morena cuando vienes de la playa. Los puntos altos de tu rostro son los que más pigmento adquieren, por lo que ahí es justo donde debes aplicar el bronceador. Algo así como una varita mágica para conseguir el aclamado maquillaje efecto 'sunkissed'. De hecho, para que sea más realista, incluso puedes usarlo en los párpados.

Este, junto con el colorete y el iluminador, es experto en conseguir una buena cara de un solo brochazo. Por otro lado, lo encuentras en diferentes fórmulas en función de tu tipo de piel, experiencias y preferencia de uso: bronceador en crema, bronceador líquido y los clásicos polvos bronceadores. A continuación, nuestros favoritos de estas tres categorías.

Contorno para esculpir el rostro

En este caso, hablamos de un producto de color marrón pero de subtono frío. Esto es crucial para simular sombras, pues la calidez no hará más que lo contrario. Dicho esto, usaremos el contorno para esculpir nuestras facciones a nuestro gusto. Por ejemplo, para hundir visualmente los pómulos, afinar la barbilla, añadir volumen a los labios, conseguir un efecto 'lifting' en los ojos y hasta disminuir el tamaño de la frente. Vamos, lo que desde hace tiempo conocemos como el arte del 'contouring'.

diferencias entre contorno y bronceador
Rosdiana Ciaravolo - Getty Images

Sin embargo, y si algo tienen en común ambos productos, es que están disponibles en tres fórmulas diferentes. El contorno en crema es más fácil de difuminar e integrar, el líquido es más preciso (aunque también más profesional) y, por último, el polvo te permite modular el trazo y la cobertura. Este último es, por lo tanto, ideal para principiantes y suele venir en paletas con iluminadores para facilitarte el juego 'luces y sombras' más favorecedor.

Aquí nuestros tres favoritos.

Cómo aplicar el bronceador y el contorno

En cuanto a las herramientas con las que usar ambas categorías de producto, dispones de varias opciones:

  • Con brocha: tan compatible con ambos productos en polvo, en crema o líquidos, las brochas son las que mejor mantienen la cobertura inicial, dejando así acabados más marcados. Sin embargo, también son ideales para modularla a tu gusto.

  • Con esponja: para productos en crema o líquidos. No olvides humedecerla y úsala cuando busques una menor intensidad, pues estas suelen absorber una mayor cantidad de producto.

  • Con los dedos: este gesto es más indicado para bronceadores en crema, pues la precisión no es tan importante. El resultado es mucho más natural que con las dos anteriores.

¿Son compatibles el bronceador y el contorno?

Que no sean el mismo producto no significa que no puedas usar ambos en una misma rutina. De hecho, son perfectamente compatibles y hasta complementarios pues, precisamente, no es lo mismo esculpir que broncear. Te recomendamos empezar redefiniendo tus rasgos con el contorno para, después, broncear las zonas indicadas.

Dicho esto, ya estás lista para redefinir tu rutina de maquillaje y, así, llevarla a otro nivel.