Britney Spears: ¿su libertad causa dolor a sus hijos?

·4 min de lectura
ORLANDO, FL - MARCH 13:   (EDITORS NOTE: Image has been retouched.) Britney Spears enjoys a family outing  with Jayden Federline, Maddie Aldridge and Sean Federline at Planet Hollywood Disney Springs on March 13, 2017 in Orlando, Florida. (Photo by Gerardo Mora/Getty Images for Planet Hollywood Observatory)
Britney Spears posa desnuda en IG y sus hijos no quieren ni verla (Photo by Gerardo Mora/Getty Images for Planet Hollywood Observatory)

La cantante Britney Spears se ha revelado contra todo y contra todos desde que, al fin, el juez la liberó de la asfixiante tutela legal a la que su padre la tenía sometida. Britney llevaba 13 años sin poder de decisión sobre su propia vida y por eso ahora no va a permitir que nadie doble sus alas, ni siquiera sus hijos.

En un contexto normal, Brit hubiera podido expresarse no solo como artista sino como mujer a lo largo de su crecimiento. Sin embargo, sus excesos, escándalos y problemas de salud mental terminaron por completo con su vida personal. Su padre, Jamie Spears, fue nombrado su tutor legal y ahí empezó su infierno.

Britney no solo no era dueña de su dinero sino que él decidía cómo se vestía, con quién podía salir y a que hora debía volver, aún siendo una adulta; un claro ejemplo es que no podía volver a ser madre ni quitarse el DIU.

Ahora que todo eso ha quedado atrás, Britney es una mujer empoderada y renovada que se ha casado, que quiere volver a ser madre y que no para de colgar selfies desnuda en Instagram. ¿Cuál es el problema? Pues que todo lo que ella hace, en especial insinuar sin ropa, afecta a sus dos hijos.

Britney estuvo casada con Kevin Federline en 2004 y de su relación nacieron Jayden de 15 años y Sean de 16. Cabe destacar que los desnudos de Britney son en ocasiones integrales pero que, por obvias razones de censura de la red social, nunca enseña sus pezones ni sus genitales, ‘solo’ su culo y sus senos semi cubiertos.

Ante la proliferación de desnudos constantes en su perfil, Kevin avisó de que sus dos hijos lo sufren y que es “duro” para ellos por los comentarios que reciben por parte de sus compañeros de instituto.

Los críos han decidido, a raíz de esos selfies, no ver a su madre y no asistir a su boda. Kevin explicó al ‘Daily Mail’ que habla con sus hijos intentando decirles que es una manera que tiene su madre de expresarse pero a los adolescentes no les ha valido el argumento.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Britney se defiende diciendo que es triste que Kevin opine sobre la relación que ella tiene con sus hijos y que para todos es duro criar a dos adolescentes. También reprocha que “Me preocupa que la razón de esto se base en mi Instagram porque antes de que Instagram existiera, se lo di todo. Solo una palabra: dañino. Mi propia madre me dijo que debería dejar a mis hijos con su padre y ahora comparto esto porque puedo.”

Sam, el marido de Britney, ataca públicamente a Kevin en sus stories asegurando que “Los chicos tendrán 18 años próximamente y tomarán sus propias decisiones, quizá se dan cuenta de que “duro” es haber tenido un padre que no ha trabajado como modelo a seguir en más de 15 años”.

La verdad es que en toda esta situación hay solo dos víctimas, Britney y sus hijos. Si es cierto que Sean y Jayden lo pasan mal por los desnudos de su madre, ella debería protegerles porque es su obligación y desnudarse en redes no es algo imperativo sino una opción.

Aunque Britney se excuse en “hay otras celebridades que han hecho cosas mucho peores con hijos mucho menores” a mí eso no me vale. No tiene que compararse con ‘las peores’ sino con ella misma y nadie más. Comprendo su necesidad de romper barrotes y salir de la jaula pero su libertad individual puede afectar a su maternidad y considero que ella tendría que llegar a un término medio por el bien de sus hijos.

Brit sabe bien lo importante que es la salud mental y sus hijos sufren cosas como bullying por culpa de esas fotos, podría afectarles profundamente. Hay alternativas como subir fotos en bikini o ropa interior que son menos explícitas y quizá eso ayudaría a mejorar la relación con Sean y Jayden.

En ningún momento pretendo juzgar a Britney por enseñar su cuerpo dado que es la dueña del mismo y tiene todo el derecho, solo expongo que, si en su libertad hace daño a las dos personas que se supone que más quiere, podría replantearse las fotos que sube a Instagram, que tampoco es pedirle la luna.

Te puede interesar...