Britney Spears no se olvida de celebrar los cumpleaños de sus hijos en medio de su agria disputa pública

·1 min de lectura
Kevin Federline y Britney Spears durante su matrimonio credit:Bang Showbiz
Kevin Federline y Britney Spears durante su matrimonio credit:Bang Showbiz

Britney Spears y sus hijos, Sean Preston y Jayden James, han protagonizado un duro cruce de acusaciones en las últimas semanas. Su origen viene de las no menos impactantes declaraciones de Kevin Federline, exmarido de la intérprete, acerca del supuesto desinterés de la princesa del pop en el bienestar emocional de sus retoños, quienes han asegurado estar traumatizados por las publicaciones de su madre en Instagram y por sus airadas reacciones a la opresiva tutela legal que sufrió durante 13 años.

Sin embargo, la diva estadounidense ha querido firmar una tregua con sus retoños a propósito de sus cumpleaños. Preston ha cumplido 17 años este miércoles, mientras que su hermano pequeño celebró sus 16 primaveras el pasado domingo. A través de Instagram, la cantante ha subrayado el amor incondicional que siente por su prole, a pesar de no haber visto a los adolescentes en persona desde hace meses y al margen de que les describiera recientemente como unos desagradecidos que solo esperaban dinero y regalos de ella.

"¡Feliz cumpleaños, Preston y Jayden! ¡Os quiero mucho a los dos!", les ha dirigido Britney antes de explicar que las fotos que ha compartido de ellos en su publicación se remontan al año pasado.

Estas declaraciones contrastan con el tono sombrío y desesperanzador que se desprende de la última grabación compartida por Britney en sus redes sociales, en la que reconoce que una parte de ella ha muerto a causa del distanciamiento que existe entre ella y sus adorados hijos. "Desde que se han ido, honestamente siento que una gran parte de mí ha muerto. Eran mi alegría, lo eran todo para mí. No entiendo cómo ha podido ser tan fácil para ellos sacarme de su vida de esta manera. No lo entiendo", señalaba compungida.