Brian De Palma rechazó hacer secuelas de 'Misión Imposible' porque "una era suficiente"

Tom Cruise se consagró como estrella definitiva del cine de acción en 1996 con Misión: Imposible, la adaptación de la famosa serie de los 60s. Dirigida por Brian De Palma, la cinta fue todo un éxito de taquilla abriendo las puertas a una franquicia que 24 años después ya suma cinco secuelas y otras dos en marcha. Aunque el director está completamente en contra del legado impulsado por el actor sobre su película tachando a la expansión de la historia en saga como “la corrupción de Hollywood”.

(Paramount Pictures, Cruise/Wagner Productions)

Así lo confesó el cineasta de 79 años en una entrevista a AP News, señalando que hacer una secuela tras otra es un negocio centrado solamente en hacer dinero, pero él no necesita seguir está táctica. “Siguen haciendo historias cada vez más largas solo por razones económicas” dijo. Después de hacer Misión: Imposible, Tom Cruise me pidió que comenzara a trabajar en la siguiente y le dije ‘¿estás de broma?’”

“Una de estas es suficiente. ¿Por qué querría una persona hacer otra? Por supuesto, el motivo por el que hacen otra es para hacer dinero” criticó sobre la historia de Ethan Hunt que actualmente es una de las sagas más longevas del cine.Nunca fui un director de cine para hacer dinero, que es el gran problema de Hollywood. Es la corrupción de Hollywood”.

Corrupto o no, según las palabras de De Palma, el actor se salió con la suya y cuatro años después, en 2000, estrenaba Misión: Imposible II bajo las órdenes de John Woo. Sin embargo, sigue siendo recordada como la peor de toda la saga.

La tercera volvió a subir un poco el listón en 2006 con JJ Abrams como director; la cuarta con Brad Bird al mando, Misión imposible: Protocolo fantasma, se estrenaba en 2011; y a partir de la quinta, el resto han sido dirigidas por el nuevo colaborador habitual de Tom Cruise, Christopher McQuarrie, siendo de las más taquilleras y más aplaudidas por la crítica de toda la franquicia: Misión imposible: Nación secreta (2015), Misión Imposible: Fallout (2018) y la séptima cuyo rodaje está en pausa debido a la cuarentena provocada por el brote de Covid-19.

Los inicios del proyecto se deben casi exclusivamente al deseo de Cruise de hacer la películas tras haber sido fan de la serie toda su vida. Llevaba varias décadas sumando éxitos que rozaban el género como Top Gun (1986) o Días de trueno (1990), pero el papel del agente Ethan Hunt era la lanzadera perfecta para convertirlo en uno de los héroes de acción por excelencia del cine moderno. Y así, convenció a Paramount Pictures para que aportara los $70 millones de presupuesto, fichó a Brian De Palma y la produjo a través de su recién estrenada compañía, Cruise/Wagner.

El director de Carrie (1976), El precio del poder (1983) y Los intocables de Eliot Ness (1987) llevaba un par de años sin dirigir ninguna película -la última había sido Atrapado por su pasado (1993), cuando aceptó la llamada del cine de espionaje y el resultado fue una película exitosa en taquilla que dejó momentos icónicos para el género, como la escena de Tom Cruise colgado en una sala de control. Algunos de los actores originales de la serie criticaron la película al no estar conformes con la representación de algunos personajes, como fue el caso de Greg Morris (Barney Collier en la serie) o Martin Landau (Rollin Hand).

Aunque De Palma admite que no tenía ningún interés en dirigir una secuela -y jamás lo hizo con ninguna de sus películas- afirma recordar aquella experiencia con cariño porque a mediados de los 90s estaba viviendo uno de los momentos más dulces de su carrera. “En mis 50s, hice Atrapado por su pasado y luego Misión: Imposible. No podía haber nada mejor. Tenía todo ese poder y herramientas a mi disposición. Cuando tienes al sistema de Hollywood trabajando para ti, puedes hacer cosas notables”.

“Pero a medida que tus películas son menos exitosas, es más difícil mantener el poder y tienes que comenzar a hacer ciertos compromisos. No sé si incluso te das cuenta de que los estás haciendo... Tiendo a ser muy duro con esto. Si tienes un par de décadas buenas, eso es bueno, es genial".

Aunque De Palma no quisiera tener nada que ver con la expansión de la saga, lo cierto es que la decisión le salió redonda a Tom Cruise y Paramount Pictures. Con cada entrega se desafía físicamente a entregar a sus fans las escenas de acción más adrenalínicas y reales del cine -y eso que ya suma 57 primaveras y las sigue haciendo- y a cambio tiene una saga que lleva acumulados más de 3.2 mil millones de euros ($3.5 mil millones) en más de dos décadas años.

Más historias que te pueden interesar: