La tristeza de una parte de los eurodiputados británicos ante su última sesión y la esperanza de volver

Después de muchos retrasos, lo que parecía que nunca se haría efectivo comienza su cuenta atrás. El Brexit se consumará el próximo 31 de enero y los europarlamentarios británicos han comenzado a despedirse de sus despachos, de sus compañeros de trabajo todo este tiempo y de un modelo al que dirán adiós en breve. Hay quien se ha alegrado y mofado en redes, pero son muchos, los contrarios a la salida del Reino Unido de la Unión Europea, quienes han lamentado entre la tristeza y la esperanza de volver algún día sus últimas horas en el cargo.

Los eurodiputados británicos vivieron ayer su última sesión plenaria mensual en el Parlamento Europeo y las despedidas han comenzado a producirse. (Foto: AP Photo/Jean-Francois Badias)

Esas primeras despedidas, que se han materializado en redes sociales, han comenzado a llegar tras la sesión plenaria que se celebra una vez al mes en Estrasburgo. La de esta semana ha sido la última para 73 diputados británicos, a los que aún les queda el pleno del Parlamento Europeo el último día del mes para aprobar el acuerdo de salida. Dicen quienes están siendo testigos de su adiós que entre los contrarios al Brexit ha habido abrazos y hasta lágrimas.

Como recoge Euronews, Catherine Rowett, del Green Party MEP, ha explicado que por cada uno de los eurodiputados que el próximo 31 de enero perderá su trabajo habrá “seis o siete asistentes parlamentarios en Bruselas y asistentes de oficina en el Reino Unido” que también tendrán que recoger sus cosas y buscar otro empleo.

Pero eso no es lo único que angustia a Rowett, que ha lamentado tener que dejar su puesto en pleno proceso para formular “nuevo programa legislativo. Hay tanto trabajo urgente que hacer en la crisis climática”. Irse ahora es, según sus palabras, dramático.

Y como ella piensa su compañera de partido Ellie Chowns, que calificó como "día triste” el de esta última sesión en una “hermosa ciudad simboliza la paz y la reconciliación entre Francia y Alemania. Y este Parlamento simboliza la cooperación y el diálogo internacional”. Los británicos se marchan, pero ella cree que siempre seguirán siendo europeos.

Un sentimiento al que parece aferrarse el laborista Seb Dance, convencido de que los británicos volverán, algún día, a ocupar esos escaños que ahora deben abandonar tras el resultado del referéndum. Así de esperanzado de mostró a través de su cuenta de Twitter asegurando que lo que afrontaban no era un adiós definitivo, sino un “año sabático”.

Sin embargo, toda esa tristeza y esperanza en volver que muestran los contrarios al Brexit contrastaba con la alegría de quienes lo han apoyado y celebran la salida. Entre ellos, los eurodiputados del Partido Brexit, que compartieron un vídeo alegrándose de su última sesión y bromeando sobre lo poco que les importaba perder el trabajo. Lo compartió Michael Heaver y junto a él aparece Martin Daubney, quien aseguró sentirse “realmente feliz de que me despidan”.

Para su compañera de formación Christina Jordan también fue un día de sonrisas y de sentirse “increíblemente orgullosa” por lo conseguido.

Más historias que te pueden interesar: