Bradley Cooper, un hombro cuando Hollywood necesita ayuda (y no solo para Will Smith)

·6 min de lectura

Mucho se ha dicho de la bofetada de Will Smith a Chris Rock en la ceremonia de los Óscar. Críticas y opiniones a favor de uno u otro que van desde el debate sobre la normalización de la violencia, el abuso de poder o el lugar de la sátira cuando conlleva bullying. Sin embargo, mientras el mundo comenta -a excepción de Daniel Radcliffe que dijo no querer convertirse en una opinión más del asunto- existe un nombre que ha pasado desapercibido entre tanto tsunami mediático, pero que tuvo mucho que ver con el momento.

Hablo de Bradley Cooper y las imágenes del actor consolando, hablando y abrazando a Will Smith durante el corte publicitario, justo después de la bofetada polémica. Unas fotografías que transmiten empatía y comprensión, aun en la peor situación posible, y que cobran más sentido cuando recordamos su historia de superación y la influencia positiva que riega en su industria. Porque además de actor y director, Bradley también cumple el rol de hombro de Hollywood.

Bradley Cooper ayuda a Will Smith durante la 94 ceremonia de los Premios de la Academia en el Dolby Theatre en Ovation Hollywood el 27 de marzo de 2022. (Myung Chun / Los Angeles Times via Getty Images)
Bradley Cooper ayuda a Will Smith durante la 94 ceremonia de los Premios de la Academia en el Dolby Theatre en Ovation Hollywood el 27 de marzo de 2022. (Myung Chun / Los Angeles Times via Getty Images)

Denzel Washington, Tyler Perry y Bradley Cooper fueron las figuras que contuvieron a Will Smith tras lo sucedido. Los tres parecen haberle hablado, aconsejado o simplemente escuchado en medio de la confusión y vorágine, minutos antes de que ganara el Óscar a mejor actor. Los dos primeros son figuras que muchas estrellas han señalado como fuente de consejos a raíz de sus largas trayectorias. Sobre todo Perry, quien desde hace décadas cumple un rol esencial en la igualdad de oportunidades, siendo de los productores más prolíficos de Hollywood. Sin embargo, los brazos de Bradley conteniendo a Will Smith y abrazándolo, así como la postura aparentemente atenta mientras lo escucha, me remiten al capítulo más personal del director de Ha nacido una estrella.

El de su sobriedad, su lucha contra las adicciones y su función como rol influyente e inspirador para otras estrellas, como Brad Pitt y Ben Affleck.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Porque así como lo vemos prestando su hombro y apoyo a Will Smith, también lo hizo con otros. Sin ir más lejos, Brad Pitt lo celebró en 2020 y señaló como el responsable de que él mismo estuviera viviendo una vida más feliz.

Porque, sin que nadie lo supiera, Cooper sirvió de apoyo, sponsor o consejero del actor durante su desliz con el alcohol tras la separación con Angelina Jolie. Fue durante la gala de la National Board of Review de hace dos años que Bradley fue el encargo de entregarle el premio a mejor actor secundario por su trabajo en Érase una vez en… Hollywood y, para sorpresa de muchos, su nombre fue el primero en el discurso de Brad.

Gracias Bradley” fue lo primero que dijo. “Bradley es un amor, acaba de acostar a su hija y se apresuró a venir a hacer esto” señaló en relación con la pequeña Lea De Seine que Cooper tuvo con Irina Shayk.Estoy sobrio por este hombre y cada día ha sido más feliz desde entonces” sorprendió diciendo a continuación.

Brad Pitt había revelado un año atrás a The New York Times que estuvo dos años en recuperación a través de Alcohólicos Anónimos después del divorcio. “Había llevado las cosas tan lejos como podía, así que eliminé mis privilegios con la bebida” declaró. “Tenía a todos esos hombres sentados alrededor siendo abiertos y honestos de una manera que nunca había oído. Era un lugar seguro donde no había juicios y, por eso, menos crítica sobre ti mismo” sentenció sobre su experiencia en las reuniones.

Sin embargo, sin que nadie lo supiera, ahí había estado Bradley acompañándolo y sirviéndole de guía.

Brad Pitt y Bradley Cooper asisten a la gala anual de la National Board of Review en Cipriani 42nd Street el 8 de enero de 2020 en New York City. (Photo by Kevin Mazur/Getty Images for National Board of Review)
Brad Pitt y Bradley Cooper asisten a la gala anual de la National Board of Review en Cipriani 42nd Street el 8 de enero de 2020 en New York City. (Photo by Kevin Mazur/Getty Images for National Board of Review)

Pero no fue el único. Ben Affleck también lo incluyó entre las figuras que le ayudaron en su recuperación. El actor ha hablado abiertamente de su batalla con el alcohol en varias ocasiones, sin embargo fue en una entrevista de 2020 a la misma publicación que señaló la influencia de Cooper en su vida.

El actor y director citó a Bradley Cooper y Robert Downey Jr. como “tipos que me han apoyado mucho y por quienes siento un gran sentimiento de gratitud”. “Me tomó mucho tiempo admitir fundamentalmente, profundamente, sin una pizca de duda, que soy alcohólico”, dijo.

Suki Waterhouse, Bradley Cooper y Ben Affleck en la 20 ceremonia anual de los Screen Actors Guild Awards en el Shrine Auditorium el 18 de enero de 2014 en Los Angeles, California. (Photo by Christopher Polk/WireImage)
Suki Waterhouse, Bradley Cooper y Ben Affleck en la 20 ceremonia anual de los Screen Actors Guild Awards en el Shrine Auditorium el 18 de enero de 2014 en Los Angeles, California. (Photo by Christopher Polk/WireImage)

“Una de las cosas sobre la recuperación que creo que la gente a veces pasa por alto es el hecho de que inculca ciertos valores. Se honesto. Se responsable. Ayudar a otras personas. Discúlpate cuando te equivoques”, continuó. Unas lecciones que, sin dudas, dan un sentido emocional y humano diferente a las imágenes de Cooper con Will Smith en los Óscar.

Affleck pasó 40 días en rehabilitación en 2018, publicando en Instagram poco después que su batalla era “larga y difícil” y que, por eso, “uno nunca termina de estar en tratamiento. Es un compromiso a tiempo completo”.

La historia de superación de Bradley Cooper y su rol como fuente de inspiración se resume en sus 18 años de sobriedad, tras batallar sus propios demonios con el alcohol y los analgésicos en el inicio de su carrera. Incluso confesó haber tenido pensamientos suicidas cuando interpretaba a Will Tippin en Alias, el compañero de piso carismático de la espía de Jennifer Garner, debido a que la serie había comenzado a quitarle tiempo en pantalla. Nunca se dijo por qué, pero según comentó el actor a GQ en 2014, sus adicciones podrían haber tenido algo que ver al decir que el creador J.J. Abrams seguramente habría terminado despidiéndole. Fue Cooper quien le pidió que lo eliminara de la historia a pesar de no tener proyectos en marcha. Sin embargo, no fue hasta que cumplió 29 años en 2012 que optó por buscar ayuda porque se dio cuenta que si no dejaba de beber “arruinaría” su vida.

Bradley Cooper y Zendaya en la 94 ceremonia de los Oscars® del 27 de marzo de 2022 desde el Dolby® Theatre en Ovation Hollywood. (ABC via Getty Images)
Bradley Cooper y Zendaya en la 94 ceremonia de los Oscars® del 27 de marzo de 2022 desde el Dolby® Theatre en Ovation Hollywood. (ABC via Getty Images)

No consumo más alcohol ni drogas” dijo a The Hollywood Reporter. "Me di cuenta de que no iba a estar a la altura de mi potencial, y eso me asustó muchísimo. Pensé: 'Vaya, en realidad voy a arruinar mi vida. Realmente la voy a arruinar'".

Fue después de dar un giro radical a su vida redescubriéndose a sí mismo a través de la sobriedad, que llegó el éxito que lo encumbraría: Resacón en Las Vegas. Aquella historia que, por ironías del destino giraba en torno a una juerga fuera de control con alcohol y excesos de por medio, lo catapultó hasta el punto de concederle el título del hombre más sexy del planeta y llamar la atención de cineastas consagrados como Clint Eastwood y David O. Russell. Verse en una posición diferente, trabajando en sobriedad, siendo apreciado por su trabajo sin esconder adicciones o necesitarlas, despertó el gusanillo de la ambición y la creatividad en él derivando en su gran trabajo en Ha nacido una estrella y Licorice Pizza.

Ha sido hermoso” dijo a Barbara Walters sobre su proceso de rehabilitación. “Nunca estaría aquí sentado contigo porque no hubiera sido capaz de tener acceso a mí mismo u otras personas, ni siquiera poder entender a otros si no hubiera cambiado mi vida”.

“Jamás hubiera sido capaz de tener las relaciones que tengo, ni de cuidar a mi padre como hice cuando enfermó, tantas cosas” añadió con relación a los años en los que puso su carrera en pausa su carrera para cuidar de su padre enfermo con cáncer de pulmón hasta su muerte en 2011. Desde entonces forma parte de organizaciones dedicadas a la ayuda de pacientes con cáncer y Alzheimer.

Y todo lo aprendido en su camino hacia la recuperación parece compartirlo con los compañeros de profesión que lo necesiten. Sin hacer publicidad de ello, sin buscar este tipo de artículos, simplemente repartiendo lo aprendido a quien le haga falta como un hombro silencioso para todo Hollywood.

Más historias que te pueden interesar: