Brad Pitt al recoger el premio SAG: "Voy a añadir esto a mi perfil de Tinder"

Aunque la 26ª edición de los premios del Screen Actors Guild –el sindicato de actores de Hollywood– tuvo varios protagonistas, ninguno estuvo tan acertado como Brad Pitt. Y es que el intérprete de 56 años no sólo se alzo con el premio a Mejor Actor de Reparto por el papel de Cliff Booth en Érase una vez en… Hollywood, sino que también nos ofreció algunos de los momentos más simpáticos que recordamos en su carrera.

(AP Photo, Chris Pizzello, Copyright: GTRES)

La noche del pasado 19 de enero empezaba chispeante cuando, ya en la alfombra roja, el actor respondía a la pregunta del reportero de People sobre sus recientes comentarios sobre su vida sentimental –en los que expresó su frustración por que le relacionasen con cada mujer a la que se acerca.

Lo chistoso del momento vino de que justo entonces Pitt tenía a su lado a la co-presentadora del programa, ante lo cual el actor no dudó en arrimarse a ella y señalarla con un dedo –como si efectivamente fuese su próximo ligue. Lo puedes ver en el minuto 1:30:

Oye, hay que vender revistas”, bromeaba con resignación a propósito de los rumores que le persiguen.

Además, el actor quiso revelar un curioso detalle sobre su relación con Leonardo DiCaprio, su compañero de reparto en Érase una vez en… Hollywood –y nominado al SAG a Mejor Actor, que perdió frente al Joker de Joaquin Phoenix. Y es que, al parecer, Leo tiene un peculiar apodo para referirse a Pitt: “Amante, me llama amante. Es un poco confuso, pero yo le sigo la corriente”. Por otro lado, Pitt quiso dejar claro que no existe rivalidad entre ambos actores: “Diría que nos apoyamos el uno al otro, y nos reímos el uno del otro. Es muy distendido”.

Más tarde y ya en el interior del Shrine Auditorium and Expo Hall de Los Angeles, al recoger el galardón a Mejor Actor de Reparto, Pitt arrancaba su discurso señalando que iba a “añadir esto a mi perfil de Tinder”:

Una inesperada broma que, viniendo de uno de los hombres más deseados del mundo, causó la inmediata hilaridad del auditorio.

Pero aquello sólo era el calentamiento, ya que el actor traía más material preparado y proseguía con una pulla al director Quentin Tarantino y su conocido fetichismo de pies. “Los pies de Quentin Tarantino, los pies de Dakota Fanning”, dijo Pitt antes de añadir: “De verdad, Quentin Tarantino ha separado a más mujeres de sus zapatos que la seguridad del aeropuerto”.

Pasando ya a los agradecimientos, el actor tenía que reprimir las lágrimas: “Gracias, mis hermanos y hermanas, esto significa mucho, más de lo que podría comprender. Veo todas las películas, a todos los actores, y el trabajo ha sido cautivador”.

Todos sabemos que lo que hacemos es un trabajo en equipo y que todos nos elevamos entre nosotros”. Dicho esto, Pitt no pudo resistirse a seguir bromeando a costa de sí mismo: “Seamos honestos, era un papel difícil. Un tío que se droga, se quita la camiseta y no vuelve a casa para dormir con su mujer. Me quedaba muy lejos”.

Amo mucho a nuestras comunidades. Todos en esta sala conocemos el dolor y la soledad, y lo llevamos a la pantalla. Todos nos hemos reído de nuestra ridiculez y, maldita sea, creo que el esfuerzo merece la pena”.

Llevo dándole a esto durante 30 años, y creo que el cálculo es simple: algunas películas funcionan y otras no” añadió.

Y para remate, en un momento que no dejó de recordamos a la reciente gala de los Globos de Oro, mientras el actor pronunciaba estas palabras, la cámara captó la mirada atenta y los aplausos sinceros de su ex-mujer, Jennifer Aniston –que a su vez se alzó con el premio a Mejor Actriz de Serie Dramática por The Morning Show.

La buena relación entre ambos también pudo constatarse en el backstage de los premios, donde intercambiaron algunos gestos cariñosos. ¡Quién lo hubiera dicho hace 15 años, cuando la pareja de estrellas más querida y deseada de los 2000 se separaba, entristeciendo así a una legión de fans!

Más historias que te pueden interesar: