Brad Pitt afirma que su gran oportunidad en 'Thelma & Louise' sucedió porque “Ridley Scott estaba desesperado”

Hace 30 años, exactamente en el año 1991, cuando descubrimos a Brad Pitt. Era un joven intérprete de 28 primaveras que llevaba varios años buscando un hueco en la industria del cine cuando Ridley Scott le dio el papel de J.D. en Thelma & Louise. Lo que no sabíamos es que logró el papel del ladronzuelo amante de Geena Davis solo porque el director y sus productores estaban “desesperados”.

© 1991 - MGM

O al menos así lo cree el propio Brad. “Me siento muy agradecido con Ridley Scott y Geena, quienes me dieron aquella oportunidad, porque era las altas ligas” dijo en declaraciones recogidas por The Sun.

No tenía nada que mostrarles de mi trabajo, a excepción de mis trabajos como extra, y apostaron por mí. Para ser sincero, creo que estaban desesperados” reveló sobre aquel papel en que llevaba sombrero de cowboy. Y es que según Brad, él llegó al set una semana después de conseguir el papel y ya estaban filmando la película.

Brad tenía pensado estudiar periodismo y ya estaba inscrito en la Universidad de Misuri para seguir sus estudios en 1982. Pero poco antes de completar la carrera, lo abandonó todo para cumplir su sueño de ser actor. Se marchó a Los Angeles con $275 en el bolsillo y enseguida comenzó a estudiar clases de arte dramático mientras hacía trabajos esporádicos. “Una semana antes de la graduación, me di cuenta que todos mis amigos tenían trabajo. Un amigo, que no era muy cercano, me habló de marcharnos a Los Angeles que su padre tenía lugar. Así que cargué el coche y no me gradué”.

Al llegar, vio en un periódico que podía apuntarse como extra y la semana siguiente ya estaba trabajando. Sin embargo, el rol de extra lo persiguió durante varios años y no fue hasta 1990, tres años más tarde, que Ridley Scott le dio una oportunidad después de superar a George Clooney en la audición de Thelma & Louise.

De todos modos, aunque aquella película le abrió las puertas de la industria y tres años después ya compartía protagonismo con Tom Cruise en Entrevista con el vampiro, él no se vio a sí mismo como actor profesional hasta 2007 cuando protagonizó El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford. "He tenido algunas coyunturas diferentes en el camino donde realmente me llamaría un actor profesional. Una vez que pasó Thelma y Louise, probé algunas cosas diferentes y luego, alrededor de 2004, con Jesse James, comencé a hacer las cosas cada vez más personales. Alrededor de entonces, probablemente podría haberme llamado un tanto más profesional” sentenció.

Y profesional ha sido. Tras una larga carrera en Hollywood, la Academia por fin lo reconoció este año otorgándole el primer Óscar de su carrera por su aclamado trabajo en Érase una vez en… Hollywood de Quentin Tarantino. Y actualmente, mientras sigue explorando su pasión recién descubierta en la escultura, se rumorea que su próxima película podría ser el drama de época que prepara Damien Chazelle (La La Land), titulado Babylon.

Más historias que te pueden interesar: