Brad Pitt: así es su rutina saludable de dieta y entrenamiento para estar en forma a los 58 años

·4 min de lectura
Photo credit: Stephane Cardinale - Corbis - Getty Images
Photo credit: Stephane Cardinale - Corbis - Getty Images

Si eres un icono de la farándula que luce tan bien como el actor y productor Brad Pitt –que acaba de reconocer que tiene prosopagnosia, la enfermedad que no permite reconocer la cara a las personas–, estás haciendo muchas cosas bien. Hemos comprobado los hábitos saludables y secretos fitness que sigue para estar estupendo a los 58 años, y hay miga.

Nadie se gana el título de "hombre más guapo de Hollywood" u "hombre vivo más sexy" sin practicar algunos buenos y sólidos hábitos a lo largo del camino de la vida. Ahora que protagoniza una nueva película de acción y suspense junto a Sandra Bullock, titulada Bullet Train, que se estrena en agosto, y en la que interpreta un asesino, volverá a quedar claro por qué todo el mundo se sigue fijando en él... Aunque sea de reojo.

Brad Pitt es fan del matcha, zumo de arándanos y agua con gas

A Pitt le gusta darse un capricho, como al resto de los mortales. El té verde matcha, el zumo de arándanos y el agua con gas son algunos de ellos. ("Tengo el tracto urinario más limpio de todo Los Ángeles, te lo garantizo", revela). Y la estrella ofrece un consejo bastante sabio, compartido en GQ: "Para mí cada paso en falso ha sido un paso hacia la epifanía, la comprensión, algún tipo de alegría". Sí, evitar el dolor es un verdadero error. Es la verdadera pérdida de la vida. Son esas mismas cosas las que nos dan forma, las que ofrecen crecimiento, las que hacen del mundo un lugar mejor, curiosamente, irónicamente. Que nos hacen mejores".

Esculpió músculo magro y se puso "tocho" en 'El club de la lucha'

Pitt está realmente comprometido con sus personajes en pantalla. Cuando se entrenó para su papel en Fight Club, solo tenía un 6% de grasa corporal y no pasaba de 70 kg. El aspecto del papel no se consiguió de la noche a la mañana. Como con cualquier objetivo de entrenamiento, le costó mucho sudor y dedicación. Según Damon Caro, el coordinador de acrobacias de Flight Club, "es un fenómeno genético. Brad tiene la capacidad de hacer lo que quiera. Puede aumentar su peso, pero para esa ocasión se puso delgado, así que mientras se ejercitaba y levantaba, restringía sus calorías. Quiero decir que estaba destrozado para esa película".

Para 'Troya', reforzó su espalda y siguió una dieta estricta.

Interpretando al "soldado de proporciones míticas" dejó a muchos boquiabiertos en su papel de Aquiles, y desde entonces no ha dejado de llamar la atención. Su musculatura y su six-pack fueron la envidia de muchos. Para el papel, Pitt trabajó con el famoso entrenador personal y ex Navy Seal, Duffy Gaver. "Si realmente quieres tener un buen físico, mi opinión es que necesitas una buena espalda gruesa, unos hombros decentes y unos brazos decentes. Y luego puedes preocuparte de inclinarte", revela Gaver a Esquire.

Pitt hizo muchas remo con mancuernas, estiramientos y otros movimientos para aumentar el volumen de su espalda para Aquiles en la gran pantalla. La nutrición, por supuesto, jugó un papel importante en el régimen de la estrella junto con el ejercicio. Como dice Gaver, "La gran broma era 'Pollo, brócoli, arroz integral'. Tanto es así que Brad se sentó meses después con algunas personas y salió mi nombre. Dijeron '¿pollo?' y Brad dijo [*impresión perfecta de Brad Pitt*] 'Sí, brócoli, arroz integral'".

Realizó un entrenamiento en artes marciales, también conocido como "yoga de combate", para 'Once Upon a Time... in Hollywood'

Brad Pitt siempre parece tener un objetivo final en mente. Cuando interpretó a Cliff Booth, un exmilitar doble de acción en Érase una vez... en Hollywood, no utilizó un doble de acción para el papel. Se preparó de forma agresiva para varias escenas de lucha, una de ellas con el legendario artista marcial y actor Bruce Lee. Esto implicó entrenar artes marciales con Rob Alonzo, veterano coordinador de peleas, prácticamente todo el día.

Alonzo lo explica a Men's Journal: "No quería que se limitara a hacer lo mismo. Sabía que si Brad aprendía los principios de las artes marciales -como la sincronización, la conciencia espacial y el alcance- podría fluir en las escenas de forma mucho más natural, como lo haría un verdadero luchador". Las artes marciales prepararon a Pitt tanto física como mentalmente. Cada día comenzaba con un "flujo de calentamiento dinámico", al que Alonzo se refería como "yoga para el combate". Incluía posiciones fundamentales de las artes marciales, como la postura frontal, la postura trasera y la postura del caballo. Alonzo explica: "Es más que un calentamiento o un estiramiento. Era una forma de prepararse mentalmente, y también es genial para el acondicionamiento. Si lo haces bien, al final estás sudando".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente