Investigan la incursión de bots rusos en el conflicto catalán para fomentar el enfrentamiento

Agentes del CNI han detectado la actividad de bots rusos -programas informáticos automatizados- en Cataluña en las jornadas previas a la celebración del referéndum del 1de octubre. Esto ha provocado que la Audiencia Nacional abra una investigación para aclarar el papel de estos a la hora de desequilibrar el ya de por sí clima tenso entre partidarios de la independencia y contrarios. Una práctica que no se ha dado solo en España y que, según informaciones publicadas en diversos medios, se está convirtiendo en algo bastante común.

La función de estos bots de origen ruso es la de injerir en conflictos de otros países fomentando la confrontación y la desestabilización en función de sus propios intereses. (Foto: Getty Images)

Según publica La Vanguardia citando fuentes de la propia investigación abierta por la Audiencia Nacional, las pesquisas se centran en un grupo que estaría vinculado a la inteligencia militar rusa y que es un viejo conocido ya de los gobiernos europeos. Al frente del caso se encuentra el juez Manuel García-Castellón y el proceso se inició tras la recepción de una alerta del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) al detectar actividad del Grupo del Departamento Central de Inteligencia (GRU) de Rusia.

Conocido como Unidad 29155, fue puesto en marcha hace aproximadamente una década, pero hasta hace relativamente poco había logrado mantenerse en la sombra sin que sus actividades fuesen detectadas y hechas públicas. Se han comprobado su participación y sus incursiones desestabilizadoras en situaciones de tensión y enfrentamiento como las protestas de los chalecos amarillos en Francia o el Brexit en el Reino Unido. Su misión y su razón de ser consiste en fomentar el enfrentamiento buscando la desestabilización en todos aquellos escenarios que puedan afectar no solo al país en el que se producen, sino a nivel europeo.

En el caso del 1O, las fuentes consultadas por La Vanguardia han explicado que no existe una relación entre el independentismo y estos bots rusos. La conexión es nula y actúan con intereses propios y ajenos a cualquiera de las causas en las que se inmiscuyen. Ocurrió también, según diversas investigaciones, durante las últimas elecciones en Estados Unidos de las que salió elegido Donald Trump.

La participación de esos ‘agentes’ rusos en las campañas del Brexit y de los chalecos amarillos fueron descubiertas por la Alianza para Asegurar la Democracia del German Marshall Fund, como señala el diario catalán, que recuerda que en esas investigaciones quedaron señalados canales oficiales como agencias de noticias rusas o cuentas de activistas y gobernantes de aquel país.

Desde El País señalan que esta vía de investigación es solo una pata del macrosumario instruido por García-Castellón y que se centra casi en exclusiva, según sus fuentes, en sus maniobras de desestabilización.

Además, recuerdan en El País que los trabajos de esta unidad de élite rusa también ha sido detectados más allá de Francia, Reino Unido y ahora España, ya que ha sido relacionada de alguna manera con el intento de golpe de Estado en Montenegro en 2016 y una campaña desestabilizadora lanzada en Moldavia. El Kremlin nunca ha aceptado su implicación en ninguna de las incursiones de las que se les acusa.

Más historias que te pueden interesar: