Bosnia-Herzegovina, Georgia y Moldavia trasladan sus inquietudes a la Alianza Atlántica

Bosnia-Herzegovina, Georgia y Moldavia han trasladado este miércoles a la reunión de ministros de Exteriores de la OTAN, que tiene lugar en Bucarest (Rumanía), los problemas políticos, energéticos y territoriales que sufren por la guerra en Ucrania.

Situación difícil es la de Moldavia, país "neutral" fronterizo con Ucrania que no es "indiferente" al conflicto ha dicho su ministro de Exteriores, Nicu Popescu.

Dificultades que ha reconocido el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg.

"Nuestra reunión pone de manifiesto la sólida y creciente cooperación entre la OTAN y sus respectivos países (Bosnia-Herzegovina, Georgia y Modavia) en este difícil momento. La OTAN y sus aliados han prestado apoyo a los tres socios durante muchos años, incluso en materia de desarrollo de capacidades, reformas y formación para reforzar sus instituciones de seguridad y de defensa", ha dicho Stoltenberg.

En Bosnia-Herzegovina, el mayor problema es la profunda división política porque el país "está en pleno proceso para formar Gobierno".

Bosnia-Herzegovina junto con Georgia son dos de los países que formalmente son aspirantes para su entrada en la OTAN.