Borja Cobeaga sobre los Premios Goya: "Las galas ya no son para los premiados"

Por Paula Olvera.- Borja Cobeaga es el coguionista de varios éxitos de la gran pantalla como Ocho apellidos catalanes, Ocho apellidos vascos, o Pagafantas. El donostiarra, que está nominado al Premio Goya por la escritura de Superlópez junto a Diego San José, tiene pendiente de estreno la nueva comedia de Movistar titulada Justo antes de Cristo. Esto fue lo que nos contó a los medios congregados en el rodaje de la producción.

Borja Cobeaga (©Emilio Pereda/Movistar )

-¿Cuál ha sido el mayor reto de tu dirección en Justo antes de Cristo?
Lo primero hacer época que nunca había hecho época y es precioso pero un coñazo porque tienes que tener perfectamente vestidos a cuarenta figurantes: si son bárbaros con sus pieles, sus pelucas, sus postizos, y si son romanos con sus armaduras, escudos, la espada y eso la verdad que para alguien que no ha hecho época es un cambio radical. Y luego las condiciones climatológicas. El reto más concretamente es que había una escena donde los actores tienen que caminar por un río y no sabes lo imposible que fue encontrar un sitio donde pudiesen ir con sandalias y no matarse. El departamento de arte hizo una especie de pasarela para que corriesen por encima. Entonces, para algo que en imagen calculo que van a ser 12 segundos se ha llevado el 90% de mis preocupaciones.

-Hablabas de los figurantes, ¿qué papel tienen en esta serie?
Estuve grabando con ellos dos horas de ambientes de que estaban borrachos en la taberna, de que estaban vitoreando a uno y se ha creado una gran familia. La serie tiene mucho de campamento, pero también tiene mucho de cualquier telecomedia donde está la casa del protagonista, el barrio donde vive, el bar al que va. Entonces los figurantes repiten porque son los vecinos del protagonista y se crea una especie de comunidad alrededor  e intervienen muchísimo. Es una serie muy coral a nivel de actores, porque en una escena normal a lo mejor tienes a diez tíos hablando, pero además es una escena con mucha figuración porque todo el rato están rodeados de soldados, de esclavos, con lo cual la figuración es fundamental.

-Sois tres directores a cargo de este proyecto. ¿Cómo ha sido la interacción entre vosotros?
Quien arrancó la serie fue Pepón (Montero) y marcó una estética a partir de muchas conversaciones que habíamos tenido Nacho (Vigalondo), él y yo. Y también con Juan (Maidagán) que no solamente es guionista sino que también es una figura importantísima aquí. Para mí como director es curioso porque normalmente escribo lo que dirijo y aquí no lo escribo y encima tengo a un guionista en el monitor. A Nacho y a mí nos ha pasado una cosa con los guiones y es que nos gustaban tanto que les poníamos incluso menos pegas de los que pondríamos a los nuestros. Nos hemos identificado con el material muchísimo. No puedo decir que es lo que habría escrito yo pero, por lo menos, de tono lo pillaba a la mínima. Creo que, salvo algún detalle que a lo mejor alguien ve, va a ser muy difícil distinguir de quién es el episodio de cada uno.

-¿Qué es lo que te ha aportado trabajar en época?
Paciencia. Yo hago pelis de bares y casas, o sea de un sofá o un barra. Tú cuando haces eso ensayas con los actores y a rodar. Aquí es: ensayas con los actores y esperas que les pongan la armadura. Creo que justamente la reacción después de esto, que ojalá haya más temporadas, es algo totalmente contemporáneo. Ahora me parecerá súper fácil rodar contemporáneo.

-Parte del vestuario y del decorado de Justo antes de Cristo procede de otras producciones. ¿Cuál es el mobiliario más antiguo del que disponéis o el que más te ha sorprendido?
Yo creo que hay cosas de Ben-Hur. Se ha rodado mucho cine de romanos en España y se ha recurrido a los grandes almacenes de vestuario. Y en Roma se han pillado bastantes cosas.

-¿Cuál es tu primera reacción al conocer que has sido nominado al Premio Goya por la escritura de Superlópez?
Guay, me alegro mucho porque sí que me habían nominado a guion original a mí solo, pero nunca me habían nominado con Diego (San José) y eso me hace más ilusión. Así que genial, muy bien. Yo veo muchas posibilidades a Yuli que ganó ya en San Sebastián. La verdad es que me esperaba que nominaran a Cuerda por la carrera que tiene.

-¿Qué supondría para ti ganar este Goya?
Me haría mucha ilusión por Diego, es la cuarta nominación que tengo y por cosas muy diferentes: en corto, en dirección novel, en guion original… Nunca he repetido.

-¿Cómo vives la ceremonia?
Yo me acuerdo que cuando me nominaron por Negociador siempre que había ido nominado en otras ocasiones el trato había sido mejor. Y ese año veías a famosos que no tienen absolutamente nada que ver con el cine pasar por la alfombra roja y yo estaba ahí haciendo cola en un bar. Además me acuerdo que, en ese momento, mi mujer estaba embarazada y quería pedir un agua para ella y no me parecía normal que estuviera nominado a los Goya y ser el último mono. Me indigné, lo dije en Twitter y luego me llamó (Antonio) Resines pidiendo disculpas. Las galas ya no son para los premiados ni los nominados.

-¿Cómo aprecias el fenómeno Campeones?
Campeones tiene los componentes más típicos para ir a premios. Me parece un peliculón y tiene un mérito alucinante aunar taquilla y prestigio. Creo que va a arrasar porque aunque se haya estrenado hace mucho la gente sigue acordándose mucho de Campeones.

-¿Qué valoración haces de tu trayectoria?
Tengo la sensación cuando voy a empezar un proyecto nuevo, sobre todo si es algo más personal, que es como volver a empezar otra vez. Me pasó cuando escribí un guion en solitario e hice Negociador, quizás la peli mía que menos se ha visto y de la que más orgulloso estoy. Hacer un proyecto personal, de bajo presupuesto, con la película más taquillera me parecía una sensación buenísima. Y creo que mi carrera ha ido por esa línea: intentar hacer cosas más personales y escribir guiones para otros.

Para seguir leyendo:
Julián López: “En Justo antes de Cristo hay mucha comedia pero también me ha dado pie a mostrar otras caras”
Xosé Touriñán sobre Justo antes de Cristo: “Hace tiempo que no leía un guion tan divertido”

©Imagen: Emilio Pereda/Movistar